Logitech G502

Logitech G502

Rodrigo Alonso

Logitech logo

Logitech es una de esas marcas que cuando hablamos de periféricos no necesita presentación. Su catálogo es tan sumamente amplio que tiene desde ratones ópticos básicos que apenas cuestan 4 ó 5 euros hasta periféricos Gaming de la más alta gama. Y es precisamente de esta última gama de la que os vamos a hablar, ya que en el día de hoy vamos a analizar el Logitech G502 Proteus Core recientemente lanzado al mercado. Y no es un ratón cualquiera, ya que está llamado a ser el sucesor del famoso Logitech G9 y G9x, uno de los ratones buque insignia dentro de la categoría Gaming de la compañía.

El Logitech G502 Proteus Core cuenta con la tecnología exclusiva de la marca Delta Zero para proporcionar uno de los sensores más precisos del mercado. Éste combina un gran rango de resoluciones que van desde 200 hasta 12.000 DPI, y según Logitech es capaz de moverse a 300 pulgadas por segundo sin perder ni un solo píxel por el camino. Está claro que nadie va a mover su ratón 300 pulgadas por segundo, pero la cifra es igualmente impresionante.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Sacadas de la página web del fabricante.

Specs G502

En estas especificaciones Logitech no nos dice nada del otro mundo, así que vamos a ahondar un poquito más en lo que este G502 es capaz de hacer: para empezar, su sensor láser permite calibrar la superficie, de manera que puede captar la rugosidad de la misma para adaptarse a ella de manera automática. También cuenta con cambio de peso mediante cinco pesas de 3.6 gramos cada una, es decir, que podemos variar el peso del ratón desde los 121 gramos que pesa «en vacío» hasta los 139 gramos en saltos de 3.6 en 3.6.

Por otro lado, el software Logitech Gaming permite al usuario configurar los 11 botones programables del ratón, pudiendo incluso crear macros que combinen acciones del teclado y el ratón. Estos comandos y macros se almacenan en su memoria interna, por lo que una vez configurados ya podremos utilizarlos siempre aunque conectemos el ratón a un ordenador diferente sin el software. Para controlar todo lo que hemos mencionado en estos últimos párrafos, cabe destacar que cuenta con un procesador ARM de 32 bits autónomo.

ANÁLISIS EXTERNO.

El Logitech G502 Proteus Core viene embalado en una caja de cartón blando en la que destacan los colores azul y negro. He de reconocer que cuando vi por primera vez este ratón en imágenes me pareció bastante grande, así que me sorprendió ver las reducidas dimensiones de su embalaje. En la cara principal podemos ver una foto a tres cuartos del ratón, en la que destacan su sistema de pesas en la zona inferior. Esta cara principal se abre como si fuera un libro, y tras la tapa encontramos una breve descripción de su sensor Delta Zero en un lado, y el ratón tras un plástico transparente en el otro.

En la parte trasera del embalaje encontramos una pequeña descripción de las partes del ratón, dejando las especificaciones técnicas para los laterales.

Abrimos la caja y como de costumbre lo primero que os mostramos son los accesorios. Logitech únicamente incluye una escueta guía de instalación rápida, un panfleto sobre seguridad, y un hexágono que contiene las pesas de 3.6 gramos cada una.

A continuación vamos a ver por fin el Logitech G502 Proteus Core. Lo primero que llama la atención es su diseño bastante atrevido, ergonómicamente diseñado para diestros eso sí. En el lado izquierdo encontramos tres botones y el indicador de DPI, además de un saliente que sirve para reposar sobre él el pulgar. En el centro, los dos botones de forma bastante alargada, y a la izquierda del botón de clic izquierdo tenemos otros dos botones, los cuales por defecto vienen configurados para subir y bajar la resolución del ratón.

 

La rueda tiene grandes estrías para que no se resbale, una buena decisión ya que ésta está construida íntegramente en metal y de no tener dichas estrías sería muy resbaladiza. Por cierto que ésta rueda, igual que en el G9 y G9x, es 4G, es decir, que puede desplazarse horizontalmente además de en vertical. Justo detrás de la rueda tenemos otros dos botones: el primero sirve para activar y desactivar el modo scroll infinito, una característica que ya tenían los Logitech G9 y G9x y que corregidme si me equivoco, pero creo que no lo he visto en ningún otro ratón excepto en éstos. El siguiente botón, justo debajo del de scroll infinito, es para ciclar entre perfiles (o lo que queramos, vaya, ya que como comentamos antes con el software se puede configurar cada botón para lo que queramos).

