¿Cuánto influye en el rendimiento la orientación de un disipador pasivo?

¿Cuánto influye en el rendimiento la orientación de un disipador pasivo?

Rodrigo Alonso

La refrigeración pasiva en los componentes de hardware del PC son la panacea para los más maniáticos del silencio, ya que al carecer de ventiladores y por lo tanto de partes móviles, no emiten sonido alguno. Sin embargo, al carecer de refrigeración activa un disipador pasivo no disipa el calor de manera tan eficiente y puede conllevar a problemas de temperatura, motivo por el que hay que tener especial cuidado en qué modelo elegimos para cada componente y, aunque parezca mentira, también influye mucho su orientación y de esto os vamos a hablar a continuación.

Cuando un fabricante dice, en las especificaciones del producto, que su disipador pasivo es capaz de disipar cierta cantidad de vatios de calor este valor ha sido medido en condiciones óptimas, algo que casi nunca se cumple una vez que instalamos el dispositivo en nuestro PC porque cada caja y elemento de hardware es diferente. En un disipador pasivo, además, es doblemente importante el tener en cuenta las condiciones físicas y ambientales ya que al carecer de refrigeración activa depende de su entorno para poder funcionar de manera eficiente.

¿Por qué elegir un disipador pasivo para tu PC?

Como hemos mencionado antes, este tipo de disipadores son los que siempre que es posible por las condiciones térmicas eligen los más maniáticos del silencio. Hay muchos usuarios a los que les da igual que su PC haga algo de ruido, bien porque tienen la caja en el suelo y apenas lo notan, bien porque suelen estar con auriculares que les aíslan del ruido del PC y tampoco lo notan, o bien porque simplemente no les molesta para nada que la caja haga un poco de ruido.

Disipador-pasivo-01

No obstante, también hay muchos usuarios a los que sí que les molesta mucho el ruido, especialmente aquellos que deben trabajar en el PC y necesitan tener máxima concentración en lo que hacen. Ese tipo de usuarios se terminan convirtiendo en maniáticos del silencio y cualquier pequeño ruido, incluso el que hacen los ventiladores funcionando al mínimo, les molesta, y es este tipo de usuario el que muchas veces prefiere sacrificar rendimiento térmico en su equipo en aras de tener el mayor silencio posible.

Un disipador pasivo obviamente es capaz de disipar mucho menos calor que un disipador activo, dado que carecen de un elemento que evacúe el calor propiamente dicho (el ventilador en este caso). Es por ello que con las CPUs de más alta gama es prácticamente imposible encontrar un disipador pasivo capaz de mantener un buen nivel de temperatura, y esto es más cierto todavía cuando se quiere tener una caja completamente fanless, sin ventiladores.

Dicho de otro modo, este tipo de disipadores no son adecuados (casi nunca, al menos) para PCs gaming o de gama alta, sino más bien para equipos de bajo consumo o equipados con hardware de gama baja o media-baja que no generan mucho calor. Ciertamente hay modelos que están diseñados para disipar una gran cantidad de calor, pero volvemos a incidir en el hecho de que no son lo ideal.

Pongamos un ejemplo: imaginad un procesador de 95W de TDP al que se le instala un disipador normal por aire, que a poco que sea medianamente bueno será capaz de disipar 150W de calor. Ese procesador, podría estar en reposo a una temperatura de unos 30ºC, llegando a 65ºC sometido a máxima carga. Si a ese mismo disipador le instalamos un disipador pasivo con capacidad de disipar 95W de calor (y ya sería de los mejores), el procesador en reposo probablemente esté a una temperatura de 50-55ºC, llegando a 90ºC o incluso más cuando se le somete a carga. Esto, obviamente, influirá en su rendimiento (thermal throttling) y además acortará su vida útil, motivo por el que no es lo más recomendable.

La importancia de la orientación en un disipador pasivo

Seas de los que tiene un PC de gama alta y aun así quiere el máximo silencio o seas de los usuarios que tiene un PC de gama baja que busca el mínimo ruido indispensable, si has decidido ir a por un disipador pasivo para tu CPU debes saber que la orientación del disipador es muy importante, y sobre todo si tu caja no es completamente fanless (es decir, que tienes ventiladores de caja para generar flujo de aire interno).

El flujo de aire genera ruido en el PC

Los disipadores pasivos están conformados, por norma general, por un núcleo de cobre que hace contacto con el IHS del procesador para maximizar la transferencia de calor, y que luego cuentan con una serie de láminas de aluminio distribuidas por una gran superficie para que el calor se disipe de manera pasiva. En el caso de que el propio disipador no cuente con un ventilador dependerá del flujo de aire de la caja para disipar mejor el calor que genera el procesador, y por lo tanto debes tener en cuenta de dónde a dónde va el aire internamente en tu caja.

En la imagen de arriba hemos puesto una caja con un flujo de aire convencional, en la que entra el aire fresco del exterior por la parte frontal y el aire caliente sale por detrás y por arriba. En tal caso, la orientación del disipador pasivo es sumamente importante porque la idea es que el aire atraviese las aletas de aluminio (enfriándolas) en la mayor superficie posible.

¿Qué orientación es la más adecuada?

Así pues, el disipador debe ser instalado de tal manera que las aletas queden en línea con el flujo de aire, de manera que el aire fresco pueda atravesar la mayor parte de su superficie y así enfriar las aletas de aluminio.

Flujo de aire disipador

Si instaláramos el disipador girado 90 grados, lo que se produciría es que el aire fresco impactaría contra la primera de las aletas de manera directa, enfriando solo esta pero sin llegar al resto de las aletas y por supuesto sin atravesar su superficie, algo que sería perjudicial y ya no solo en el aspecto térmico al no estar utilizando la máxima superficie de disipación, sino que además se generaría ruido al hacer que el aire choque contra la «pared» de la primera de las láminas del disipador.

Así pues, la orientación más adecuada para instalar un disipador pasivo es con las aletas de aluminio en línea con el flujo de aire interno de la caja. Incluso en cajas que sean totalmente fanless, que carezcan de ventiladores, deberás fijarte en que la orientación del disipador esté con las láminas mirando hacia las rejillas de ventilación porque incluso sin ventiladores, siempre entra y sale algo de aire de la caja (al fin y al cabo el aire siempre está en movimiento).