El primer producto para consumidores Intel Optane es un SSD para caché

Escrito por Rodrigo Alonso

El primer dispositivo basado en la nueva tecnología Optane de Intel, con chips 3D Xpoint, será un SSD para caché en formato M.2. Así lo ha confirmado la compañía, acompañando el anuncio con las palabras de Navin Shenoy, gerente de la división de computación en la compañía, quien afirma que el utilizar éstos SSDs de caché Optane mejorarán el rendimiento general del PC en un 28%, y acelerarán la carga de juegos un 65%.

Vamos a hablar de las características del dispositivo, y al final os contamos cómo funciona ésta memoria Intel Optane. Según Intel (bueno, y según todos porque es evidente) los consumidores están tendiendo a sustituir sus discos duros convencionales por SSDs para el sistema, pues como hemos dicho siempre es el cambio que más se nota en términos de rendimiento por la inversión de dinero que supone. Claro que, dado que la capacidad de los SSDs es bastante limitada y los juegos cada vez ocupan más espacio, hay muchas veces en las que los usuarios tienen que seguir recurriendo a discos duros mecánicos de gran capacidad. Es en éstos casos donde el contar con un SSD de caché acelera enormemente el sistema, pues gracias a las tecnologías ReadyBoost y Smart Response, el SSD Optane almacenará los datos a los que se accede con mayor frecuencia acelerando cualquier tipo de operación.

Los SSDs Optane que Intel va a lanzar al mercado del consumidor en primera instancia tienen formato M.2 2280 de una sola cara, con interfaz PCI-Express 3.0 x2 y protocolo NVMe. Éstas unidades ofrecerán velocidades de lectura de 1200 MB/s y hasta 280 MB/s de escritura, un rendimiento bastante pobre para la interfaz que tienen, pero ojo al dato porque ofrecen hasta 300.000 IOPS en operaciones de acceso aleatorio 4K, con hasta 70.000 IOPS en escritura. Una brutalidad. Además, los SSDs Intel Optane para caché cuentan con una capacidad aberrante de encolar tareas (y con la velocidad de proceso que tienen las dan salida casi al instante). A destacar también que tienen una durabilidad estimada de 100 GB escritos por día.

Cómo funciona la memoria Intel Optane

La premisa que llevó a Intel a la creación de éste tipo de memoria es muy sencillo: a nadie le gusta esperar. Ni para jugar, ni para ver películas, ni para que carguen archivos de gran tamaño mientras trabajamos. La cantidad de datos que creamos, utilizamos y guardamos hoy en día se ha visto multiplicada en comparación con hace unos años. Por ejemplo, Windows 10 requiere alrededor de 20 GB disponibles en el disco, y algunos de los últimos juegos de PC como por ejemplo GTA V ocupan alrededor de 65 GB. Si a esto le añadimos el hecho de que cada vez tenemos más fotos y vídeos en mayores resoluciones y que por lo tanto ocupan más, es fácil entender que la cantidad de espacio de almacenamiento que necesitamos los usuarios ha crecido muchísimo en los últimos años.

A día de hoy la mayoría de los usuarios todavía utilizamos discos duros mecánicos para nuestras necesidades de almacenamiento. Según Intel, un 79% de los PCs de sobremesa todavía tienen discos mecánicos como unidad primaria (contrastando con el hecho de que cada vez más gente está comprando SSDs para el sistema operativo). El hecho es que aunque estos discos mecánicos satisfacen de sobra la necesidad de capacidad de almacenamiento, también son mucho más lentos y ralentizan todo el sistema en comparación con un SSD.

Ahí es donde entra en juego la memoria Optane de Intel, aumentando la velocidad de carga de cualquier aplicación, juego o archivo de gran tamaño para que los usuarios no tengan que esperar tanto tiempo. La nueva memoria guarda los archivos a los que más accedemos y los carga en un abrir y cerrar de ojos. Así es como funciona cualquier tipo de memoria caché, e Intel ha sido el primero en traerla al mercado del consumidor.

Continúa leyendo
  • perkas

    Siendo de Intel, a ver lo que cuestan…