¿Dudas si comprar un ratón con trackball? Estas son sus ventajas

¿Dudas si comprar un ratón con trackball? Estas son sus ventajas

Rodrigo Alonso

La enorme mayoría de usuarios de PC utilizamos un ratón convencional, pero en el mercado -y desde hace muchísimo tiempo- existe una variante de ratón para PC llamada «trackball«. Estos ratones son una minoría, pero proporcionan una serie de ventajas (y desventajas, claro) sobre los normales que hacen que, quienes los utilizan, ya no quieren volver a los normales nunca más. Os contamos cuáles son esas ventajas y desventajas a continuación.

Es probable que hayas escuchado hablar de los ratones con trackball, y que los usuarios que los utilizan están sumamente contentos con ellos, así que vamos a ver cuáles son los motivos por los cuales tienen esta percepción sobre este tipo de ratones.

Ergonomía y confort

 

En los últimos años, ha crecido la preocupación de los usuarios acerca de la ergonomía en los ratones, especialmente para usuarios que se pasan muchas horas al día utilizándolos. Y, aunque las compañías han hecho grandes esfuerzos en mejorar la ergonomía de los ratones convencionales, la posición de la mano y sobre todo de la muñeca al utilizarlos sigue siendo antinatural (la tenemos girada 90º con respecto a su posición natural), lo que en ocasiones causa cansancio e incluso síndrome del túnel carpiano.

En los ratones con trackball (o al menos en la mayoría de ellos) esta situación cambia, pues podemos colocar la mano en una posición más natural y, además, no tenemos que estar moviendo el ratón por la superficie. El resultado es una mejor ergonomía y una reducción casi total del cansancio al utilizarlos.

Durabilidad

El ratón es uno de los pocos componentes del PC que requiere estar moviéndose para realizar su función, y esto lógicamente produce desgaste. Un ratón «malo» y barato fallará bastante rápidamente, mientras que aunque uno de buena calidad nos dure mucho tiempo, seguirá teniendo desgaste y terminará fallando antes o después, especialmente si lo usamos para gaming y hacemos muchos movimientos agresivos con él.

Por su parte, dado que un ratón con trackball no se mueve de su sitio, este desgaste se reduce bastante y, aunque también terminan fallando, la realidad es que su esperanza de vida es mucho mayor que la de los ratones convencionales.

Eficiencia

Si no has utilizado un ratón con trackball nunca, necesitarás bastante tiempo hasta que de acostumbres a utilizarlo de manera adecuada. Pero una vez que estés acostumbrado y lo domines, la eficiencia a la hora de apuntar con el cursor del ratón crecerá bastante, especialmente si necesitas realizar movimientos leves y precisos. Los trackball también son mejores para mover el cursor de un lado a otro de la pantalla rápidamente, ya que requieren solo un giro en los dedos.

La desventaja de estos ratones también se plasma aquí, ya que en juegos y especialmente en los de tipo FPS este tipo de ratones son casi inválidos (se puede jugar, pero sería horrososo especialmente por el giro de la cámara).

Espacio en la mesa y para transportarlos

Dado que no tenemos que mover de sitio este tipo de ratones, el espacio que necesitamos en la mesa es mucho menor, lo cual es una ventaja y, especialmente, si elegimos un ratón trackball inalámbrico.

La contrapartida viene si tenemos que llevarnos el ratón de un sitio para otro -por ejemplo junto con un portátil- ya que, por norma general, este tipo de ratones es bastante más grande que uno normal.

Conclusión

En definitiva, los ratones con trackball suelen ser una excelente opción para usuarios que utilizan el PC para trabajar y especialmente para aplicaciones que requieren precisión, como Photoshop u otros programas de diseño gráfico. Tienen una mejor ergonomía y nos cansaremos menos al utilizarlos, pero la parte mala que tienen es que normalmente serán muy tediosos de utilizar en juegos, y si necesitamos llevarlos de un sitio a otro, son demasiado grandes y pesados.

La elección, en todo caso, queda en vuestras manos.