Mucha placa base y poco pan: ¿hacen falta tantos modelos?

Mucha placa base y poco pan: ¿hacen falta tantos modelos?

Josep Roca

Cuando vamos a comprar una placa base para nuestro ordenador nos encontramos con una abrumadora cantidad de placas base y chipsets diferentes disponibles. Hasta el punto que es sumamente confuso para el usuario final saber qué modelo escoger. Esto nos lleva a la siguiente pregunta: ¿acaso hay demasiada saturación de modelos de placas base? ¿Es realmente necesaria tal variedad?

Hemos de tener en cuenta, que en la actualidad tenemos diversos tipos de placas base. Clasificados según el tipo de caja sobre la que la vamos a montar. Sin embargo, existe otra categorización dentro de cada generación de procesadores y es el hecho que tenemos diferentes chipsets dentro de cada generación y por cada procesador. Ahora bien, hemos de partir que la función del chipset a día de hoy ya no es la que era en su día a día.

¿Por qué hay saturación de modelos de placas base?

Originalmente, el chipset consistía en dos chips: Northbridge y Southbridge. El primero de ellos era el controlador de memoria y controlaba el acceso a la RAM por parte de procesadores y el resto de componentes del PC. A día de hoy dicho componente se encuentra integrado dentro de la CPU o el procesador. El segundo sigue estando y es el actual chipset y es un concentrador de todas las interfaces o puertos de E/S para los periféricos externos y es lo que se mantiene.

Chipset Intel 600

Pues bien, si miramos el diagrama de cualquier placa base, veremos que el chipset se encuentra conectado a través de una interfaz PCI Express al procesador de AMD o Intel. Sin embargo, esta observación nos lleva a una conclusión sobre la saturación de modelos de placas base debido a que podemos mover dicha funcionalidad en una tarjeta de expansión externa con los puertos que necesitemos.

Es decir, a medida que se ha ido integrando cada vez más componentes en el procesador, la placa base se ha ido simplificando y no es tan compleja como lo fue en sus orígenes. Lo que hace que la saturación de modelos sea en el fondo, un sinsentido.

¿No sería mejor un modelo único de placa base?

En vez de tener diferentes chipsets en cada generación, lo mejor sería tener uno que sea universal, añadir un zócalo PCI Express x4 adicional y vender tarjetas adaptadoras con los diferentes puertos que sean necesarios para el usuario. A día de hoy dentro de la CPU no solo tenemos el controlador de memoria, sino también interfaces PCI Express para la tarjeta gráfica, la unidad de almacenamiento SSD e incluso para puertos USB. Dicho de otra forma, sería posible montar un PC de escritorio con lo básico sin necesidad del chipset.

gigabyte actualiza la bios de las placas base con chipset amd para el procesador ryzen 7 5800x3d

Claro está que se necesitan los puertos adicionales del chipset en varios casos, pero lo que hace todo ello es crear una saturación de placas base en el mercado. Claro está, que dicha diferenciación les permite marcar precios por esas capacidades adicionales y ampliar beneficios en las gamas más altas. Sin embargo, la realidad es que muchos usuarios acaban optando por chipsets de gama media al ser lo suficientemente buenos para sus necesidades.

En todo caso, toda nuestra opinión se basa en nuestro conocimiento y el hecho de que a día de hoy la gran mayoría de usuarios no hace uso de una buena parte de las capacidades de la placa base. Dicho de otra forma, lo mejor sería pagar solo por las capacidades que sabemos que vamos a utilizar o que no serán útiles en un futuro.

1 Comentario