Corsair Crystal 680X, review: la nueva caja tope de gama de Corsair, con diseño de dos cámaras

Con un diseño en dos cámaras separadas, cristal templado y una potente iluminación RGB incorporada, la nueva Corsair Crystal 680X se ha convertido no solo en una de las cajas tope de gama del fabricante, sino también en un producto que ha levantado mucho interés entre los usuarios. Hoy os traemos nuestro análisis de esta Corsair cristal 680X, en el que os la vamos a enseñar con todo lujo de detalles y os vamos a contar qué tal funciona a la hora de la verdad.

Son muchas, muchísimas las características especiales que tiene esta caja, pero el denominador común es, sin duda, la calidad. Se trata de una caja que no es para nada barata, pues su precio de venta recomendado es de 250 euros (aunque en algunas tiendas se venda más cara), y por ello Corsair ha echado toda la carne en el asador en cuanto a calidad de materiales -incluyendo, claro, cristal templado- y en cuanto a facultades, incluyendo el hecho de que se incluyen de fábrica nada menos que cuatro ventiladores para ofrecer un nivel de refrigeración superior, a la altura del hardware de más alta gama.

Índice

Características técnicas

Corsair describe la Crystal 680X como una caja de formato ATX de doble cámara, diseñada para proporcionar el máximo nivel de personalización y refrigeración con espacio para hasta 8 ventiladores y cuatro radiadores de refrigeración líquida, incluyendo uno de 360 mm de longitud. Se incluyen cuatro ventiladores de serie (tres LL120 RGB en el frontal), y la caja cuenta con un total de tres paneles de cristal templado (lateral, parte superior y frontal), y nos da la posibilidad de montar la tarjeta gráfica en vertical, algo que os vamos a poder mostrar puesto que el fabricante también nos ha enviado su accesorio (de venta por separado) Premium PCIe 3.0 x16 riser, que nos permitirá conectar la tarjeta gráfica a la placa base aunque estén separadas.

El fabricante destaca en total nueve características principales en esta caja:

  1. Enormes posibilidades de refrigeración: con los cuatro ventiladores incluidos se forma todo el flujo de aire necesario para mantener frescos todos los componentes del interior. La Crystal 680X está diseñada para proporcionar un alto flujo de aire pero manteniendo la icónica estética de la familia de cajas Crystal, y para ello han utilizado unos anclajes de goma para el cristal de la parte superior de 7 mm. No obstante, para aquellos que prefieran una estética más conservadora, se incluyen un par de espaciadores extra de goma.
  2. Tres ventiladores LL120 TGB incluidos: preinstalados en el frontal de la caja, no solo aseguran una gran refrigeración sino también una bonita iluminación RGB configurable.
  3. Control inteligente: junto con la caja se incluye preinstalado un Corsair Lighting Node PRO, lo que convierte a la Crystal 680X en una caja “Smart”, potenciada por el software Corsair iCUE que nos permitirá configurar todos sus parámetros de rendimiento e iluminación.
  4. Diseño en dos cámaras: su diseño con dos cámaras facilita un sencillo montaje de los componentes en su interior, y a la vez separa los componentes que más calor generan del resto para favorecer unas mejores temperaturas de funcionamiento.
  5. Tres paneles de cristal templado transparentes: ensamblados en el techo, el lateral y el frontal de la caja, proporcionan a la caja una estética muy bonita y nos da visión directa del hardware del interior.
  6. Potencial de refrigeración masivo: se pueden instalar hasta 8 ventiladores de 120 mm, o bien 7 de 140 mm. También tiene hueco para instalar hasta 4 radiadores de refrigeración líquida, incluyendo uno de 360 mm de longitud.
  7. Puerto USB 3.1 Gen-2 Type-C: ubicado en el panel frontal, Corsair pone a disposición de los usuarios la conectividad más rápida hasta la fecha.
  8. Opciones de almacenamiento flexibles: la caja admite la instalación de hasta 3 discos duros de 3.5 pulgadas y cuatro más de 2.5 pulgadas, todos ellos con instalación sin herramientas.
  9. Anclaje de GPU en vertical: la caja cuenta con un zócalo de instalación vertical para la tarjeta gráfica, de manera que no solo podamos verla a través del cristal, sino que también la separaremos de la placa base y los SSDs NVMe para mejorar las temperaturas.

Vamos a ver un croquis de la caja, porque aunque es en realidad bastante sencilla e intuitiva, tiene bastante miga.

