¿Debe Intel dejar de fabricar sus propios procesadores?

¿Debe Intel dejar de fabricar sus propios procesadores?

Juan Diego de Usera

Los numerosos problemas que está teniendo Intel para migrar el proceso de fabricación de sus procesadores, desde el actual nodo de 14 nm hasta el nuevo nodo de 10 nm, ha destapado un debate que nos parece muy interesante. ¿Debería Intel centrarse solo en diseñar sus componentes, dejando que otros los fabriquen o, por el contrario, deberían de seguir como hasta ahora?

Intel lleva usando el nodo de 14 nm desde el año 2014 y sus procesadores con núcleo Broadwell, antecesores de los muy populares procesadores Skylake. Sin embargo, para suceder a la arquitectura de Skylake, se suponía que Intel, para el año 2017, ya debiera de haber tenido listo el nuevo nodo de 10 nm, cosa que sabemos bien que no sucedió, viéndose obligados a lanzar los procesadores Coffee Lake-S y Coffee Lake-R. El hecho es que la migración al nuevo nodo en el que se fabricarán los procesadores Cannon Lake está resultando muy complicado. Tanto, que actualmente Intel solo es capaz de fabricar un puñado de procesadores en el nodo de 10 nm: no es lo que podríamos llamar «fabricación en grandes cantidades«.

El debate que ahora se quiere plantear es, si no sería mejor que Intel vendiera sus fábricas y se dedicara solamente a diseñar sus procesadores (justo como hizo en su momento AMD), creando dos empresas. Por un lado continuaría la Intel tradicional y, por el otro, estaría la nueva empresa formada por las antiguas fábricas de Intel.

Podríamos llegar a ver procesadores de Intel fabricados por GlobalFoundries o por TSMC

Por supuesto, este tipo de acción tiene sus partes positivas y, también, sus partes negativas.

Positivas

  • Intel no estaría tan atada al nodo de fabricación que desarrollaran, dado que podrían emplear el que mejor sirviera para sus intereses.
  • La empresa tendría más flexibilidad a la hora de diseñar sus procesadores.
  • Al igual que ha hecho AMD, Intel podría probar suerte en otros mercados, como el de las consolas y sus SoC personalizados.

Negativas

  • Intel no tendría preferencia de trato sobre el resto de clientes de las otras fábricas de semiconductores.
  • La marca estaría a expensas del tipo de nodo que se hubiera desarrollado en ese momento y si es el adecuado para lo que quiere fabricar.

Por otro lado, la empresa que resultara de escindir la parte de fabricación de Intel de la de diseño, también podría seguir un camino muy similar al que ha seguido GlobalFoundries en el mercado, atrayendo a más clientes y luchando contra la competencia con sus mismas armas. Ya que hablamos de GlobalFoundries, la realidad es que a la empresa no le ha ido nada mal desde su escisión de AMD en el año 2009 y, a fecha de hoy, sigue siendo una de las fábricas de semiconductores mejor valoradas del mercado.

De todos modos, este es un debate, realmente, vano y artificial. Intel no tienen ninguna necesidad de desprenderse de sus fábricas de semiconductores porque sigue ganando el suficiente dinero como para soportarlas, cosa que no sucedía con AMD, para quien las fábricas y su dedicación exclusiva a la marca, eran más un lastre económico que otra cosa. Por tanto, a no ser que cambiara muchísimo el mercado y los nuevos procesadores a 10 nm de Intel acabaran resultando un completo fiasco (algo que dudamos bastante), Intel va a continuar fabricando ellos mismos sus procesadores.