¿Tu PC hace mucho ruido? Reduce su sonoridad con estos consejos

Escrito por Juan Diego de Usera

Tener un PC que hace mucho ruido es algo que puede estresar a cualquier usuario. El contante zumbido de los ventiladores, el traqueteo de los discos duros, las vibraciones de la caja de ordenador, son todos problemas de sonoridad que tienen fácil solución si uno sabe qué hacer. Y esto es lo que vamos a hacer en este tutorial.

Los ordenadores tienen muchísimas fuentes de ruido que pueden ser evitables, una vez que se conoce cuál es la causa del ruido. Y, a no ser que decidáis instalar aislante acústico en el interior de vuestra caja para reducir su sonoridad, que puede ser una tarea ardua que va a requerir bastante tiempo y planificación antes de llevarla a cabo, la opción más sencilla es seguir estos consejos para determinar cuál es la fuente de vuestros desvelos… de manera literal si dormís en el mismo cuarto que vuestro sistema.

Reducir la sonoridad del ordenador de manera sencilla

Disipador del procesador

Si el disipador del procesador notáis que hace bastante ruido, lo más probable es que se deba a que está sucio de polvo. Si el disipador está  sucio, no puede refrigerar correctamente el procesador, con lo que la placa base lo hace funcionar a mayor velocidad para intentar paliar las altas temperaturas.

En este caso, con limpiar el polvo con un pincel suave, ya debería de volver a funcionar a un nivel de revoluciones menor, lo cual inmediatamente hará disminuir la sonoridad del sistema. Aunque, de todas formas, si vuestro procesador es un Intel, el mejor consejo que os podemos dar es sustituir el disipador OEM por uno que de verdad sea  capaz de refrigerar el procesador.

También sería buena idea, ya que estamos, cambiarle la pasta térmica al procesador, por una de buena calidad.

Todo lo que decimos sobre el disipador del procesador, también es aplicable al disipador de la tarjeta gráfica.

Ventiladores de la caja

Si los ventiladores de vuestra caja hacen mucho ruido al girar, es posible que estén sucios, o que se haya averiado el rodamiento que emplean por el uso continuado de ellos. En el primer caso, os tocará desmontarlos uno por uno y limparlos con un pincel suave, tanto las aspas como el motor eléctrico para que vuelvan a girar bien; si, por el contrario, se ha estropeado el rodamiento, os tocará cambiar el ventilador por uno nuevo.

También puede ser que los ventiladores, ya de por sí, sean ruidosos. En este caso, casi todas las placas base hoy en día incorporan algún tipo de software para controlar la velocidad de giro de los ventiladores. Pero si aun así los queréis más silenciosos, en este caso nuestra recomendación es que compréis un rehobus con el que controlar las velocidades de giro de una manera más personalizada.

Claro que, el empleo de un rehobus siempre va ligado al hecho que vuestra caja ha de tener bahías frontales de 5,25 pulgadas, que son en las que se suelen instalar.

Vibraciones del sistema

Teniendo en cuenta que el ordenador está compuesto por muchos componentes que al funcionar generan vibraciones (los ventiladores principalmente, pero también los discos duros mecánicos y las lectoras / grabadoras de soportes de almacenamiento óptico), todas estas vibraciones se transmiten a la caja de ordenador donde tenemos montado nuestro sistema. Y, si lo pensáis fríamente, la caja de ordenador es una enorme caja de resonancia de metal, con lo que las vibraciones se suelen amplificar bastante.

Para evitar este problema, os recomendamos que apretéis bien los componentes en vuestro sistema, de manera que no puedan bailar en su anclaje. Esto es muy importante con todos ellos, pero también con las tapas laterales, que son metálicas y, en cuanto no estén bien aseguradas con tornillos, vibrarán bastante, haciendo resonar toda la caja.

Continúa leyendo