Apple quiere la independencia y también se desprende de AMD

Apple quiere la independencia y también se desprende de AMD

Rodrigo Alonso

Tras la sorprendente pero esperada noticia de que Apple abandonaba a Intel para pasar a utilizar sus propios procesadores basados en arquitectura ARM, ahora Apple parece que está buscando una independencia total del resto de fabricantes, puesto que una diapositiva filtrada se sugiere que Apple va a comenzar a utilizar sus propias tarjetas gráficas dedicadas, lo que significa que también pretende abandonar a AMD en este segmento de mercado.

Bajo el nombre «Metal GPU Family» (que parece haber sido tomado prestado de su API gráfica Metal), parece ser que los de Cupertino también están trabajando en fabricar sus propias tarjetas gráficas con GPU dedicada, y si la decisión de abandonar a Intel en el segmento de procesadores ha sido altamente criticada y puesta en duda, ahora se desvía la atención de los usuarios al apartado gráfico.

¿Apple abandona también a AMD?

Por el momento no existe una confirmación oficial al respecto, simplemente como decíamos antes se ha filtrado una diapositiva de una presentación que en teoría corresponde al WWDC2020. Esta diapositiva sugiere, además de los procesadores, Apple está haciendo también «limpieza de socios» en el apartado de hardware para gráficos.

Apple GPU AMD

Los SoCs que dan servicio al segmento para clientes de Mac, como los futuros iMac o MacBooks podrían incorporar a partir de ahora una iGPU basada en su propia arquitectura gráfica, mientras que las plataformas más grandes como la de los MacBook Pro e iMac Pro contarían con tarjetas gráficas dedicadas, pero también fabricadas por la propia Apple.

La «independencia» de Apple, ¿qué consecuencias tendrá?

Ya cuando Apple anunció su abandono de la arquitectura x86 para pasarse a ARM comentamos el hecho de que, en realidad, perder a Apple como cliente no va a suponer un agujero en la economía de Intel, si bien es cierto que al fin y al cabo va a suponer una pérdida. Apple no vende demasiados equipos -la fuente de su riqueza se basa, además de en sus abultados precios, en el sector móvil-, y de ellos no muchos contaban hasta ahora con gráficas de AMD, así que es de entender que las pérdidas para los de rojo tampoco van a suponer un agujero.

Lo que puede suponer que Apple pase a fabricar todo su hardware ya ha empezado a notarse, ya que está obligando a los desarrolladores a migrar su software a la arquitectura ARM, algo que no es para nada sencillo pero por ello Apple está dándoles bastantes facilidades. Si ahora proceden a fabricar sus propias GPUs, las consecuencias pueden ser variadas pero dependerá de qué arquitectura y cómo sea su API, pues podría darse la situación de que no encontremos ningún cambio sustancial a nivel operativo, o podría suponer otro cambio radical como es el salto a ARM en procesadores.

Apple-matrix

Las consecuencias más inmediatas que los analistas vaticinan es una proliferación de las ventas de los equipos actuales, justo antes de que cambien de arquitectura, algo lógico especialmente para aquellos que tengan dudas con respecto al rendimiento en ARM. Por otro lado, también puede haber una amplia proliferación de equipos Hackintosh, ordenadores construidos por piezas a los que se le instala el sistema operativo de Apple de manera «no oficial», pero que si se consigue compatibilidad funcionan igual de bien o mejor y por un precio muchísimo más económico.

Ahora, por supuesto, si Apple decide abandonar las GPUs de AMD y pasar a fabricar las suyas propias volverán a entrarle las dudas a los usuarios, y especialmente al sector profesional, que es el que más dinero invierte en la compañía ya que si para algo son buenos los ordenadores Mac es precisamente para aplicaciones profesionales de edición de audio y vídeo. Si las GPUs de Apple resultan ser de bajo consumo y baja potencia, podrían comenzar a verse en caída libre en los mercados. El tiempo lo dirá.