Corsair Virtuoso RGB Wireless, review: sus nuevos auriculares inalámbricos tope de gama

Corsair, uno de los principales fabricantes de hardware y periféricos para PC, presenta hoy sus nuevos auriculares tope de gama, los Corsair Virtuoso RGB Wireless. Se trata de un producto muy especial porque han puesto especial énfasis en su calidad, tanto de audio como de construcción. En palabras de su equipo de diseño, los Virtuoso RGB Wireless son la respuesta de la marca para aquellos usuarios cansados de que sus auriculares Gaming tengan aspecto de juguetes, y han sido diseñados para proporcionar un paso más allá en cuanto a calidad de sonido y de construcción. Hoy, acompañando el lanzamiento del producto, os presentamos nuestro análisis de estos Corsair Virtuoso RGB Wireless en el que os los vamos a enseñar de primera mano y a contaros qué tal funcionan a la hora de la verdad.

Construidos en materiales de calidad premium como su estructura de aluminio, los Corsair Virtuoso RGB Wireless llegan en dos variantes, los normales y los SE (Special Edition) cuyas diferencias os explicaremos dentro de un momento, pero que comparten características como los altavoces escogidos a mano, la estructura esculpida en aluminio o las almohadillas fabricadas con espuma de efecto memoria (memory foam). Además, los Virtuoso RGB Wireless maximizan la compatibilidad gracias a que podremos utilizarlos de manera inalámbrica con PC y PS4, o con cable tanto con USB como con conectores minijack, de manera que son totalmente compatibles con consolas y básicamente cualquier fuente de audio.

Índice

Características y especificaciones técnicas de los Corsair Virtuoso RGB Wireless

Para empezar con las características técnicas, hay que mencionar que cuentan con audio Hi-Res puesto que su respuesta en frecuencia es de 20 Hz hasta 40.000 Hz, el doble que los auriculares normales, con audio 24bit/96KHz. Incorporan un micrófono omnidireccional con cancelación de ruido que se puede poner y quitar (ojo, no es retráctil ni se sube la varilla pero es de quita y pon) y, como comentábamos antes, podremos utilizarlos de manera inalámbrica con la tecnología Corsair Slipstream o bien con cable, tanto por USB como por minijack de 3.5mm.

A destacar también que Corsair ha maximizado la duración de la batería, y los Virtuoso RGB Wireless presumen de una autonomía máxima de hasta 20 horas, que no es poca cosa. Acompañando a esta gran autonomía Corsair incluye una nueva opción inteligente que, mediante un acelerómetro, detectará cuándo estamos utilizando los auriculares de manera que se apagarán automáticamente cuando no los utilicemos y se encenderán también de manera automática cuando los cojamos para usarlos de nuevo, pudiendo así despreocuparnos de estar encendiéndolos y apagándolos.

Además, por supuesto incorporan audio 7.1 envolvente virtual (solo en PC en este caso), iluminación RGB con los laterales de aluminio micro perforados, y una ergonomía y confort sin parangón (según el fabricante, pero esto es algo que pondremos a prueba en este análisis).

Ahora bien, antes os comentábamos que hay dos versiones, la normal y la SE. ¿En qué se diferencian?

Los Virtuoso RGB Wireless SE cuentan con cubiertas de aluminio micro perforadas en las dos orejeras, lo que hace que la iluminación RGB sea más vistosa. Por otro lado, la cabeza del micro también es de aluminio, así como el conector de éste, y el tamaño de la cabeza es de 9,5 mm para una mejor captación de audio (frente a los 4 mm de la versión normal). Por último, la versión SE incluye en el paquete un estuche con cierre magnético para guardar el dispositivo.

Unboxing, análisis y primeras impresiones de los Virtuoso RGB Wireless

A pesar de que estamos ante un producto englobado como “Premium” dentro de Corsair, el embalaje exterior del dispositivo es, estéticamente hablando, muy similar al del resto de productos. Así, tenemos en el frontal una foto del producto con su denominación, dejando para la parte trasera una vista a tres cuartos y una descripción en varios idiomas.

