En qué se diferencia la cancelación activa y pasiva de ruido en los auriculares

Escrito por Juan Diego de Usera

Un término que casi seguro todos vosotros habréis escuchado alguna vez, especialmente cuando estáis mirando auriculares para vuestros ordenadores, es el que hace referencia a la cancelación de ruido. Esta técnica es la que se emplea en este tipo de dispositivos para intentar minimizar el impacto negativo que tiene en el oyente el ruido ambiente que le rodea en todo momento. Y, desde un tiempo a esta parte, se está comenzando a popularizar en ciertos modelos el empleo de la cancelación activa de ruido. En este artículo veremos cuál es su diferencia con la cancelación pasiva.

Un elevado nivel de ruido ambiente puede arruinar por completo la experiencia sonora de cualquier usuario. Desde el continuo paso de los coches, hasta el sonido de las personas hablando a nuestro alrededor, todas estas fuentes de sonido acaban llegando a nuestros tímpanos, mezclándose con el sonido que estamos intentando escuchar. Ante este asalto a nuestros pabellones auditivos, los usuarios generalmente recurrimos a incrementar el sonido de la fuente de este. Pero este tipo de solución no es la más adecuada. Especialmente si no queremos llegar a la edad adulta con nuestro sistema auditivo permanentemente dañado.

¿Qué es la cancelación pasiva de ruido?

Así como los auriculares supraurales no hacen gran cosa por eliminar las fuentes de sonido externas, los intraurales y los circumaurales hacen un trabajo mucho mejor, porque ellos emplean un sistema denominado “cancelación pasiva de ruido“. Este tipo de cancelación se basa en ponerle obstáculos al sonido externo que quiere llegar a nuestros tímpanos, de manera que, aunque llegue, lo haga en una proporción muy inferior al volumen que se podría escuchar si no se llevaran puestos los auriculares.

Las barreras que se le suelen poner son:

  • en el caso de los modelos intraurales, el insertar el auricular dentro del canal auditivo, sellándolo del exterior empleando unos conos de silicona flexible que se adaptan al diámetro del canal auditivo. De esta manera, la onda sonora que proviene del exterior tiene más problemas para alcanzar al tímpano.
  • por su parte, en el caso de los auriculares supraurales, las almohadillas con las que se recubren las copas de los auriculares suelen realizarse con espuma que actúa absorbiendo el sonido externo. Obviamente, los resultados finales son diferentes si los auriculares son del tipo abierto o cerrado.

Este tipo de cancelación de ruido es el más empleado en los auriculares hoy en día, a la vez que es la más barata de producir.

¿Qué es la cancelación activa de ruido?

Este tipo de cancelación es la más avanzada y, a su vez, la más efectiva. Esta modalidad emplea un micrófono en el exterior de los auriculares, de manera que recibe el sonido ambiente y crea una onda sonora igual que la de este sonido, pero contraria. Es decir, que la suma de ambas ondas se contrarresta y crea silencio.

Obviamente, como ya hemos comentado, el uso de esta tecnología produce unos resultados mucho mejores en los oídos de los usuarios. Pero, por otro lado, los auriculares que la emplean suelen ser bastante más caros que aquellos que emplean la cancelación pasiva del ruido. Al fin y al cabo, el auricular debe de incorporar su propio procesador para analizar la onda sonora externa y, luego, generar la onda inversa que anule a la original.

Otro aspecto a tener en cuenta con este tipo de cancelación de ruido es que, si no se ha implementado bien en los auriculares, pueden hacer que la onda sonora generada para cancelar la externa sea demasiado fuerte y acabe convirtiéndose en una molestia para el usuario.

Continúa leyendo