No busques más, estos son los monitores con tecnología Nano IPS

Nadie para la evolución de la tecnología y es uno de los motivos por los que este mundo del hardware es tan apasionante. Cuando hablamos de monitores en la actualidad hay dos tecnologías que se postulan para dominar el mercado más cercano de paneles para profesionales y gamers: OLED y Nano IPS. En ambos cambios hay un nombre común que fabrica dichas tecnologías, LG, por lo que es interesante ver cómo a regañadientes muchas marcas están tocando a la puerta de la compañía para adquirir paneles: ¿cuáles son los mejores monitores actualmente?

Ofrecer un listado de monitores es sencillo, pero como interesado comprador en uno de ellos conviene saber qué estamos comprando. Por ello, lo mejor es precisamente entender en que consiste esta nueva tecnología Nano IPS, porque de OLED aunque hemos hablado largo y tendido no hay monitores competitivos y prestacionales en el mercado, al menos de momento.

Nano IPS, ¿competidor directo de OLED?

Nano-IPS-3

No exactamente. Son dos tecnologías totalmente distintas en funcionamiento, base y concepto. OLED es sin duda más avanzada técnicamente, pero también más complicada de fabricar y sobre todo, sigue teniendo el problema del burn-in por la naturaleza de sus píxeles. La degradación por retención de imagen permanente hace que en cuanto a PC y sobre todo a gaming hablemos de una tecnología que ocupará sin ninguna duda el puesto TOP en monitores gaming: Nano IPS.

Esta reemplaza a los paneles IPS tradicionales y llega para ocupar el puesto que OLED no puede actualmente, es decir, llenar el mercado de una nueva hornada de monitores gaming con alta resolución y altos hercios. Aunque ya hemos hablado de esta tecnología en un artículo propio, resumiendo diremos que en este caso y a diferencia de IPS tradicional tendremos una capa de nanopartículas de retención fija que impulsa los colores mediante una matriz W-LED.

Lo que se consigue con esto es un mejor color, una partícula más pequeña (sobre 2 nm) y sobre todo una fidelidad con los espacios de color de la industria mucho más capaz, mejorando con ello las capacidades de este tipo de paneles frente a la competencia.

¿Por qué comprar un Nano IPS y no esperar a OLED?

Básicamente porque los monitores OLED para gaming, pese a los esfuerzos de la industria siguen siendo un unicornio, una quimera que todavía y tras miles de millones no terminan de llegar incluso tras la alianza de panelistas y patentes como es finalmente JOLED como empresa.

Nano IPS es más barata de producir, ya es una realidad, logran fabricar incluso paneles UWHD con alta tasa de hercios y los precios aunque algo caros por ahora, bajarán cuando todos los fabricantes la implementen y olvidemos IPS como tecnología ya vetusta. Dicho esto, ¿qué monitores hay actualmente para comprar en el mercado dentro del sector profesional o gaming? En stock hay realmente muy pocos y todos están enfocados a jugadores, pero la oferta crecerá porque su adopción está siendo muy rápida, así que conozcámoslos.

Viewsonic Elite XG270QG

Viewsonic-Elite-XG270QG

Es el primer monitor de ViewSonic en incluir este tipo de tecnología en un panel que adquiere un tamaño de 27 pulgadas con resolución 2K o QHD. Por lo tanto y como buen panel Nano IPS tendremos un tiempo de respuesta realmente bajo de solo 1 milisegundo, sobre todo si tenemos en cuenta que necesitaremos buen hardware para mover sus 165 hercios. Sorprende su alto contraste estático con 1000:1 para conseguir con ello un brillo de 350 cd/m2.

XG270QG_S04_l

El panel está definido como 10 bits, pero no son reales como tal, ya que es un 8 bits + A-FRC, que sin ser lo que se especifica realmente consigue un resultado prácticamente igual de nítido en cuanto a colores. Los ángulos son los típicos de 178º para vertical u horizontal, algo que agradeceremos teniendo en cuenta que tendremos un módulo G-SYNC para terminar con el flickering, stuttering y tearing.

Tiene filtro de luz azul, tecnología Flicker-Free, consigue un 98% de la cobertura DCI-P3, un 94% de NTSC, un 133% del sRGB, un Mini-Jack de 3,5 mm, un HDMI 1.4, un DisplayPort, tres USB-A 3.1 y un USB-B 3.1. Por último, tiene RGB como luces LED ambientales.

LG 27GL850-B

LG-27GL850-B

Es el menor de los hermanos que han sacado al mercado. LG como fabricante de los paneles Nano IPS está lógicamente disponiendo de los mejores monitores para gaming con esta tecnología y este es un buen ejemplo. Contiene un panel de 27 pulgadas con una resolución 2K que es capaz de trabajar a 144 Hz con un tiempo de respuesta de solo 1 ms.

Como buen panel Nano IPS obtiene un contraste de 1000:1 y un brillo exactamente igual al del ViewSonic con 350 cd/m3. También incluye una profundidad de 10 bits siendo estos realmente 8 bits + A-FRC.

Como características adicionales es compatible con HDR 10, FreeSync, LFC y Dynamic Action Sync, por lo que tendremos completo el espectro dentro del VRR a falta de G-SYNC en alguna de sus versiones. En cuanto a conectividad, asegura tener dos HDMI (no especifica versión), un DisplayPort 1.4, Daisy Chain, un USB-A 3.0, dos USB-A de salida en versión 3.0.

LG 27GN950-B

lg-27gn950-b-2

Es el hermano mayor del modelo anterior y posiblemente es el monitor más completo a día de hoy de 27 pulgadas. Porque a pesar de compartir dicho tamaño la resolución sube hasta 4K y el tiempo de respuesta se mantiene al igual que los 144 Hz. Por si fuese poco integra G-SYNC Compatible y FreeSync Premium Pro.

El resto de características son heredadas de su hermano menor, así que estamos ante un  monitor realmente sorprendente siendo un Nano IPS.

LG 34WK95U-W

LG-34WK95U-W

Estamos ante uno de los primeros y únicos monitores UWHQ del mercado, con un tamaño de 34 pulgadas y una resolución 5K de 5120 x 2160 píxeles e incluye un sorprendente brillo de 450 cd/m3 y un contraste de 1200:1 nada menos.

Eso sí, solo tiene 60 Hz y 5 milisegundos GTG, pero es que no es un monitor para gaming, sino para profesionales del sector de lo audiovisual, ya que logra una cobertura del 98% del DCI-P3. Integra dos HDMI, un DisplayPort y un Thuderbolt 3, sin olvidar los dos USB 3.0, USB 2.0 o el Mini Jack de 3,5 mm para audio. ¿Se le puede pedir más a un monitor de este tipo?