Rumor: Microsoft podría adquirir AMD

Rumor: Microsoft podría adquirir AMD

Guillermo de Ángel

En un movimiento que una vez que lo piensas tiene todo el sentido del mundo, Microsoft podría estar interesada en la compra de AMD, y al parecer llevan ya unos meses en conversaciones en respecto a este asunto, aunque aún no hay confirmación de ningún tipo.

Según informan en KitGuru, el gigante del software estaría interesado en la compra porque aunque no lo necesite conseguiría un 2×1. Nos explicamos:

Microsoft lleva un montón de años vendiendo consolas, y a pesar de contar con una división encargada de diseñar los chips de dichos productos, usaban en su mayoría los diseñados por AMD (para la Xbox One) y Nvidia (los reproductores Zune).

Con esta compra conseguiría dos cosas, la primera sería ahorrarse algo de dinero con cada venta de la Xbox One. Ahora mismo, Microsoft paga alrededor de 100 dólares por cada SoC de AMD dentro de la consola, y teniendo en cuenta que se han vendido unos 12.6 millones de unidades da un total de 1.26 miles de millones y ya casi habrían podido comprar la compañía, pues AMD está valorada en 1.92 miles de millones (tres veces menos que cuando se hicieron con ATI).

mamd

Microsoft sin duda tiene la capacidad de comprarla, pues cuenta con alrededor de 95 miles de millones a su disposición, más que de sobra, y les ahorraría un montón de dinero cada año solo por los chips de la consola, a lo que habría que sumar el tema de los smartphones y tablets, si se animaran a ello.

Por otro lado, lo segundo que conseguiría el gigante del software sería cabrear a Sony, pues éste tendría que decidirse entre pagar a Microsoft con cada venta de la PlayStation (también lleva AMD) o lanzarse a crear una plataforma completamente nueva usando tecnologías de otros fabricantes como Intel o Nvidia.

Por ahora ni Microsoft ni AMD se han pronunciado sobre el tema, pero sin duda oiremos hablar del tema a medio plazo. También hay que decir que este asunto aparece en un momento un tanto revuelto para AMD, por las críticas que están teniendo sobre su última generación de tarjetas gráficas.