Gráfica integrada Intel UHD 630: así rinde en 10 juegos

Gráfica integrada Intel UHD 630: así rinde en 10 juegos

Rodrigo Alonso

Los procesadores de Intel Core incluyen gráficos integrados, salvo los modelos Core-F. Tradicionalmente, estas gráficas están enfocadas a sacar video, siendo una solución de ahorro para quienes no quieren comprar una gráfica dedicada. Pero, la iGPU Intel UHD 630 integrada en muchos procesadores de Intel, puede ser muy interesante para juegos. Veremos como rinde esta gráfica en juegos.

Durante años, Intel no ha podido decir mucho sobre sus gráficas integradas. Es cierto que la compañía ha trabajado en mejorarlas y las más modernas iGPU de Intel pueden con juegos del tipo eSports en resolución FullHD. Claro, hablamos de juegos con gráficos ligeros que no requieren de hardware muy potente, pero, ¿pueden las iGPU Intel con juegos con mejores gráficos?

 

¿Qué procesadores Intel incluyen la iGPU UHD 630?

Esta tarjeta gráfica fue lanzada en 2018, junto con los procesadores Intel Coffee Lake. Inicialmente, se encontraba en los procesadores de gama alta, pero poco a poco fue llegando a otros modelos. Aquí podemos ver los procesadores más destacados que usan estos gráficos:

Intel Core i7-8700KIntel Core i9-8950HK
Intel Core i9-9900KIntel Core i9-9980HKIntel Core i9-9900KSIntel Core i9-10900K
Intel Core i7-8700Intel Core i7-8850HIntel Core i7-9700KIntel Core i9-9880HIntel Pentium Gold G6600Intel Core i7-10700K
Intel Core i5-8600KIntel Core i7-8750HIntel Core i5-9600KIntel Core i7-9850HIntel Core i5-10600K
Intel Core i5-8400Intel Core i5-8600TIntel Core i5-9400Intel Core i7-9750HIntel Core i5-10500
Intel Pentium Gold G5600Intel Core i5-8500TIntel Pentium Gold G5620Intel Core i3-9350KIntel Core i3-10300

Si quieres consultar el listado completo, te dejamos la lista en Intel Ark.

 

¿Cuántos GB tiene la Intel UHD Graphics?

Debes tener en cuenta que las tarjetas gráficas integradas UHD Graphics en los procesadores Intel carecen de memoria gráfica dedicada. Esto quiere decir que van a tirar en todo momento de la memoria del sistema, que es la memoria RAM. Por lo tanto, debemos tener en cuenta que la cantidad de memoria RAM que instalemos, una parte, se reservara para la tarjeta gráfica.

Aunque podemos asignar manualmente cuanta memoria cojera la gráfica integrada, esto el sistema lo suele hacer de manera dinámica. Por consiguiente, si vamos a usar mayoritariamente la gráfica integrada, recomendamos al menos 16 GB de memoria RAM, para que el sistema pueda trabajar cómodamente. Debes tener en cuenta que el navegador Google Chrome consume mucha RAM y dejarlo en 8 GB puede ser un problema.

Memoria RAM Capacidad Kingston

 

Pruebas de rendimiento

Si tenéis un procesador Intel con una tarjeta gráfica integrada UHD 630 dejad que os digamos de entrada que no vais a poder ejecutar con soltura y sin problemas de rendimiento la mayoría de juegos del mercado. Aunque al mismo tiempo sabemos que algunos de vosotros necesitáis pruebas fehacientes y es por ello que hemos decidido ponerla a prueba con una serie de juegos relativamente sencillos.

Para realizar las pruebas de rendimiento hemos utilizado el siguiente hardware:

  • Intel Core i7-8700K @ stock (con su gráfica integrada UHD 630)
  • MSI Z370 Gaming M5
  • 4×8 GB Corsair Dominator Platinum RGB DDR4 a 3600 MHz
  • Transcend SSD 220S 1 TB NVMe
  • Windows 10 Pro versión 1809

CPU Intel

Como se puede ver, y fuera del uso de la Intel UHD 630, el PC que se ha utilizado para las pruebas se puede considerar un PC gaming y no se ha escatimado en cosas como la calidad de la memoria RAM, incluso se ha hecho uso de un SSD NVMe. Aunque ninguno de los juegos que hemos probado está pensado para aprovechar este tipo de almacenamiento, por lo que realmente no influye en el rendimiento de los juegos, más allá de acelerar los tiempos de carga.