1.- Puntos de anclaje frontal para 3 ventiladores de 120 mm / 2 de 140 mm. Soporta radiadores de 360, 280 y 240 mm.
2.- Puntos de anclaje superior para dos ventiladores de 120 / 140 mm. Soporta radiadores de 280 y 240 mm.
3.- Puntos de anclaje inferior para dos ventiladores de 120 / 140 mm. También se pueden instalar ventiladores de hasta 280/240 mm aquí.
4.- Punto de anclaje trasero para un ventilador de 120 / 140 mm. De serie viene instalado un ventilador Corsair SP120 aquí.
5.- Hasta 330 mm de espacio para tarjetas gráficas, 180 mm para disipadores de procesador, y 225 mm para la fuente de alimentación.
6.- Tres ventanas de cristal templado transparentes, colocadas delante, en el techo y en el lateral.
7.- Caja para cuatro discos de 2.5 pulgadas.
8.- Caja para tres discos de 3.5 pulgadas.
9.- Multitud de perforaciones engomadas para enrutamiento de cables.
10.- Filtros anti polvo extraíbles en el techo, frontal, suelo y bajo la fuente de alimentación.
11.- Tres ventiladores LL120 RGB incluidos.
12.- Un ventilador SP120 incluido.
13.- Un Corsair Lighting Node PRO incluido (*En el croquis ha un error y pone 12 también).

Unboxing y análisis externo

La Corsair Crystal 680X viene embalada en una caja de cartón de grandes dimensiones y peso, en cuya cara frontal podemos ver marca, modelo, y un dibujo de la caja en una vista a tres cuartos.

En ambos laterales tenemos otro esquema de la caja, en este caso con sus características técnicas y destacando el frontal y el lateral. También hay una pegatina que nos confirma el color, en este caso el negro. Finalmente, en la cara trasera del embalaje tenemos un croquis completo de la caja desensamblada con sus partes principales destacadas.

En el interior tenemos la Crystal 680X perfectamente protegida por dos generosos trozos de poliespán expandido, y a su vez la caja viene envuelta en plástico antiestático. Ya fuera de su embalaje, aquí tenéis la caja.

Como ya adelantábamos antes, el diseño de la Crystal 680X divide la caja en dos zonas. En el frontal podemos ver en la parte izquierda una gruesa lámina de cristal templado tras la que se encuentran los tres ventiladores Corsair LL120 incluidos, dejando a la derecha una zona de plástico completamente lisa.

El lateral izquierdo de la caja está dominado casi completamente por otra lámina de cristal templado, con los bordes oscurecidos. Este lateral se puede abrir con una bisagra, y su anclaje a la caja en el lado opuesto a las bisagras es magnético. Aquí también podemos ver unas grandes rejillas en la zona frontal, por donde entrará el aire fresco del exterior para los tres ventiladores frontales.

El lateral opuesto está dominado por una gran plancha de acero SECC de color negro, con un filtro magnético en la zona inferior que servirá para que entre aire a la fuente de alimentación. Este filtro es obviamente extraíble desde el exterior para que podamos limpiarlo con facilidad.

Vamos a la parte trasera, donde vemos nuevamente la división en dos zonas. La parte derecha está dominada por la rejilla tras la que se esconde el ventilador SP120 incluido, si bien tiene anclajes para poder poner ventiladores de 140 mm si queremos. Debajo, los zócalos de expansión PCI-Express y el hueco adicional de dos slots para poder montar la tarjeta gráfica en vertical. En la zona izquierda, tenemos una gran rejilla de ventilación, y el hueco para instalar la fuente de alimentación en vertical.

En la parte superior tenemos otra gran lámina de cristal templado que ocupa toda la parte izquierda, sujeta con cuatro tornillos apoyados sobre gomas. Bajo esta tenemos hueco para instalar dos ventiladores de 120mm o bien un radiador de hasta 240mm. En el otro lado, continua la cubierta de plástico negro que vimos en el frontal, pero aquí también tenemos los botones de encendido y reset, los dos puertos USB 3.0 y el puerto USB 3.1 Type-C reversible, y los dos minijacks de audio habituales.

Para terminar con el análisis externo, nos queda ver la zona inferior, dominada por un gran filtro anti polvo que podremos extraer fácilmente desde el lateral y que nos deja ver anclaje para dos ventiladores de 120/140 mm o radiadores de hasta 280 mm. También tenemos cuatro grandes patas que elevan la caja unos centímetros para permitir la entrada de aire sobre esta zona y, dado que tienen inserciones de goma, absorber vibraciones.

Análisis interno y montaje

Tal y como explicábamos antes, el lateral izquierdo de la caja se abre con dos bisagras. Para sacarlo, tendremos que retirar un tornillo y tirar hacia arriba.

La lámina de cristal superior también se puede retirar quitando los cuatro tornillos (se pueden quitar con los dedos). Como decíamos antes, esta lámina está apoyada sobre unas piezas de goma.