Es en la zona inferior en la que Corsair ha dispuesto un resumen de las características de los auriculares, mientras que los laterales están “vacíos”, y lo entrecomillamos porque no hemos visto sino una cubierta exterior que podremos deslizar y quitar para acceder a una caja mucho más sólida, en cuyo interior encontraremos el producto.

Aquí tenéis la caja, que por la parte de arriba es de color negro con el logo de la marca en bajorelieve, mientras que en la base tenemos el amarillo característico de los productos gaming de Corsair, también con el logo y el anagrama.

Ya en el interior encontramos de primeras los Virtuoso RGB Wireless, perfectamente protegidos aunque no van sujetos.

Pero antes de ver los auriculares, vamos como siempre a ver qué accesorios los acompañan. En este caso estamos ante la versión SE de los mismos, por lo que se incluye una funda de transporte que solo con tocarla ya se ve que es muy resistente, y que cuenta con cierre magnético.

También hay una pequeña caja en la que, perfectamente organizados y protegidos con gomaespuma de color negro, tenemos los cables (un USB Type-A a USB Type-C de carga y un minijack combo de 3.5 mm), el receptor USB inalámbrico, el micrófono desmontable y, por supuesto, los habituales folletos de instrucciones.

Aquí están los cables, de color negro y con un mallado de hilo de nailon muy fino y agradable al tacto. Tanto los conectores USB como los minijack tienen unos embellecedores de aluminio.

Aquí está el receptor inalámbrico USB, también con el embellecedor de aluminio y con el tamaño de un pendrive. Por cierto que el logo de Corsair se iluminará cuando esté conectado, en rojo cuando no haya conexión y en blanco cuando sí que la haya.

Este es el micrófono, con un conector mini USB en el extremo que va a los auriculares, varilla endeble para poder colocarla como queramos, botón de mute integrado cerca del conector, y terminado en el micrófono de condensador omnidireccional embutido en una carcasa sobredimensionada de aluminio que, curiosamente, solo tiene una apertura.

Ahora sí, ya vistos los accesorios, aquí tenéis los nuevos Corsair Virtuoso RGB Wireless.

Solo con sujetarlos con las manos ya podemos apreciar que, tal y como anunciaban, la marca ha puesto un especial énfasis en la calidad. Tanto es así que da la impresión de que si los tratamos bien, nos durarán toda la vida (no será así porque al final la batería tiene un desgaste, claro).

Las orejeras giran 180 grados para poder adaptarse a la forma de nuestra cabeza, y por supuesto para poder guardarlos más cómodamente. Tienen diseño de diadema fija, bastante acolchada y cubierta en piel, que se expande tirando de las orejeras hacia abajo para adaptarse a los diferentes tamaños de cabeza.

El exterior de las orejeras es de aluminio, y como decía el fabricante está micro perforado ya no solo para tener cierta ventilación -ya que el diseño es circumaural cerrado-, sino también para integrar la iluminación RGB mediante la que podremos iluminar el logo de la marca.

El interior de las orejeras está forrado de piel sintética de buena calidad, muy suave al tacto, y éste tiene forma redondeada, no ovalada.

En el auricular izquierdo es donde tenemos el conector mini USB para el micrófono, así como el USB Type-C para cargar la batería. También hay un minijack de 3.5 mm para conectar los auriculares por cable si queremos, y un LED indicador de estado.

En el lado opuesto tenemos únicamente una rueda de volumen digital (que no tiene principio ni final, es de giro infinito) y un conmutador que nos permitirá pasar del modo USB (con cable) al modo inalámbrico. Por cierto, que el modo USB es la forma de apagar los auriculares manualmente, pues en cuanto los pongamos en modo inalámbrico, se encenderán.

