Esta es la primera placa Intel Z490 de gama alta, y no tiene PCIe 4.0

Esta es la primera placa Intel Z490 de gama alta, y no tiene PCIe 4.0

Rodrigo Alonso

No falta mucho para que Intel suba a la palestra su décima generación de procesadores Intel Core, de nombre Comet Lake-S y basadas en el nuevo socket Intel LGA1200. Con estos procesadores, las placas base también están a la vuelta de la esquina con el chipset Intel Z490 a la cabeza, y ahora la que parece ser la primera placa base de gama alta con este chipset se ha filtrado con la sorprendente «novedad» de que carece de interfaz PCI-Express 4.0.

Junto con los nuevos procesadores Intel Core, llegará la nueva hornada de chipsets; además del Z490 ya mencionado, llegará el resto de chipsets de la serie 400 (H470, B460, H410 y otros modelos), pero el fabricante todavía no ha definido sus características técnicas completas. No obstante y gracias a una nueva filtración, ahora ya conocemos las características técnicas de una de sus placas base -al menos en parte-, lo que ya nos va a decir mucho sobre las características y especificaciones técnicas del chipset.

Aunque lo que os vamos a mostrar a continuación está parcialmente «codificado», se puede ver claramente la marca «Intel 10th Gen», así que es muy probable que se trate de una placa base Intel Z490 de gama alta.

¿Es esta la primera placa base Intel Z490 para Comet Lake-S?

Especificaciones placa Intel Z490

Realmente, las características técnicas que podemos ver en la imagen adjunta son bastante generales y podrían valer para muchas placas base si no fuera porque se puede ver claramente que la placa está diseñada para procesadores Intel de décima generación. Se tapa el chipset, pero viendo las características no es complicado adivinar que se trata de un Intel Serie 400, y más concretamente hay muchas posibilidades de que sea un Intel Z490.

Dentro de estas características técnicas, que engloban todos los aspectos normales que podemos ver en una placa base, hay dos que llaman la atención: el primero es la ausencia de la interfaz PCI-Express 4.0, quedándose todavía en PCI-Express 3.0, y la segunda es que ya incorpora una tarjeta de red Intel 2.5G, denotando que Intel ya va dejando atrás las habituales tarjetas de red con conectividad Gigabit.

Intel dice que no es necesario PCI-Express 4.0… todavía

Desde hace ya tiempo, Intel ha adoptado una estrategia bien parecida a la de AMD en cuanto a los procesadores: la de la potencia bruta a base de meter más y más núcleos físicos. Esto es comprensible ya que la décima generación de procesadores no es sino una versión actualizada de la anterior, sin grandes cambios, así que podemos considerar casi normal que no hayan incorporado todavía la interfaz PCI-Express 4.0 en esta nueva generación.

Y es que Intel ya lo dijo anteriormente: PCIe 4.0 no es útil para jugadores. No lo necesitamos. Cosa rara, en todo caso, porque teniendo en cuenta que la competencia directa, AMD, ya ha añadido esta nueva interfaz en todas sus plataformas de nueva generación, resulta extraño que Intel no quiera competir con ellos también en este ámbito, aunque sea por seguir con la habitual «guerra de números».

No obstante tened en cuenta una cosa: por ahora lo que tenemos se trata de una simple filtración que, en teoría, viene de Intel, y ya se dijo anteriormente que los fabricantes de placas base tendrían libertad para modificar estas características. Teniendo en cuenta que técnicamente el chipset Intel Serie 400 sí que podrá admitir PCI-Express 4.0, no sería de extrañar ver placas base de fabricantes para procesadores Intel de décima generación que sí que incorporen PCIe 4.0.

Recordemos que después de Comet Lake-S vendrá Rocket Lake-S a 10 nm, y traerá bajo el brazo la nueva generación de chipsets de Intel, en la que ya seguramente sí que integren la interfaz PCI-Express 4.0. Sería extraño que Intel decidiera esperar a Alder Lake-S, generación en la que también se espera un nuevo cambio de socket, a Intel LGA1700 en este caso.