Retiramos también la plancha metálica del otro lateral, y a falta de quitar el frontal ya podemos ver el interior. En esta zona principal del interior tenemos el espacio para montar exclusivamente la placa base, así como tantos radiadores de refrigeración líquida como queramos, pues las opciones son inmensas como vimos al principio.

En la zona trasera tenemos el ventilador SP120 preinstalado, un ventilador que bajo mi punto de vista no pinta nada en una caja de estas características puesto que, aunque es un buen ventilador, teniendo espacio para un modelo de 140 mm aquí y siendo una caja que destaca por su iluminación, bien podrían haber instalado un SP140 para hacer juego con los frontales. También podemos ver los zócalos de expansión PCI reutilizables y perforados, así como el doble zócalo para montar la tarjeta gráfica en vertical.

Corsair lo ha puesto muy fácil para retirar los tres ventiladores frontales, pues éstos vienen montados en un marco metálico que podremos retirar de una vez con solo dos tornillos. La parte mala de esto es que tendremos que abrir la caja y quitar estos tornillos para poder sacar el filtro anti polvo, pues no es retirable desde fuera.

Vamos a la parte opuesta de la caja, en la que tenemos el espacio para instalar la fuente de alimentación en la zona inferior, y un buen número de discos duros justo encima de ésta. En total tenemos tres espacios para discos de 3.5” y cuatro para discos de 2.5”. Aquí veo otro “contra” de diseño, pues estas cajas de discos van a estorbar para acceder al backplate del disipador de la placa, así como para canalizar los cables de la zona superior, como el EPS de 4+4 pines de la fuente de alimentación.

También en esta zona encontramos el Lighting Node Pro y el HUB RGB, con los tres LL120 ya conectados. Teniendo en cuenta las características, el número de ventiladores incluidos y el precio de la caja, creo que habría sido más acertado el haber instalado un Commander Pro en lugar de Lighting Node Pro, la verdad, puesto que necesitaremos que la placa base del equipo tenga al menos 4 conectores de ventilador, y eso sin contar los del disipador.

Para terminar con el análisis interno, vamos a ver el cableado, que no es poco. Tenemos el conector USB 3.0 interno y el USB 3.1 Type-C. Con respecto a éste último mucho ojo porque solo las placas base más modernas tienen este tipo de conector interno.

Luego tenemos el conector interno USB 2.0 para el Lighting Node Pro, el conector HD Audio, los cabezales para los botones de encendido, reset y LED del botón de encendido, los tres conectores PWM de cuatro pines de los ventiladores que vienen numerados del 1 al 3 a mano, y dos conectores de alimentación SATA para dar servicio a toda la iluminación de la caja.

Vamos ahora a ver los accesorios. Corsair incluye con la Crystal 680X su correspondiente manual de instrucciones, bolsa con tornillería y bridas, un juego de patas de goma más cortas para el cristal de la parte superior, y un filtro anti polvo de 280 mm con anclaje magnético extra que servirá para ponerlo en el frontal si decidimos cambiar los tres ventiladores de 120 preinstalados por dos de 140 mm. No obstante, y dado que la parte superior carece de filtro, también os digo que si bien no encaja perfecto, este filtro sirve perfectamente para ponerlo en la parte superior (es lo que yo, personalmente, he hecho, puesto que aunque como veremos ahora ahí he instalado ventiladores de salida de aire, al estar encima es propenso a acumular polvo en esta zona y viene muy bien el filtro).

Aparte de esto, y dadas las características de la Crystal 680X, Corsair nos ha enviado también un riser PCIe que venden por separado, y que nos permitirá instalar la tarjeta gráfica en vertical.

El riser que tiene Corsair tiene un precio en su web de 42 euros, pero desde luego nada tiene que ver en términos de calidad con respecto a lo que ofrece el resto de fabricantes. Tiene una longitud de 30 mm, y cuenta con conectores reforzados, siendo ideal para su uso con tarjetas gráficas de la más alta gama.

Visto todo, procedemos con la instalación de nuestro banco de pruebas en la caja, consistente en:

Así queda el lateral izquierdo de la caja con todo este hardware instalado. La instalación de cualquier tipo de hardware en esta caja es sumamente sencillo, pues tenemos espacio más que de sobra y el hecho de que haya huecos engomados para canalizar cables ayuda mucho.

La única pega que le he encontrado al montaje es la que ya me suponía viendo el interior: las cajas de discos duros molestan a la hora de acceder al socket de la placa base y para poder canalizar fácilmente el cable EPS 4+4 pines de la fuente de alimentación, así como los cables del ventilador trasero. Además, en el caso de querer cambiar de disipador y tener que acceder al backplate nos veremos obligados a desmontar las cabinas de discos obligatoriamente. Creo que Corsair debería de haber aprovechado la zona izquierda de esta parte de la caja, dejando libre la derecha para evitar estos problemas que comento.

