CSM en la BIOS o UEFI de una placa base, ¿qué es y para que sirve?

De un tiempo a esta parte y sobre todo desde el cambio que se produjo de las BIOS tradicionales a las UEFI de versión completa, un parámetro ha estado incluido en estas últimas: CSM. Aunque muchos lo han visto mientras modificaban parámetros, no todos saben exactamente qué es y para qué sirve, así que qué mejor que desvelar y conocer más a fondo todas sus características.

Este parámetro, que a su vez y según la placa base en la que nos encontremos tiene más de una opción disponible, es parte del quebradero de cabeza más frecuente que tienen los usuarios a la hora de instalar Windows, ya que en gran parte está ligado tanto al sistema operativo como a su HDD o SSD.

Así que conviene saber más detenidamente sus funciones para ahorrarnos posibles quebraderos de cabeza, empezando por conocer qué es y para qué sirve, y luego ver sus funcionalidades para saber cómo puede ayudarte.

CSM o Compatibility Support Module: un aliado para instalaciones antiguas

CSM-HDD-SSD

Hay ocasiones en las que puedes verte en la tesitura de querer instalar un sistema operativo viejo (como puede ser por ejemplo Window XP, Windows 7 o incluso Windows 8.1) y que al tratar de hacerlo te topes con que el sistema te da error. De ser así, casi seguro significa que tu placa base es UEFI y que no tienes CSM habilitado, puesto que como te vamos a explicar a continuación se trata de una funcionalidad que sirve para dotar al sistema de compatibilidad con sistemas operativos antiguos, y más concretamente anteriores a Windows 10.

No desesperes, porque si es tu caso el problema se arreglará de forma tan fácil como entrar en la BIOS, localizar dónde se encuentra en módulo de compatibilidad CSM (generalmente en el apartado Boot o Arranque de la BIOS / UEFI) y habilitarlo, ni más ni menos, aunque como te vamos a contar a continuación generalmente ya viene activado de fábrica.

El módulo de soporte de compatibilidad o CSM por sus siglas en inglés es una utilidad que sigue vigente a día de hoy debido a lo necesario que se vuelve para cada modelo de placa base el dar soporte a particiones MBR. Básicamente y en resumen, es una manera de mantener la compatibilidad con sistemas de archivos, y más concretamente con sistemas de arranque, antiguos.

Esto viene heredado de las antiguas BIOS y por lo tanto solo se da en placas base con UEFI. Por lo tanto, solo es una parte de las UEFI modernas para poder iniciar HDD o SSD que tengan particiones MBR como arranque del sistema, es decir, para dar soporte a sistemas operativos anteriores a Windows 10.

CSM-1

Este módulo normalmente viene habilitado de forma predeterminada, por lo que nuestra placa base actual podrá iniciar Windows sin ningún problema, sea la versión que sea.

En cierto momento del sector se dio la casualidad de que las últimas BIOS puras adoptaron la capacidad de iniciar sistemas operativos con GPT además de MBR, para una vez que se cambió a UEFI, fue esta la que implementó dicha característica pero a la inversa y de ahí el nacimiento de CSM.

Varias opciones de configuración disponibles

CSM-2

Cada placa base y plataforma se nutren de más o menos opciones para CSM. Actualmente y por necesidades de hardware más antiguo que sigue funcionando hoy en día, los fabricantes tienen hasta 4 parámetros de configuración:

  • Dispositivos de control con funciones de arranque.
  • Arranque de dispositivos de red.
  • Arranque desde dispositivos de almacenamiento.
  • Arranque desde dispositivos PCIe.

Estas opciones pueden presentarse o no, en su totalidad o en su configuración mínima, algo que depende de cada fabricante, dando mayores o menores opciones a sus usuarios, por lo que es importante saber que modelo de placa base y plataforma escogemos si queremos usar hardware antiguo con capacidad de arranque.

CSM-3

Se da la casuística de que si queremos formatear nuestro PC y nuestra UEFI tiene CSM, esta característica va ligada al arranque seguro del sistema. Si deshabilitamos el arranque seguro o indicamos que el SO no es Windows mediante UEFI, tendremos que activar de forma forzosa CSM.

El problema es que entonces no podremos optar a usar GPT y el Sistema Operativo se instalará de forma tradicional con MBR. Por lo tanto, hemos de tener en cuenta este detalle si, por ejemplo, cambiamos de SSD y decidimos hacer una limpieza e instalación de Windows desde cero.

Los 4 pitidos de la placa base

Hay un caso curioso que tiene que ver con CSM, y es que si enciendes el PC mientras el monitor está apagado (y por lo tanto la tarjeta gráfica no está enviando señal a nada), el equipo te avisará realizando cuatro pitidos cortos nada más encender el equipo. Esto sucede desde la llegada al mercado de la serie RTX 30 de NVIDIA, y es completamente normal (como nota, esto generalmente solo sucede cuando conectas una gráfica RTX que tiene interfaz PCI Express 4.0 a una placa base que solo soporta PCI Express 3.0).

¿Qué tiene esto que ver con CSM? Pues como tiene que ver con la compatibilidad, si vas a la BIOS de la placa base y deshabilitas el soporte para CSM, la placa base solo emitirá un único pitido al arrancar el sistema aunque lo hagas con el monitor apagado. Ojo, porque hay ocasiones en las que los 4 pitidos tienen que ver con problemas en la memoria RAM y no a que la tarjeta de vídeo no haya detectado inicialmente un monitor, pero en este caso obviamente el sistema no arrancará (si te da los 4 pitidos por la situación que te hemos comentado arrancará sin ningún tipo de problema).

En todo caso ya lo sabes: si tienes una tarjeta gráfica de nueva generación (como las nuevas NVIDIA RTX o las dos últimas generaciones de GPUs de AMD) pero tu placa base no soporta el estándar PCI Express 4.0, es bastante probable que emita 4 pitidos cada vez que enciendes el equipo; es completamente normal y no te afectará para nada, así que no tienes nada de lo que preocuparte por ello.

1 Comentario