Cuidado al comprar un monitor, su HDMI 2.1 podría ser falso

El organismo encargado de otorgarle la certificación HDMI ha cambiado las normas acerca de la versión más avanzada de su estándar, de tal manera que vamos a ver dispositivos que vengan con un falso HDMI 2.1 y que, por tanto, carezcan del ancho de banda y las características por las que este se diferencia de las versiones anteriores del popular estándar para la transferencia de vídeo.

La versión 2.1 del estándar HDMI es la más avanzada hasta el momento y debido a sus altas especificaciones lo será durante un largo tiempo. No obstante, muchos fabricantes se están aprovechando de un punto débil en la licencia HDMI para vender cables y dispositivos con peores especificaciones técnicas que el HDMI 2.1 como si lo fueran.

El falso HDMI 2.1

Falso HDMI 2.1

El motivo por el cual vamos a ver aparecer dispositivos con un falso HDMI 2.1 que no cumplen las especificaciones mínimas, pero que van a obtener el sello para ser vendidos como tales tiene una explicación muy simple: varios fabricantes con productos que por especificaciones no llegan al estándar han hecho presión para cambiar las normas de lo que se considera HDMI 2.1 y lo que no. ¿Cuáles son los cambios que se han hecho en la certificación?

En primer lugar, hemos de tener en cuenta que la especificación HDMI 2.0 ya no existe, por lo que todos los dispositivos 2.0 pasan a ser 2.1, siendo este el estándar base. ¿Y qué ocurre con todas las características que trajo el HDMI 2.1 por encima de su antecesor?

Pues bien, bajo la nueva certificación todas ellas se vuelven opcionales. Expresado de otra manera, se les va a permitir a los fabricantes etiquetar productos HDMI 2.0 como 2.1. A cambio, los fabricantes deberán especificar cuáles de las características opcionales soportan y cuáles no. Por lo que nos podemos encontrar por ejemplo con un dispositivo que no soporte todas las características o que simplemente no tenga el suficiente ancho de banda para llegar a las resoluciones más altas como HDMI 2.1.

En resumidas cuentas, el mercado se llenará de dispositivos con un falso HDMI 2.1 y tendremos que ir con lupa para que no nos den gato por liebre y paguemos más por ello.

Los motivos detrás de este cambio

PS5 HDMI

Hemos de tener en cuenta que no se ha ido más abajo que el HDMI 2.0 en cuanto a especificación base por el hecho que este es necesario para el HDPC, el cual es clave para la reproducción de la mayoría del contenido comercial y, por tanto, con derechos de autor que ha aparecido en los últimos años.

No obstante el cambio no es porque el HDMI 2.0 es lo suficientemente bueno, sino por el hecho que no todos los televisores y monitores son iguales y para una gran mayoría todo lo que trae la versión 2.1 de la especificación no lo pueden mostrar. Por ejemplo, puede que estemos ante una pantalla pensada para reproducir contenido a 60 Hz en la que el VRR no es necesario o que el panel de nuestro monitor no soporte HDR dinámico. Aunque en especial también tenemos que tener en cuenta que no todas las resoluciones requieren el mismo ancho de banda y no tiene sentido transmitir 48 Gbps si por ejemplo si la GPU del PC o la tarjeta no soporta tales resoluciones.

Por ejemplo, la consola PlayStation 5 tiene un puerto HDMI con un ancho de banda de 32 Gbps, por lo que no cumpliría bajo la vieja certificación 2.1, pero es más alta que los 18 Gbps del HDMI 2.0 y, por tanto, es lo suficientemente buena como para permitir resoluciones a 4K a 120 Hz. ¿Lo vamos a notar? Para el usuario medio esto no va a suponer ninguna diferencia excepto en la representación del color al ser 4:2:2 en vez de 4:4:4, sin embargo, es lo suficientemente buena para el vulgo. Otra de las omisiones es el VRR, el cual será parcheado pronto por SONY.