Por lo demás, la instalación es sumamente sencilla, incluyendo el montar la tarjeta gráfica en vertical, algo que para mi gusto no solo mejora y mucho la estética del conjunto, sino que además favorecerá una mejor refrigeración interior, especialmente de los SSD PCIe M.2 montados directamente en la placa base, pues dejarán de recibir el calor directo de la gráfica.

La parte trasera queda un poco más desordenada, especialmente por la canalización de los gruesos cables de la fuente de alimentación, pero aun así no ha quedado para nada feo, y dado que ésta parte no queda a la vista, podemos darlo por correcto.

Ya tenemos la caja montada y lista para las pruebas.

Aquí tenéis la caja encendida, para que podáis ver la iluminación de los ventiladores y del interior (recordad que hemos cambiado el SP120 trasero por un HD140 RGB, y hemos instalado también las tiras LED RGB del kit Lighting Node Pro de la marca.

El software

Como siempre, todo el hardware de Corsair se gestiona mediante su software iCUE, que nos permitirá controlar todos los parámetros del hardware y periféricos de la marca, tanto a nivel de iluminación como de rendimiento.

En este caso, la Crystal 680X incorpora un Lighting Node Pro para gestionar la iluminación, dejando que sea la placa base la que controle el rendimiento de los ventiladores. No obstante, tal y como comentamos antes nosotros hemos decidido utilizar el Commander Pro, que nos permitirá hacer lo mismo que el Lighting Node Pro pero, además, pudiendo conectar a éste los ventiladores y así gestionar también sus perfiles de rendimiento.

No vamos a ahondar mucho en el software porque ya lo hemos visto decenas de veces en otros análisis, simplemente a destacar que podremos configurar los efectos de iluminación de los tres LL120 incluidos como queramos. En nuestro caso, los configuramos para que cuando el procesador esté por debajo de 50 grados de temperatura, estén en color blanco. Entre 50 y 60 grados se irán poniendo amarillos,  y en el caso de que el procesador suba de 60 grados, toda la iluminación se pondrá de color rojo.

Conclusión y veredicto

La Corsair Crystal 680X tiene un precio de venta de unos 285 euros, realmente muy elevado para una caja de PC. No obstante, hay que tener en cuenta que de serie ya incluye tres ventiladores LL120, un SP120 y el Lighting Node Pro que ya de por sí sumaría casi 100 euros al precio de la caja, aunado a los tres paneles de cristal templado y la habitual calidad de construcción de la marca. Tiene un precio bastante elevado, sí, pero solo con lo que incluye de fábrica y con su calidad, está justificado.

Se trata de una caja de gama muy alta, diseñada para albergar cualquier tipo de hardware que podamos imaginar, incluyendo por supuesto una gran cantidad de radiadores de refrigeración líquida y con espacio de sobra para montar todos los componentes de kits custom. Por lo tanto, la Crystal 680X está concebida para un nicho de mercado bastante concreto: el de usuarios que buscan el mejor rendimiento y una gran estética sin importar el precio. Ya sabéis el dicho: al que se compra un Ferrari le da igual el precio de la gasolina.

Con la Crystal 680X, Corsair ha creado una caja idónea para todo tipo de hardware, y es una especial candidata para mods y hardware de entusiasta. Cuenta con una gran calidad y facilidad para instalar cualquier tipo de hardware, con grandes capacidades de enrutamiento de cables. Desde luego, es un producto que merece mucho la pena si cuentas con un sistema de gama alta y buscas una caja acorde a éste.

PROS:

  • Excelente calidad de construcción y de materiales.
  • Grandes posibilidades de refrigeración.
  • Muchísimo espacio para todo tipo de hardware.
  • Se incluyen de serie tres ventiladores LL120 y un Lighting Node Pro.
  • Muy cómoda de utilizar.
  • Muy silenciosa y altamente configurable.
  • Estéticamente muy bonita.
  • Incluye un USB 3.1 Type-C con conector interno nativo.
  • Posibilidad de montar la tarjeta gráfica en vertical.

CONTRAS:

  • El SP120 que se incluye en la parte trasera no va acorde a la caja. Un LL140 habría sido ideal aquí.
  • Ya puestos, lo ideal habría sido un Commander Pro en lugar de un Lighting Node Pro.
  • Las cajas de discos incomodan para acceder al backplate y enrutar cables por arriba.
  • Existen algunos huecos sin filtro por los que se colará el polvo.

Por todo ello, esta Corsair Crystal 680X se lleva nuestro galardón de Platino, así como nuestra recomendación por su excelente rendimiento.