Vistos los auriculares, es hora de probar a ver qué tal funcionan.

Configuración y pruebas

Vamos a comenzar viendo la configuración de los auriculares con iCUE, el software unificado de todos los dispositivos de Corsair.

Nada más conectar el receptor inalámbrico y mover el interruptor de los auriculares a este modo, el software los detecta sin ni siquiera pedirnos actualizar, y ya aparecerán entre todos nuestros dispositivos del ecosistema de la marca.

No son muchas las opciones que tenemos, pero vamos a verlas. En primer lugar, en las opciones generales podemos ver el estado de la batería, modificar la intensidad de la iluminación, actualizar el firmware, desactivar el LED del micrófono, etc.

Ya en los ajustes particulares del dispositivo, tan solo nos permiten manejar la iluminación, con los efectos y colores de siempre (aunque recordemos que, en este caso, tan solo se ilumina el pequeño logo de los laterales de las orejeras) y los preajustes de ecualización.

Un dato a tener en cuenta es que si queremos activar o desactivar el modo envolvente 7.1 virtual, tendremos que venir al software y pulsar a mano sobre el botón. No hay un botón en los propios auriculares que nos permita hacerlo de manera remota, como en los VOID por ejemplo.

Lo mismo sucede con los ajustes de ecualización. Si queremos cambiarlos, deberemos ir al software a hacerlo, o configurar una función en el teclado o ratón dentro de iCUE, porque los auriculares carecen de la posibilidad de hacerlo desde ellos.

Con esto hemos visto la configuración si tenemos los Virtuoso RGB Wireless conectados con el receptor inalámbrico, o bien directamente con el cable USB. Pero también podremos, recordad, utilizarlos directamente con el cable minijack de audio de 3.5mm con cualquier otro dispositivo de audio, si bien en este caso no habrá configuración y siempre funcionarán en modo estéreo sin iluminación.

Y, recordad, los Virtuoso RGB Wireless son compatibles con consolas, y además en el caso de la PS4 de Sony lo son incluso en modo inalámbrico. Tan solo tendremos que conectar el receptor a un puerto USB de la consola, y ya podremos seleccionarlos como dispositivo de audio. Solo recordad marcar la opción de «Salida a auriculares» en «Todo el audio», porque de lo contrario la PS4 viene configurada por defecto para solo usar los auriculares para comunicación por voz.

Por cierto, un detalle: el receptor inalámbrico se ilumina incluso cuando lo usamos con la PS4.

Vamos a comenzar ahora a hablar de nuestra opinión personal utilizando los Corsair Virtuoso RGB Wireless SE, y empezamos como siempre por la ergonomía.

Son unos auriculares que, a pesar de que son un poco pesados, gracias al acolchado de la diadema no se nota nada su peso. Resultan realmente muy cómodos en todo momento, y aun así quedan bien ajustados a la cabeza. La parte mala a este respecto es que, al tener el recubrimiento de las almohadillas de piel sintética, se produce sudoración y al cabo de un tiempo utilizándolos tenemos que quitárnoslos un rato para dejar “respirar” a las orejas. No es que este sea un problema inherente de los Virtuoso RGB Wireless, sino de todos los auriculares que emplean piel sintética en lugar de tela.

En cuanto al rendimiento inalámbrico y la autonomía, el alcance es similar al de otros auriculares inalámbricos de la marca como los VOID, con unos 8-9 metros con tres paredes de por medio como límite de distancia. Además hay que decir que, al contrario de lo que sucede con muchos auriculares inalámbricos del mercado, cuando los tenemos puestos pero no hay sonido no se escucha ningún ruido de fondo. Para terminar con esta parte, en términos de autonomía, con una carga completa y la iluminación fija a brillo máximo la batería nos avisó de que estaba baja (al 10%) cuando llevábamos ya cerca de 16 horas de uso, por lo que el resultado es más que sobresaliente (nota: el fabricante dice que tienen hasta 20 horas de autonomía, pero eso es con la iluminación apagada).