Por otro lado, cabe destacar que en ambos laterales hay agarres de goma para mejorar el agarre del ratón, y en el lado derecho no hay botones adicionales. Por cierto que la gran G que podéis ver en medio del ratón se iluminará cuando esté conectado al PC.

Giramos el ratón para ver la parte de abajo. Nada más hacerlo destaca el gran tope de goma que tiene la salida del cable, otorgándole al ratón una gran capacidad de movimientos sin que el cable llegue a molestar. El cable, además, está protegido por una malla de nylon para evitar desgaste por el rozamiento, y aun así es bastante endeble y permite una óptima canalización a través de la mesa hasta la parte trasera de la caja del PC. Dicho cable termina, cómo no, en un conector USB 2.0 bañado en oro para maximizar su conductividad.

En esta zona inferior del ratón encontramos por supuesto el sensor láser en el centro, y cabe destacar la gran cantidad y el tamaño de las patas de teflón que Logitech ha dispuesto en este ratón para garantizar un movimiento suave por cualquier superficie. Podéis ver dos grandes patas en las partes superior e inferior, otra más pequeña en la superior, una grande en el lateral, y dos más pequeñas encima y debajo del sensor. Casi nada.

Logitech G502 -017

Si tiramos de la pieza azul que sale a la derecha en la imagen de arriba, quitamos la tapa que esconde el compartimento de las pesas. Esta tapa es magnética, no hace falta apretar ningún botón ni desatornillar nada, y hemos de reconocer que nos ha parecido estupenda esta idea de Logitech. El caso es hacerle la vida más fácil al usuario, ¿no? Como decíamos, tras la tapa podemos ponerle las pesas que queramos para variar el peso del ratón.

Visto el ratón con su embalaje y accesorios, es hora de conectarlo y ver qué tal funciona. En la siguiente imagen podéis ver su iluminación, lamentablemente solo en color azul, justo al lado de un Razer DeathAdder 2013 para que podáis comparar el tamaño de ambos.

Logitech G502 -025

TESTEO.

Nada más conectar el ratón a un puerto USB del ordenador, éste lo detecta y comienza a funcionar sin necesidad de instalar drivers adicionales, aunque como ya supondréis para poder sacarle el máximo partido a un ratón de estas características es recomendable hacerlo al menos una vez para dejarlo configurado a nuestro gusto (luego, como comentamos antes, todo se queda guardado en su memoria interna y ya no es necesario el software).

El software.

El software para este ratón es compartido con los demás periféricos Gaming de Logitech, y de hecho se llama precisamente así, «Logitech Gaming Software». Yo ya tenía instalado este software ya que soy poseedor de un Logitech G710+, y al conectar el ratón al PC automáticamente lo detectó y me instó a actualizar el firmware, cosa recomendable y que por supuesto hice.

Actualización Firmware

Una vez actualizado el firmware, procedemos con la configuración inicial. En la primera página podemos ver el ratón, automáticamente detectado por el software (y si os fijáis un poco en la zona inferior también se ve el teclado), donde nos deja elegir si queremos utilizar la memoria integrada, es decir, la configuración general que nosotros le pongamos, o bien la detección automática de juegos, que ahora os mostraremos en qué consiste.

1.- Gaming Software

Aquí está la detección automática de juegos.

1.2.- Detección automática de juegos

Si seleccionamos esta opción, el software escaneará nuestro disco duro en busca de juegos compatibles. Como podéis ver en la siguiente captura, en mi caso detectó unos cuantos en la lista, pero curiosamente más tarde mostraba algunos que no aparecen en dicha lista.

Cuidado porque esto no configura el ratón automáticamente, simplemente a la izquierda hay comandos predefinidos para cada juego, pero somos nosotros los que debemos elegir cuáles queremos y asignarlos a su tecla correspondiente.

11.- Perfiles juegos

Seguimos con la configuración manual. La siguiente «pestaña» nos permite elegir qué queremos que haga cada uno de los botones del ratón, así como los perfiles, los saltos de DPI y la tasa de refresco (aunque teniendo 1000 Hz, ¿quién va a escoger configurar el ratón a menos?). Es importante la sección de saltos de DPI, puesto que además de configurar los saltos de resolución en los botones, debemos configurar tanto la resolución predeterminada como el «Cambio». Esa resolución «cambio» configurada (sale en color naranja) es la que se pondrá manteniendo pulsado el botón grande del pulgar.

