Qué es el HDMI inalámbrico y para que sirve

Qué es el HDMI inalámbrico y para que sirve

Javier López

Todos conocemos la interfaz HDMI, gran impulsora del vídeo y audio en HD y que actualmente está por todas partes. Pero esta interfaz, aunque no ha parado de actualizarse, siempre ha incorporado novedades más allá de mayores resoluciones o Hz. Uno de las principales incorporaciones llega desde lo que se conoce como HDMI Wireless o HDMI inalámbrico, pero ¿qué es realmente y por qué no está todavía muy extendido?

HDMI inalámbrico: el futuro llegará sin cables

HDMI-Inalámbrico-benq

Cuando compramos una nueva televisión, un nuevo monitor o, en definitiva, un producto que se base en HDMI, siempre surgen las mismas dudas y problemas con el cableado: ¿qué hacer con él? ¿por donde colocarlo para que no moleste o sea visible?

Esto es muy típico cuando tenemos consolas, monitores o televisiones, incluso proyectores, donde tenemos que mover la fuente de vídeo lejos de estos, con el consecuente cable de X metros por el suelo, pared o regletas que lo oculten. Al igual que actualmente no necesitamos tener un cable de red enchufado a una consola, móvil o portátil, el cable HDMI para los dispositivos arriba nombrados debería ser cosa del pasado en la mayoría de situaciones.

Para ello, los creadores de la interfaz, entre los que se encuentran marcas tan importantes como Toshiba, Sony, Philips y muchas más, mediante el consorcio HDMI Founders diseñaron un nuevo estándar de vídeo y audio que fuese totalmente inalámbrico y que nos permitiera tener una mayor movilidad con nuestros dispositivos.

HDMI-HDWI-200M-1

Desde un PC, un reproductor Blu-Ray o simplemente una consola, en vez de tener el típico cable ahora tendremos un transmisor y un receptor que reemplazará dicho cable. Esto como tecnología propiamente dicha no es novedoso, ya que desde hace más de 15 años que hay transmisores y receptores de vídeo de gran alcance y calidad.

Pero HDMI inalámbrico incluye algunas mejoras que los demás no pueden lograr por norma general. El transmisor deberá colocarse en el dispositivo que emita la señal de imagen o vídeo, como una consola, por ejemplo, el receptor hará lo propio y se conectará en el dispositivo que vaya a emitir la imagen o el vídeo.

La mayor diferencia, puesto que hasta ahora no hay novedades según lo descrito, es que se creará una conexión inalámbrica entre receptor y emisor sin configuración adicional, donde la transparencia es total entre ellos y además, en algunos kits, cada adaptador puede recibir la corriente del propio dispositivo al que está conectado.

Hasta 4K y 60 Hz sin cables

HDMI-inalámbrico

Uno de los problemas que puede entrañar esta tecnología es su radio de alcance. La mayoría de kits que se venden actualmente rondan los 10 metros, donde los mejores pueden llegar a más de 30 metros, pero el precio se dispara. Esto es debido a la propia morfología de la conexión, ya que a diferencia de, por ejemplo, los Chromecast de Google, no usa nuestra red Wi-Fi, sino que crea una propia y segura entre receptor y emisor.

Esto debería cambiar en el futuro y avanzar a un estándar donde todos los productos que porten dicha interfaz puedan verse entre ellos, y sea el usuario el que elija a quien conectar con quien, dejando atrás el vetusto cable que nos impide la movilidad.

Wireless-Prime-200m_wirelessprime_4kx2k_kit_4ksymbol

De momento, el primer paso es que su uso se extienda aún más, logrando que el HDMI Founders introduzca receptor y transmisor en cada uno de los dispositivos de los fabricantes que están asociados.

Parte de este proceso de extensión tiene que ver con la resolución y calidad del audio. Actualmente los kits básicos son capaces de emitir y recibir en 1080p con calidad HD Audio, pero los más avanzados (y caros) logran la tan buscada resolución 4K a 60 FPS incluso con 7.1 canales de audio.

Por lo tanto, es cuestión de tiempo que, tras darse poco a poco a conocer, termine imponiéndose como en su día lo hizo el Wi-Fi.