¿Necesitas placa AM4? Estas son las mejores para gaming y overclock

AMD está de moda, eso no podemos dudarlo. Y lo está en base a una plataforma que, no sin problemas en el camino, ha soportado el paso del tiempo, se ha ido actualizando, añadiendo valor, nuevos procesadores y nuevas características permitiendo además los buscados upgrades. Por ello y dado que todas las marcas han sacado sus placas base AM4 refresh, es un gran momento para recomendar los mejores modelos para tres escenarios completamente distintos y que pueden ser complementarios: overclock, trabajo y gaming.

AM4 como plataforma está quizás en su mejor momento. Sin nuevos chipsets más que los presentados en la gama media y serie B, con BIOS ahora sí maduras, menos problemas de compatibilidad y placas base más avanzadas, es el momento dulce para adquirir una placa base para hacer frente al futuro con garantías, aunque estemos en la etapa final del socket como tal.

Pero para recomendar algo tenemos que entender los porqués, las razones para llegar a la decisión final con cada modelo o modelos. Por ello, vamos a enfatizar en los distintos campos y en sus necesidades, ya que son distintas.

¿Qué tenemos que buscar en una placa base AM4 para overclock?

AMD-RX-6800-XT-overclock-LN2

Aunque damos por sabido qué es el overclock como técnica, es cierto que existen distintos niveles del mismo. No es lo mismo un usuario común con un disipador de gama media o alta, que el que dispone de refrigeración líquida custom, que aquel que busca batir récords. Por ello, es complicado adaptar las opciones a cada tipo de usuario.

En cualquier caso, las opciones más caras y más completas adquieren los compromisos de los usuarios con menores exigencias por pura lógica. Para determinar qué debemos buscar, en primer lugar tenemos que tener en cuenta el número de fases totales destinadas a CPU y memoria RAM, en segundo lugar la cantidad de capas del PCB así como su construcción y por último otros detalles como unas BIOS completas, características exclusivas para LN2, opciones de medición de voltaje en tiempo real y sistema de refrigeración, entre otras tantas.

Por ello, las opciones no son demasiado variadas en este sector, pero tampoco son escasas.

ASUS ROG Crosshair VIII Impact

ASUS-ROG-Crosshair-VIII-Impact-and-AMD-Ryzen-3000-CPU-World-Record-Memory-Frequency-Overclock

La ASUS ROG Crosshair VIII Impact es el vivo ejemplo de que más no siempre es mejor. No en vano se está llevando los récords de overclock poco a poco, pero es que hablamos de una placa base hecha, fabricada y pensada para overclocking.

Es una placa poco común, ya que está diseñada en el formato DTX o Mini-DTX si somos muy puristas del término. Integra un único conector de 8 pines EPS, un controlador PWM ASP 1405I basados en Infineon IR35201 para controlar hasta 8 fases de alimentación.

En realidad, tiene 6 fases de alimentación individuales, pero funcionan en modo paralelo en algunas de ellas, lo que hace que virtualmente hablemos de 10 fases en total. Tiene la peculiaridad de tener solo dos slots para DRAM y el sistema de refrigeración en el panel I/O, así que es realmente una placa base muy peculiar, pero posiblemente la más apta para overclock.

GIGABYTE x570 AORUS Xtreme

GIGABYTE-x570-AORUS-Xtreme

Esta placa es un unicornio, extremadamente difícil de encontrar, pero en X570 es una locura de modelo y posiblemente el más completo del mercado. Existen dos modelos que se diferencian por la versión; 1.0 y 1.1 donde la única diferencia entre ellas es que la versión más avanzada obtiene Thunderbolt.

Esto no es relevante para overclocking, pero es posible que dado lo que vale, no se quiera desperdiciar esta característica. Estamos ante la placa base con mayor número de fases de alimentación (16) donde 14 son destinadas a la CPU y dos a las memorias RAM, donde para ello integran unos Infineon TDA21472 capaces de soportar 70 amperios por unidad.

Para tal cantidad de corriente integra dos conectores EPS, por lo que GIGABYTE decidió crearla en un formato E-ATX, así que no entraría en todos los chasis.

ASRock X570 Aqua

ASRock-X570-Aqua-02

Hablamos del unicornio por excelencia, ya que solo se han creado 999 unidades, todas numeradas. Tiene la peculiaridad de ser una de las pocas placas que incluye un bloque de agua de serie y además es blanca.

A pesar de todo esto, su sistema de fases real se eleva a 8, que en total y sumando los VRM compartidos por los controladores Infineon IR3555 da un total de 14 virtuales, repartidas eso sí en 6+6+2. Para alimentar a este sistema incluye un EPS de 8 pines y otro adicional de 4 pines.