Os pongo un ejemplo: yo juego a 2200 DPI siempre, y tengo configurado el cambio a 800 DPI. Estoy jugando al Battlefield con un francotirador, y en un momento determinado necesito apuntar bien, con mucha precisión. Pulsando el botón de cambio y manteniéndolo apretado, la resolución se pondrá a 800 DPI, dándome un plus de precisión que no tengo con 2200 DPI.

2.- Asignación de botones

Dentro de la configuración de botones, por cierto, podemos elegir muchas funciones de ratón, teclado y macros.

En la pestaña de iluminación lo que podemos configurar es simplemente la intensidad de la misma y si queremos ponerle efecto de respiración. También si queremos que el indicador de resolución esté siempre activo o no, pero nada más. Estaría genial que pudiéramos cambiar el color.

6.- Iluminación

En la última pestaña tenemos el ajuste de superficie. Esta es la característica que comentamos antes, y que permite al ratón calibrar la superficie para adaptarse a ella automáticamente.

Ergonomía.

A pesar de que la forma de este ratón es un tanto extravagante para lo que estamos acostumbrados, he de reconocer que ha sido el primer ratón que ha pasado por mis manos que se ha adaptado al 100% a la forma de mi mano y a mi agarre tipo garra desde el primer momento. Aunque el ratón que utilizaba hasta ahora era un Razer DeathAdder 2013, con un diseño bastante diferente, no he tenido prácticamente periodo de adaptación con este Logitech G502. Habrá quien diga que es demasiado grande, pero para mi ha sido simplemente perfecto, tanto en el agarre como en la posición de todos los botones.

Rendimiento.

Dado que estamos ante un ratón englobado en la categoría Gamer, lógicamente lo hemos estado probando con juegos, y éstos han sido de varios tipos: Battlefield 4 (FPS), League of Legends (MOBA), Civilization V (Estrategia) y World of Warcraft (MMORPG).

Es especialmente importante indicar lo contrarios que son algunos de estos títulos entre sí; por ejemplo, en League of Legends se hacen movimientos extremadamente rápidos y precisos, y se realizan una infinidad de clics (una media de 300 por minuto). Por contra, en Battlefield 4 se hacen movimientos más pausados pero mucho más precisos, y muchos menos clics. En todos los juegos y en todas las situaciones, este G502 se ha comportado a la perfección, sin importar la situación o el tipo de juego. Además, como comenté antes todos los botones quedan perfectamente accesibles y, por tanto, el utilizar las macros configuradas por ejemplo en World of Warcraft se convierte en un juego de niños.

Además, este ratón de Logitech permite configurar la resolución que quieras en saltos de 50 en 50 DPI desde 200 hasta 12.000, por lo que en este sentido se adapta a la perfección a cualquier tipo de jugador y cualquier tipo de juego, con el añadido de que podemos cambiar de resolución en cualquier momento desde los botones del propio ratón, amén de los distintos perfiles que queramos configurar.

CONCLUSIÓN.

Una maravilla. Este Logitech G502 Proteus Core me ha parecido una auténtica maravilla, digno sucesor del Logitech G9 que, por cierto, estuve utilizando durante 5 años. El ratón lo tiene todo: comodidad, precisión, rapidez, personalización… todo lo que un Gamer puede desear este G502 se lo proporciona. Además, otro aspecto que para mi es una ventaja comparándolo con otros ratones del mercado, es que se puede encontrar en tiendas desde unos 65 euros (si bien su precio en la tienda de Logitech es de 82 euros, un precio que sí me parecería un poco caro), por lo que creo que a día de hoy en relación calidad – precio es de lo mejor que podemos encontrar en el mercado.

PROS:

  • Sensor láser muy preciso que funciona en cualquier ámbito.
  • Muy personalizable.
  • 11 botones configurables.
  • Función «Cambio» para mayor precisión de resolución.
  • Análisis de superficie.
  • Memoria interna que guarda la configuración, perfiles y macros.
  • De 200 a 12.000 DPI en saltos de 50, extremadamente configurable.
  • Gestión de peso mediante pesas.
  • Rueda muy cómoda, con función de scroll infinito y 4G.
  • Buena calidad de materiales.
  • Relación calidad / precio.

CONTRAS:

  • La rueda es un poco ruidosa al utilizarla.
  • La iluminación es solo en color azul.

Puntuación G502

 

Por lo tanto, este Logitech G502 Proteus Core se hace merecedor de nuestro galardón de Platino, y de nuestra recomendación por su rendimiento y relación calidad / precio.