Finalmente, nos queda por valorar el rendimiento de audio. Los Corsair Virtuoso RGB Wireless SE que analizamos en el día de hoy tienen sonido Hi-Res, y esto es algo que se nota cuando la fuente de audio es de alta calidad. No es algo que vayamos a notar en juegos o películas, pues necesitaremos fuentes de audio específicas para notarlo, pero desde luego que la calidad es realmente muy buena. Con unos muy buenos tonos bajos y medios, quizás sí que pecan algo de volumen máximo, que podía ser todavía mayor. Los graves son decentes, nada del otro mundo, pero correctos.

Y para terminar con el rendimiento, queda hablar del micrófono. En este caso, el fabricante nos ha enviado el modelo SE que tiene un micro mejorado y sobredimensionado, y utilizando herramientas de comunicación por voz como Discord con el codec Opus, los interlocutores nos comentaban que la voz era cristalina, sin nada de ruido de fondo, y además muy parecida a la voz que tenemos en persona, por lo que podemos decir que Corsair ha acertado de pleno con la elección del micrófono.

Opinión personal y conclusión

Con los Virtuoso RGB Wireless SE, Corsair ha pretendido crear un producto de la máxima calidad posible, alegando que no quieren que los usuarios piensen que tienen un juguete en las manos, como dijimos en la introducción. Y vaya que si lo han conseguido. Los Virtuoso RGB Wireless no solo tienen una excelente calidad de materiales y de construcción, sino que además lo aparentan. Corsair ha conseguido su objetivo y con creces, la calidad es indiscutible y plasmable.

En términos de rendimiento, los auriculares cumplen con su cometido. Tienen unos buenos bajos y medios, con sonidos nítidos y ricos en matices, y aunque los graves son un tanto mejorables la sensación final es muy buena, de notable alto. Esta puntuación se ve elevada gracias a una excelente autonomía de 16 horas en nuestra prueba, a su gran rango de uso inalámbrico y a que no tienen nada de sonido ambiente residual. Además, recordemos que son compatibles con cualquier fuente de audio que tenga conector minijack, ya no solo con PC y consolas.

Como puntos negativos, hay algunos que destacar. El primero de ellos es que las cubiertas de las almohadillas, de piel sintética, provocan sudoración como en cualquier otro dispositivo que haga uso de éstas. El segundo y el tercero, es que se echa de menos botones en el propio dispositivo con los que poder activar y desactivar el sonido envolvente o cambiar los perfiles de ecualización.

Los Corsair Virtuoso RGB Wireless tienen un precio de 180 euros, y la versión analizada, los Virtuoso RGB Wireless SE que tienen un mejor micrófono, iluminación con micro perforaciones y la funda de transporte, cuestan 200 euros. Realmente es un precio muy elevado para unos auriculares gaming, pero creo sinceramente que teniendo en cuenta la calidad y el rendimiento del producto, si quieres unos auriculares buenos que den la talla, no dudes que estos valen la pena por su precio.

PROS:

  • Inconmensurable calidad de materiales y construcción.
  • Estética elegante, casi minimalista.
  • Muy buena calidad de sonido en todos los ámbitos.
  • Muy cómodos desde el primer momento.
  • Excelente autonomía de batería y alcance inalámbrico.
  • Compatibles con PS4 en modo inalámbrico.
  • Compatibles con consolas, smartphones y demás.

CONTRAS:

  • Las orejeras de piel sintética provocan sudoración.
  • Se echan de menos botones para activar el modo surround y los perfiles de ecualización.
  • Aunque el micrófono es de quita y pon, podría ser abatible o retráctil en su lugar.

Por todo ello, estos Corsair Virtuoso RGB Wireless SE se llevan nuestro galardón de Platino, así como nuestra recomendación tanto por su rendimiento como por su diseño.