Estas son todas las novedades que trae HDMI 2.1 para gaming

Estas son todas las novedades que trae HDMI 2.1 para gaming

Javier López

Tenía que llegar y así ha sido. El estándar HDMI y su organización han puesto al día todo lo referente con esta interfaz, desde sus cables hasta los anchos de banda, donde ahora están mucho más enfocados al gaming que nunca, y prueba de ello es su implementación en nuevos modelos tanto de monitores como de televisiones. Las novedades de HDMI 2.1 son amplias y los jugadores deben de tenerlas en cuenta para apostar un este estándar de futuro así como en su nuevo hardware.

Todo amante de esta interfaz la recibirá con los brazos abiertos, ya que supone un salto cualitativo hacia delante de su organización. Pero hay que matizar ciertos detalles sobre sus novedades si queremos aprovechar al 100% todas sus virtudes, así que sin más dilación vamos a conocerlas más a fondo.

HDMI 2.1, todas las novedades del estándar

HDMI-2.1

La principal queja de todos los usuarios sobre la versión 2.0 de la actualidad era precisamente la falta de ancho de banda disponible. Esto se ha solucionado de manera muy elegante por parte de la organización, ya que ahora se admiten velocidades de actualización más rápidas y resoluciones más altas. Podremos tener, por ejemplo, 8K a 60 Hz o 4K a 120 Hz de forma nativa y sin compresión de color.

Esto desde el punto de vista de los gamers será bien recibido, pero insuficiente una vez más, al menos para aquellos que estaban esperando el 4K@144 Hz por esta interfaz. La resolución máxima permitida será de 10240 x 4320 píxeles, lo que equivale al llamado 10K.

Aunque no es sorprendente per se, sí que cumple con la máxima calidad y definición que se puede y se podrá encontrar en el mercado, así que cubre todo lo necesario para un futuro cercano. Además, se ha añadido HDR dinámico (Dynamic HDR) como soporte nativo, donde este permite una progresión notable en la calidad general de la imagen de vídeo desde SDR a HDR estático, y ahora HDR estático a HDR dinámico.

La compatibilidad con HDR dinámico garantiza que cada momento de un vídeo se muestre en sus valores ideales de profundidad, detalle, brillo, contraste y además en gamas de colores más amplias, escena por escena o incluso frame por frame.

Hasta 48 Gbps, mejor EMI, eARC y VRR

Tabla formatos de imagen HDMI

El ancho de banda máximo para esta versión de HDMI 2.1 es de 48 Gbps, una mejora más que notable que además incluye en los cables certificados una emisión EMI muy baja sin perder la compatibilidad con las anteriores especificaciones HDMI.

Con eARC se garantiza la misma facilidad de uso que en versiones antiguas de la interfaz, pero se añaden formatos de audio más avanzados y la más alta calidad de sonido existente. En cuanto a gaming, los jugadores pueden esperar varias características clave que mejorarán la experiencia frente a HDMI 2.0 y solo en monitores y televisiones compatibles.

En primer lugar se añade soporte al tan buscado VRR, por lo que se elimina total o parcialmente el LAG, stuttering y el tearing mientras jugamos. Esto se hará o bien con FreeSync en sus diferentes versiones y según el producto que compremos, o bien mediante G-SYNC Compatible. Por si fuera poco, también se añade soporte a ALLM.

ALLM, QMS y QFT, además de un cable certificado

HDMI-2.1-cable

Auto Low Latency Mode sincronizará el hardware existente con la configuración ideal de latencia, todo de forma automática, lo que mejorará la suavidad del juego. Este setting normalmente se especificará, según cada fabricante, como una característica denominada de forma diferente por cada uno de ellos. Algunos lo llaman Game Mode, otros Game Plus, pero en definitiva es la misma tecnología con distinta nomenclatura.

Por último, la organización ha añadido QMS y QFT, dos tecnologías para mejorar los retrasos, incluida dentro de la VR. Hay que matizar que aunque los cables HDMI actuales son compatibles, para el mejor rendimiento se necesita un nuevo cable que llegue certificado bajo el la premisa de Ultra High Speed, con su correspondiente logotipo.

Solo así se garantiza que ha pasado por todos los estándares necesarios así como las pruebas que lo certifican, algo que será necesario si queremos asegurarnos el mejor rendimiento con pantallas de alta resolución o Hz.