¿Qué tipos de placas base existen para montar un PC de escritorio?

La placa base es la pieza de hardware donde van conectados los diferentes componentes del ordenador como la CPU, la memoria RAM, las unidades de almacenamiento, la tarjeta gráfica, etcétera. Pero de estas hay de diferentes tamaños y formas y es por eso que para que aprendáis a identificarlas os hacemos un repaso a cada tipo de placa base que podéis encontrar en un PC de escritorio.

Una de las ventajas que tiene el PC es el nivel de personalización de su hardware y esto no solamente incluye poder escoger que tipo de procesador, GPU, el tipo de SSD o disco duro, sino también el tipo de placa base y es que para empezar dependiendo del tipo de caja para PC que utilicemos estaremos limitados a unos tipos de placa base u otros.

Tipos de placa base para PC

Tipo de Placa Base

En el mundo del PC cuando miramos las especificaciones de una placa base nos aparecen siglas como ATX, Micro-ATX- Mini-ITX, etcétera. Pues bien, estás indican el tipo de placa base que es y por tanto las características comunes que tienen con sus similares. Eso si, nos podemos encontrar con formatos propietarios o que nuestro ordenador utilice un tipo de placa base que no respeta el estándar, en especial si hemos comprado un PC ya construido.

En el caso de que construyamos un PC nosotros mismos los tipos de placa base que os describimos en este artículo son los que os vais a encontrar más a menudo, ya que la mayoría de torres y diferentes cajas para PC se diseñan para ellas. Por lo que en el caso de que quieras actualizar tu ordenador sin cambiar la carcasa tendrás que asegurarte que la nueva placa base sea compatible y por tanto se pueda montar.

Dicho esto vayamos a las diferentes variantes una por una y veamos en que se diferencian.

Placa base de tipo ATX

ASRock Z690 Taichi

Se trata del tipo de placa base más clásico, sus siglas vienen por el hecho de que los PC con el 286 de Intel recibieron el sobrenombre de AT, cuando en 1995 se llegó el verdadero boom de los clónicos o compatibles PC gracias al nombre de Windows 95 las placas base pasaron a recibir el nombre de ATX, donde la X es la acotación de Enhanced o mejorado en inglés, desde entonces se han convertido en el estándar por antonomasia y el tipo de placa base más utilizado.

Las dimensiones de este formato de placa base son 305 x 244 mm, aunque estas pueden variar ligeramente. El nombre ATX también se les da a las fuentes de alimentación que acompañan a este tipo de placas base. Es más, todos los tipos de placas base derivados del ATX están pensados para funcionar con su tipo de PSU, además de respetar detalles con las siete bahías para expansión con una diferenciación de 20 mm entre ellas.

El estándar ATX al ser el más utilizado se encuentra en constante revisión, pero no de cara a sus tamaños, sino para integrar los cambios en forma de nuevos puertos de expansión y de alimentación, así como el descarte de aquellos que se han quedado desfasados. Al fin y al cabo es importante que las diferentes piezas puedan colocarse de manera lógica y coherente, pero al mismo tiempo los diferentes componentes no se molesten unos a otros.

Micro ATX, el formato reducido

Placa Base Tipo Micro ATX

La primera variante del formato ATX fue el llamado Micro ATX y como habréis adivinado por su nombre se trata de una versión más compacta del tipo de placa base que hemos tratado en la sección anterior. La dimensiones de sus placas base son 244 x 244 mm y esto cambia la posición de las bahías de expansión de la caja respecto a la motherboard.

De tal manera que los cuatro taladros superiores suelen coincidir con los de la placa base ATX, y por tanto tienen un espacio de 20 mm entre ellas, pero en las dos inferiores el espacio es más estrecho. Lo cual no ocasiona un problema, ya que la gran mayoría de usuarios de PC no llegan a utilizar toda la capacidad de expansión de una ATX. En especial los ordenadores de escritorio de gama baja utilizados en oficinas y en escuelas donde habitualmente no se suelen ampliar. A día de hoy son el tipo de placa base más utilizado para montar PC Gaming, más que nada por el hecho que ofrecen el nivel de configuración y expansión que se necesitan.

Mini-ITX, para PC compactos

Mini-ITX

De cara a la creación de PC de escritorio de pequeño tamaño tenemos las llamadas placas base Mini-ITX, las cuales no son un derivado de las ATX, ya que este tipo fue creado en el 2001 por VIA Technologies. Se trata de una placa base de 170 x 170 mm y su pequeño tamaño suele hacer que traigan menos componentes que los tipos de placa base que hemos comentado antes, pero la integración de componentes ha hecho que con el tiempo sean tan buenas en ese aspecto como las ATX y derivadas.

Es su pequeño tamaño lo que hace que existan ciertos problemas a la hora de montar ciertos componentes, en especial sistemas de refrigeración como radiadores y disipadores de calor, los cuales están pensados para sistemas del tipo ATX y Micro-ATX. También nos podemos encontrar con tarjetas gráficas de tamaño más compacto y por tanto más estrechas en longitud, las cuales se diseñan para las cajas para Mini-ITX.

Aunque nos podemos encontrar con torres que soporten una placa Mini-ITX, ya que sus cuatro taladros suelen coincidir con los cuatro situados en la parte izquierda y central que emplean las placas en formato ATX, su uso en una caja para ATX o Micro-ATX es un desperdició de su espacio. Por lo que son recomendables de cara a la creación de HTPC u otros sistemas compactos donde el espacio es un lujo y se ha de buscar aprovecharlo al máximo y donde solo se pueden instalar fuentes de alimentación de menor tamaño.

E-ATX, para gama alta

Z690 Glacial Extreme

El último tipo que vamos a tratar se va al extremo, ya que hemos ido de más grande a más pequeño, pero cuando hablamos del tipo E-ATX estamos ante placas base que no están pensadas para utilizarse en los PC de a pie, ya que se utilizan tanto en estaciones de trabajo como en pequeños servidores.

Como habréis deducido, su tamaño es mayor incluso que el ATX, y es que la E de su nombre significa Extended y en efecto el tamaño de este tipo de placa base es de 305 x 330 mm, lo que le permite tener un mayor número de componentes como pueden ser más de un socket de CPU en su interior, mayor cantidad de módulos DIMM para tener mayor cantidad de canales de memoria, etcétera.

No se trata de un formato comúnmente utilizado y esto lleva a que muchas cajas de PC tengan problemas al montarlas, por lo que si te interesa montar una estación de trabajo o un servidor en casa deberás mirar bien las especificaciones de la torre que vas a utilizar para saber si vas a poder utilizar este tipo de placa base.

¡Sé el primero en comentar!