¿Habrá placas base para PC con memoria RAM DDR4 y DDR5 en Intel y AMD?

Estamos en pleno proceso de transición entre dos tipos de memorias y como ya ocurriera en el pasado es lógico pensar que el paso a lo nuevo va a traer consecuencias. Y no estaríamos falta de razón, porque un cambio de este tipo implica comprar un PC nuevo casi en su totalidad, al menos en los componentes clave, donde el precio no acompaña, pero ¿veremos una vez más algunas placas base con DDR4 como DDR5 tanto en AMD como en Intel?

No todo el mundo puede (y quiere) actualizar las piezas clave de cualquier PC actual y mucho menos con los precios que estamos viendo por diversos motivos. Por ello, no faltan aquellos que solo podrían cambiar una parte de sus equipos, manteniendo el resto, donde en este caso en concreto sería la DDR4 que tendrían actualmente. ¿Es posible tener un PC con DDR4 y DDR5 dados los importantes cambios sufridos en esta última?

Intel y AMD, caminos distintos para sus plataformas DDR4 y DDR5

AMD vs Intel CPU

Lo cierto es que tenemos que entender que en cuanto a tiempos de lanzamiento ambas compañías van a tomar caminos distintos. Esto es importante porque como bien sabemos Intel va a llegar primero con DDR5, mientras AMD se quedará con DDR4.

Lo importante a priori es que actualmente el controlador de memoria está dentro del propio procesador, por lo que este determina qué tipos de memoria acepta y cuáles no, así como sus velocidades. Entonces, ¿quién estaría listo para ambos tipos?

La respuesta la dará primero la plataforma y en segundo lugar los fabricantes. En el primer argumento tenemos a AMD con Zen 3 y Zen 3+, los cuales mantendrán AM4 como socket y por consiguiente seguirán admitiendo DDR4, pero no DDR5. Intel se adelanta con Alder Lake-S antes de finales de año y sí que dará soporte a ambos tipos de memoria, pero no le interesa mantener la menor de ellas.

Placas base con DDR4 y DDR5: el precio, la aceptación y el rendimiento son la clave

DDR4 vs DDR5

Llegar primero no es sinónimo de éxito en muchos ámbitos y puede que a Intel le pase factura. Soportar DDR5 de inicio con los precios que tiene actualmente y con un salto de rendimiento no justificado en gaming (no así en servidores) puede que termine por echar hacia atrás al consumidor.

Si todo se cumple, Zen 3+ será más potente que Alder Lake-S a igualdad de núcleos e incluso en gaming, manteniendo DDR4 con precios más competitivos y con mayor surtido de chipsets y placas base disponibles. Además, cuando llegue Zen 4 al mercado la DDR5 estará más asentada gracias al paso de Intel, por lo que no hay motivos para pensar que AMD soportará ambos tipos de memoria.

Por último, tenemos a los fabricantes. ASRock es especialista en dar cabida a distintos tipos de memoria en una misma placa base, pero aquí hay cambios significativos en el salto de una memoria a otra. Ahora los VRM que suministran y controlan el voltaje están en los propios módulos, lo que implica que en modelos de alta velocidad se necesitaría un sistema de fases competente en DDR4 y sobredimensionado en DDR5.

Los carriles eléctricos son distintos completamente por estos motivos, lo que implica dos diseños distintos de energía en una misma placa. ¿Veremos entonces placas base con DDR4 y DDR5? Complicado, extremadamente improbable, no imposible, pero complicado, tendremos que esperar a ver si algún fabricante se atreve.

¡Sé el primero en comentar!