Los SSD podrían bajar aún más de precio: un 10% más baratos en el primer trimestre de 2019

El precio de la memoria NAND Flash va a seguir cayendo durante el comienzo del próximo año 2019, a pesar que los fabricantes de este tipo de memoria, destinada al almacenamiento sólido, ya han reducido bastante su volumen de fabricación. Esto significa que el precio de los SSD va a seguir bajando durante ese tiempo, estimándose que el total que bajaría sería de un 10%, por debajo de los actuales precios.

Durante el año 2018, los fabricantes de memoria NAND Flash han conseguido madurar al máximo sus procesos TLC de 64 capas, a la hora de fabricar chips de memoria NAND Flash. Esto ha hecho que el rendimiento de chips fabricados por oblea haya subido bastante. Sin embargo, ciertos factores, como unas bajas ventas de teléfonos móviles y la guerra comercial que hay entre USA y China, ha provocado que no se hayan vendido tantos de estos chips como los fabricantes habían previsto para este año.

También es verdad que los usuarios han sido bastante reacios a comprar SSD debido al precio desproporcionadamente alto que tenían este tipo de unidades en el mercado. Esto, por su parte, ha provocado una contracción de este mercado, que en nada ha beneficiado ni a usuarios ni a fabricantes.

La bajada de precio de los SSD continuará mientras siga habiendo exceso de stock

En estos meses ha seguido habiendo un gran exceso de stock de chips NAND, lo que ha provocado que el precio de los SSD se haya, literalmente, desplomado. Solo ayer veíamos el primer SSD de 500 GB, que bajaba su precio de venta por debajo de los 60 euros, cuando hasta marzo de este año, este tipo de unidades de almacenamiento sólido costaban más de 200 euros, de manera generalizada. Es decir, que el exceso de stock de chips de memoria NAND nos está beneficiando, en gran manera, a los usuarios de SSD y de dispositivos de telefonía móvil.

En cualquier caso, los fabricantes de NAND ya han moderado su ritmo de producción, en un esfuerzo por intentar mitigar este exceso de stock. Pero este exceso va a seguir disponible en el mercado, al menos, durante el primer trimestre de 2019, según se desprende de los últimos informes que ha publicado DRAMeXchange. Esto es lo que va a propiciar que los precios de la memoria NAND Flash y, por ende, el de los SSD, sigan cayendo, al menos un 10%, durante el comienzo del próximo año 2019.

Esto nos va beneficiar a todos los usuarios del sector de ordenadores de escritorio, como es lógico. Ver SSD todavía más baratos puede hacer que lleguemos antes a la paridad entre el almacenamiento sólido y el mecánico.