Volvemos a ver una placa E-ATX con la peculiaridad de que es la placa base X570 con mayor soporte de serie para DDR, en concreto, es capaz de soportar de forma oficial DDR4-5000, en gran parte gracias a un UPI uP1674P capaz de soportar 3 fases de alimentación digitales y del sistema de memoria Daisy Chain / Fly-By, algo que integran todos los modelos de gama alta hoy en día, pero no al nivel de esta ASRock de serie.

Una placa base para gaming, ¿qué características debe tener?

X570-B550-ASUS-GPU-Fail

Una placa base para gaming debe tener otra serie de características, como un buen número de puertos disponibles, ya sean USB, SATAs o M.2. Además, se busca siempre la mejor conectividad, la mejor tarjeta de red y los puertos más rápidos para así maximizar cada FPS de la tarjeta gráfica.

Por ello, los requerimientos son distintos a la placa para overclock, aunque algunas aúnan muchas de estas características al ser gama alta, aunque no lo parezca. Dicho esto, vamos a ver que modelos son los más interesantes:

GIGABYTE X570 AORUS PRO

GIGABYTE-X570-AORUS-PRO

Un modelo que se ha llevado grandes alabanzas por su relación de características y precio. Doble M.2 ambos refrigerados, buen sistema de disipación, 12+2 fases digitales, audio ALC1220-VB, soporta DDR4-4400 MHz, HDMI 2.0, USB 3.1 Gen 2 Tipo C y mucho más.

Entre esto, tenemos sistemas de refuerzo y sujeción para PCIe y DRAM, múltiples puertos internos, SATAs por doquier, I/O shield integrado …

ASUS ROG STRIX X570-E GAMING web

Es una de nuestras placas fetiche, hasta el punto de que la tenemos en varios equipos. Placa completa donde las haya, con una BIOS que posiblemente sea de las más completas por su rango de precio.

Gran disipador, buen sistema de refrigeración para sus dos M.2, display Q-LED, audio SupremeFX, doble Lan, Wi-Fi y Bluetooth 5.0, botones físicos para flasheo de BIOS con pendrive … Todo por poco más de 300 euros para un chipset de gama alta, una de la mejores placas base para AM4.

ASUS ROG Strix B550-XE Gaming Wi-Fi

ASUS-ROG-Strix-B550-XE-Gaming-Wi-Fi

Dentro del chipset de gama media de AMD hay grandes opciones si lo que queremos es una placa gaming con todas las garantías del mejor rendimiento tanto para nuestra tarjeta gráfica como para nuestro procesador.

Para ser en teoría gama media-alta dentro del chipset de gama media nos encontramos con prestaciones sorprendentes: 14+2 fases de alimentación, HDMI 2.1, DisplayPort 1.2, heat pipe en sus disipadores, BIOS Flashback, Q-Code, FlexKey, USB-C, DDR4-5100 MHz, Wi-Fi 6 con Bluetooth 5.1 y mucho más.

Realmente estamos ante una placa base que, si bien no necesitamos los requerimientos del chipset X570, nos va a exprimir el equipo a base de bien, que es lo que interesa.

Si hablamos de placas base AM4 para trabajar, ¿son tan especiales como las pintan?

ASUS-PRO-WS-WRX80E-SAGE-SE-WIFI-Motherboard-For-AMD-Ryzen-Pro-Threadripper-CPUs-Pictured

El problema de las placas base para trabajar en AM4 es que depende mucho del sector donde vayamos a poner el equipo. Hay una serie de placas que disponen de características más que interesantes para ciertos campos, pero por norma, cualquier placa base con un chipset que se adapte a nuestras necesidades podría ser usada para un trabajo común de ofimática.

Si en cambio queremos editar vídeo, audio o realizar trabajos intensivos con la CPU o la RAM por virtualización, o redes incluso, ahí entramos en un terreno donde AM4 como plataforma no fue diseñado para tal desempeño, ya que para eso está TR4.

Por eso, vamos a centrarnos en un modelo en concreto, que está destinado a Workstation:

ASUS PRO WS X570-ACE

ASUS-PRO-WS-X570-ACE

No por ser una placa destinada a Workstation deja atrás características clave, ni mucho menos. Contiene 4 PCIe 4.0 X16, 14 fases de alimentación, GIGABIT LAN, soporte para memoria ECC, M.2 y U.2, USB 3.2 Gen 2 en Tipo A y Tipo C …

Dispone de un sistema de VRM de última generación con heat pipes, ventilador en el PCH para mantenerlo a raya y sus temperaturas, sistema de disipación de aletas patentado, ASUS Node etc…

Y hasta aquí las mejores placas base AM4 para trabajar, overclock y gaming del momento, ¡seguro que no te decepcionan!