Evita estos errores con tu impresora 3D y saca la impresión perfecta

La comunidad «maker» es cada vez más grande, y si siempre te han interesado las impresoras 3D pero estás teniendo problemas para crear con éxito tus primeros proyectos, en este artículo te vamos a contar cuáles son los errores que debes evitar con tu impresora 3D y así conseguir unas impresiones perfectas.

La mayoría de los procesos de fabricación tradicionales, como el mecanizado de piezas, la fundición y la unión de estas, están siendo reemplazados por la impresión en 3D. Los costes de fabricación son relativamente bajos, y además se pueden diseñar y fabricar modelos complejos de forma económica gracias a una simple impresora 3D. Sin embargo, aprender a imprimir en 3D puede llevarte algún tiempo, ya que no solo es necesario aprender a utilizar el software CAD y de simulación para la impresión, sino que además debes aprender a utilizar tu impresora 3D en sí y evitar ciertos errores.

En este artículo vamos a analizar los errores más frecuentes que los usuarios novatos cometen con su impresora 3D, y te vamos a contar qué debes hacer para evitarlos y solucionarlos.

Los errores más frecuentes

Cama impresora 3D

La «cama» de la impresora 3D es, por decirlo de alguna manera, donde se asienta la primera capa de material, y una altura incorrecta o un mal nivelado puede arruinar completamente toda la impresión, y además desde el principio, echando al traste horas de impresión y con la consiguiente pérdida de material.

En las impresoras 3D con sistemas de nivelación manual es, a veces, complicado ajustar el nivel de la cama. Generalmente tiene cuatro resortes con muelle como el que podéis ver en la imagen superior, uno en cada esquina, y tendrás que nivelarlo perfectamente a mano girando el tornillo que llevan. En cualquier caso, consulta el manual de tu dispositivo para conocer los entresijos del nivelado de la cama.

Uno de los errores que suelen cometer los usuarios principiantes es no nivelar perfectamente la altura y la inclinación de la cama, dando una mayor importancia inicial al proceso de impresión que a configurar correctamente la impresora 3D. Así pues, si no quieres que tu primera impresión salga mal ya de primeras, dedícale unos minutos a nivelar correctamente la cama, porque una vez que lo hayas hecho (y siempre que no muevas la impresora de sitio) ya no tendrás que volver a tocarlo.

Configuración incorrecta de la cortadora

Slicer impresora 3d

Utilizar una configuración de material incorrecta en la cortadora es el segundo error más frecuente que los usuarios novatos cometen con su impresora 3D. Antes de enviar el archivo a la impresora para su fabricación, asegúrate de cortarlo correctamente, ya que la impresión fallará o dará problemas si el modelo no se corta correctamente con la configuración de la cortadora (Slicer) de la impresora.

Deberás estar atento a la configuración de la cortadora si planeas utilizar más de un material diferente; si bien algunos materiales requieren altas temperaturas para imprimir con ellos, otros requieren temperaturas menos elevadas para funcionar correctamente, y por lo tanto estos son unos ajustes de vital importancia. Verifica las temperaturas de los materiales en el manual de tu impresora.

No comprobar el filamento

Filamento impresora 3D

Cuando el filamento que utilizas para imprimir se enreda, los usuarios suelen echarle la culpa al fabricante o a la baja calidad de este; sin embargo, cuando el filamento viene enrollado en bobinas es extremadamente complicado que se enrede salvo que se haya manipulado incorrectamente, que es precisamente lo que suele ser el caso.

Por lo general, las personas dejan el extremo del filamento colgando de cualquier manera en el carrete, permitiendo que se enrede con cualquiera da las otras capas y, si esto sucede, el extrusor de la impresora no recibirá el filamento suficiente para la impresión y todo terminará en desastre. Por lo tanto, el consejo aquí es que antes de imprimir siempre compruebes que el filamento está en buenas condiciones, que el carrete gira bien y que no se han producido enredos.

No utilizar bien los soportes

Materiales soporte

Dependiendo del modelo que quieras imprimir, habrá partes que queden «al aire», es decir, que no se apoyen en nada (en la imagen que hemos puesto arriba, por ejemplo, el hocico del lobo). Durante la impresión, el filamento está fundido y si no se deposita sobre nada… se caerá sobre la cama. Por lo tanto, es indispensable que siempre compruebes que tienes soportes suficientes y que están colocados adecuadamente.

Por otro lado, y en este te ayudarán la mayoría de softwares de impresión 3D, procura utilizar la cantidad adecuada ya que de lo contrario estarás desaprovechando mucho material.

Orientación inadecuada

Orientación impresora 3D

Una gran cantidad de las impresoras 3D comerciales que podemos adquirir para nuestro uso doméstico exigen que la impresión se realice con una orientación diferente a la del modelo en 3D que vemos en el software. Puede resultar beneficioso imprimir el modelo al revés si, por ejemplo, la parte superior de lo que queremos imprimir es más grande que la parte inferior (así necesitaremos menos soportes), pero es que además la impresión sin cambiar de un diseño así puede provocar fallos.

Por lo tanto, uno de los errores que debes evitar con tu impresora 3D es precisamente el no utilizar una orientación adecuada… y es que como te hemos comentado desde el principio, cometer cualquiera de estos errores podría llegar a suponer un desastre, desperdiciando horas de trabajo y mucho material que tendrás que tirar a la basura.

Nunca escatimes en filamentos

Filamentos

Es normal que un usuario novato en esto de la impresión 3D no quiera gastarse demasiado dinero en un filamento de renombre y/o de buena calidad para sus primeros proyectos, que generalmente saldrán mal y terminarán en la basura. Sin embargo, utilizar un filamento de baja calidad puede conllevar bastantes problemas, como por ejemplo que deje residuos en el extrusor o en el cabezal, algo que puede causar una avería más pronto que tarde.

Por lo tanto, la recomendación es que aunque no vayas a por el mejor filamento del mercado, que tampoco compres el peor. Te recomendamos preguntar en la comunidad maker qué tipo de filamento le va mejor a tu modelo de impresora 3D en concreto (ya que encontrarás usuarios con experiencia a buen seguro), y que no escatimes en esto o terminarás lamentándolo en forma de averías.

No monitorizar el proceso

Impresión 3D

El proceso de impresión en 3D es bastante largo, y dependiendo del diseño es algo que literalmente puede tomar varias horas. Por este motivo, muchos usuarios «abandonan» la impresora a su suerte hasta que el proceso termina sin estar pendientes hasta que sale el resultado final. Haciendo esto, si durante el proceso de impresión hay algún problema la impresora no sabrá darse cuenta por si misma y seguirá imprimiendo, gastando material, electricidad y pudiendo generar una avería en el aparato.

Por lo tanto, la recomendación es que siempre estés supervisando el trabajo. Tampoco es que tengas que quedarte horas mirando cómo se va conformando el diseño que estás imprimiendo, pero sí sería buena idea estar echándole un vistazo cada cierto tiempo, por lo menos cada 15 minutos, para cerciorarte de que el proceso se está llevando a cabo sin problemas.

¡Sé el primero en comentar!