Cómo esconder los cables como un profesional al montar un PC

Escrito por Juan Diego de Usera

Tras toda la tarea de montar los componentes dentro de vuestra caja, os quedará la tarea que probablemente va a ser más ardua y que más tiempo os va a requerir, si queréis obtener un buen resultado con ella: esconder los cables de los componentes. Esta tarea, que para muchos es trivial, no solo hará que vuestro ordenador tenga mejor aspecto, sino que hará que los componentes se refrigeren mejor.

Hacer un buen trabajo a la hora de esconder los cables es algo más complicado que realizar el propio montaje del ordenador. Esto es así porque para el montaje de los componentes, uno va a tiro hecho: el procesador va en determinado lugar, la RAM en determinado lugar, etc. Para esconder los cables, uno tiene que echar mano de la imaginación y del infalible método del prueba y error, teniendo que hacer lo mismo varias veces hasta que, al final, acaba quedando como uno quiere.

Esconder los cables de la fuente de alimentación

Para minimizar el trabajo de esconder los cables de la fuente de alimentación, lo mejor sería tener una fuente modular, que nos permitiera montar tan solo los cables que necesitemos para nuestro sistema. Aun así, nos pondremos en el peor y más habitual caso, que es el de tener una fuente con todos los cables constantemente pegados a ella. También, los consejos que os vamos a dar son aplicables a tanto si tenéis cajas con taladros para pasar los cables por la parte trasera de la bandeja de montaje de la placa base, como si vuestra caja carece de ellos.

  • Cable EPS: el cable del conector EPS de la fuente de alimentación se puede esconder perfectamente por debajo de la placa base, en el caso que vuestra caja carezca de taladros que permitan pasar por detrás de la caja los cables de alimentación. En este caso, lo más aconsejable es conectar primero este conector antes de montar la placa base sobre los soportes de latón que van sobre a bandeja de montaje. Otra opción es tirarlo por encima de la placa base por su borde izquierdo, de manera que la tarjeta gráfica se encargue de mantenerlo en el sitio.
  • Cable de alimentación principal: este cable de 24 pines posee un grosor que hace impracticable el esconderlo bajo la placa base. Si vuestra caja sí tiene hueco tras la bandeja de montaje, por ahí es por donde lo deberéis de esconder. En caso contrario, os tocará ser creativos para que solo se puede ver la parte del conector que se conecta a la placa base.

  • Cables de alimentación a las unidades de almacenamiento: En este caso, dado que las unidades suelen ir conectadas una encima de las otras, no tendréis demasiados problemas con los cables. Pero, recordad que las cajas que no llevan taladros para pasar los cables, suelen llevar huecos específicos para guardar los cables sobrantes.

Esconder los cables de datos

Supondremos que vuestro sistema tiene solo unidades SATA de almacenamiento. En este caso, el cable que vaya a la unidad óptica lo podéis pasar por debajo de la placa base (cuando la caja no posea taladros para el paso de los cables, obviamente). Los cables de las unidades ópticas de 3,5 o 2,5 pulgadas los podéis dejar recogidos en cualquier hueco donde no estén a la vista.

Con los cables del I/O de la caja haremos algo similar: si la caja no tiene taladros pasacables, los podéis meter bajo la placa base. Si los tiene, en este caso lo ideal es dejarlos recogidos todos detrás de la bandeja de montaje de la placa base.

Por tanto: armaos de toneladas de paciencia y de muchas bridas de plástico, porque las necesitaréis para crear un buen acabado escondiendo los cables de vuestro sistema. Y recordad que no hay dos cajas igfuales ni dos sistemas iguales, así que las soluciones que os sirvan para un equipo no tienen por qué servir para todos.

Continúa leyendo