Para medir el rendimiento en todos los juegos hemos usado la herramienta de benchmarking de FRAPS para poder obtener los frames por segundo (FPS) mínimos, máximos y la media (AVG, average). En todos los casos, hemos probado los juegos a resolución Full HD (1920 x 1080 píxeles) y con los ajustes gráficos al mínimo posible en cada juego, pero siempre con Anti Aliasing activado para que por lo menos no tengamos bordes de sierra en los polígonos de los elementos en el escenario.

 

¿Qué juegos puedo jugar con Intel UHD 630?

Para considerar que un juego se disfruta de manera fluida, este debe superar los 30 FPS en todo momento. Si el juego está por debajo de esta tasa de FPS, obviamente debemos considerar que no es jugable, ya que la experiencia será muy mala.

Los juegos que han sido escogidos para la comparativa son relativamente actuales, y más o menos exigentes. Por ejemplo, hemos probado la iGPU de Intel en The Witcher 3: Wild Hunt que es un juego con unos requisitos gráficos bastante elevados para lo que es un procesador gráfico de este calibre, pero también lo hemos hecho con The Long Dark, un título cuyos requisitos gráficos son bastante livianos. Los resultados los podéis encontrar en el gráfico arriba de estas líneas.

UHD 630 Benchmark juegos

¿Qué conclusiones sacamos? En un título como The Long Dark podemos jugar sin problemas, y de hecho casi hemos llegado a los deseables 60 FPS de media (algo que lograríamos si desactivamos el Anti Aliasing, todo sea dicho). En el resto de juegos, solo en Project Cars, Fallout 4 y Dirt 4 hemos superado los 30 FPS de media, lo cual es aceptable en el caso del juego de Bethesda por su desarrollo más pausado, pero resulta insuficiente en los otros dos que son simuladores de carreras. Y es que hay que tener en cuenta que jugar a cualquier juego de velocidad o de acción en primera persona a menos de 60 FPS debería ser penado.

Sin embargo, en juegos como Black Desert Online, Grand Theft Auto V, Mafia 3, Battlefield 1 o incluso en  Player Unknown’s Battlegrounds nos hemos encontrado con que la media que obtenemos se encuentra por debajo de 30 FPS, y con bajadas puntuales que convierten a los juegos en casi injugables.

 

¿Qué tan buenos son los Intel UHD Graphics?

Aquellos que quieran usar el PC para jugar, evidentemente, es mejor que te compres una tarjeta gráfica dedicada. Siempre obtendrán un mejor rendimiento que el dado por esta gráfica integrada bastante sencilla. La Intel UHD 630 no es, ni mucho menos, una iGPU pensada para jugar, está más bien enfocada a multimedia, ofimática y similares. Situaciones donde necesitas salida de video y en la que te puede ahorrar tranquilamente la gráfica dedicada.

No obstante, para acompañar a tu PC no necesitas comprar una tarjeta gráfica de última generación, tampoco te esperes jugar a lo último que ha salido, ya que tu CPU puede convertirse en un cuello de botella de cara al rendimiento. Desde entonces han salido varias generaciones de CPU de Intel y el primer cuello de botella en un PC Gaming es siempre el procesador. También asegúrate que tu PC pueda utilizar la RAM en modo de doble canal si no quieres ver un recorte de rendimiento considerable en rendimiento.

Hay que tener en cuenta, además, que Intel ha dado pasos de gigante en el rendimiento de sus tarjetas gráficas integradas durante los últimos años, en especial la serie HD 700, que rinden el doble y se acercan mucho en potencia a las iGPU Vega de las primeras generaciones de los AMD Ryzen. Quizás ya sería hora de plantearte cambiar de procesador y con ello todo tu PC al completo. Y no, no es solo por la GPU dentro del procesador, es por todo el rendimiento general.

Intel AMD iGPU

 

En conclusión: NO es una gráfica para jugar

Por lo que nos encontramos ante una tarjeta gráfica de rendimiento pésimo para jugar y no aporta ningún valor en ese aspecto. Hemos de poner en relieve que buena parte de los juegos de la lista ya tienen sus años pese a ser exigentes para una iGPU. Más bien estamos ante una tarjeta gráfica que os servirá para hacer ciertas tareas de oficina sencillas y mover el entorno de Windows, pero no le pidáis mucho más que eso.

La conclusión que sacamos después de las pruebas que hemos hecho es que los gráficos integrados Intel UHD 630 del procesador Core i7-8700K no son aptos para poder disfrutar de los juegos en condiciones, y se requiere una tarjeta gráfica dedicada para jugar en condiciones. Ahora bien, si lo que queremos son juegos muy sencillos, tipo eSports o juegos de navegador, y no nos importa que el juego no se vea con los mejores gráficos que se podría (por los ajustes gráficos al mínimo), es perfectamente factible el jugar con ella a este tipo de títulos.

4 Comentarios