Intel aprovechará la iGPU que no usas para mejorar el rendimiento

Intel aprovechará la iGPU que no usas para mejorar el rendimiento

Rodrigo Alonso

Intel se ha dado cuenta de que hay muchísimos usuarios que tienen un procesador con iGPU integrada pero que utilizan una gráfica dedicada en su lugar. Mediante lo que han llamado «Multi-Adapter Integrated + Discrete GPUs», se han propuesto aprovechar esta iGPU que no se utiliza para mejorar el rendimiento, y de hecho ya han presentado una prueba de concepto funcional combinando una Intel HD 530 con una Radeon RX 480.

Dado que el GDC 2020 se ha retrasado por lo menos hasta el verano, Intel ha realizado algunas presentaciones online a través de streaming y ha creado un repositorio donde ha puesto a disposición de todos sus presentaciones. Entre éstas podemos ver la llamada «Multi-Adapter Integrated + Discrete GPUs», que de momento solo es una prueba de concepto pero en la que Intel pretende descargar el trabajo de una tarjeta gráfica dedicada con la potencia que no se usa en la iGPU, mejorando el rendimiento.

La iGPU y la gráfica dedicada, funcionando en conjunto

Utilizar esta técnica implica el uso de cargas de trabajo asíncronas, ya que implican una iGPU y una GPU dedicada de diferentes arquitecturas y potencias.

Por este motivo, la idea que Intel propone utiliza la API gráfica Direct3D 12 de DirectX, lo cual también implicaría post procesamiento, así que lo han solucionado simplemente haciendo que la gráfica dedicada «delegue» parte de la carga de trabajo en la iGPU, y más concretamente en la prueba de concepto hicieron que la iGPU se encargara del compute shader mientras que la GPU dedicada podía dedicarse más a fondo en renderizar los gráficos.

Render con iGPU y GPU

Aunque en la captura de arriba veáis una RTX 2080 Ti con una Intel UHD 630, en realidad en la prueba de concepto Intel logró hacer funcionar una Intel HD 530 con una Radeon RX 480. Intel no mencionó cómo era el rendimiento solo con la iGPU o solo con la gráfica -es decir, mostró solo el rendimiento combinado-, y determinó que esta metodología puede llevarse a cabo de dos formas posibles:

  • La primera es con un LDA (Linked Display Adapter). Aquí necesitaríamos un adaptador (D3D Device) con múltiples nodos y con los recursos siendo copiados en todos ellos. Intel dijo que esto lo haría simétrico, lo que significa que se usarían GPUs idénticas, algo que no es posible salvo que ahora empiecen a lanzar sus iGPU como gráficas dedicadas.
  • La segunda es con un multi-adapter explícito, que es precisamente lo que Intel mostró durante el ejemplo, utilizando recursos compartidos y computación asimétrica.

Intel también habló de tres posibles usos para este multi-adapter, siendo el más importante de ellos el renderizado, si bien dijo que no es viable con computación asimétrica. Otra de las posibilidades es realizar el post-procesado en la iGPU, pero esto requiere atravesar el bus PCIe dos veces (ida y vuelta).

La tercera opción, que parece la más viable, es para cargas de trabajo asíncronas como Inteligencia Artificial, cálculos físicos, simulación de partículas, sombreados, etc. Según Intel esta es la mejor opción porque mantiene el modelo productor-consumidor, donde el bus PCIe solo se recorre una vez: uno produce el contenido que el otro consume. Además, dice que estas tareas pueden ser delegadas perfectamente, es decir, como hemos explicado antes ciertas tareas se delegan en la iGPU mientras que la GPU dedicada sigue haciendo el trabajo «gordo».

Ahora la iGPU del procesador tomará mayor importancia

Es cierto que son muchos los usuarios que tienen un procesador con iGPU integrada que no utilizan, porque en su lugar tienen una tarjeta gráfica dedicada, quedando ahí aparcada y sin usarse. Esta idea de Intel podría revolucionar el mercado de procesadores, porque aquellos usuarios que pretendan comprar un procesador sin iGPU ya que utilizarán una gráfica dedicada ahora tendrán que pensárselo dos veces, si es que al final llevan a cabo esta teoría.

Eso sí, antes de tirarnos a la piscina hay que tener en cuenta que Intel solo ha mostrado de momento una prueba de concepto, y ni siquiera ha mostrado cuánto mejora el rendimiento relegando parte de la carga de trabajo de la GPU en la iGPU, ni tampoco cómo afecta esto al consumo.