¿Se ha guardado AMD mejoras para sus GPU respecto a SONY y Microsoft?

Hay una muy buena razón por la que cuando tanto Microsoft como SONY presentaron las características de Xbox Series X y PS5, establecieron la arquitectura de las GPU como «custom RDNA 2«, y no «RDNA 2» a secas. Y es que cuando AMD lance su próxima generación de tarjetas gráficas para PC con esta arquitectura, contará con mejoras que no tendrán las GPU integradas en las consolas.

Han sido inevitables las especulaciones sobre como RDNA 2, desvelada por primera vez en las consolas, se traducirá en la nueva generación de tarjetas gráficas para PC. Pero por lo que parece, por suerte o por desgracia esas GPU integradas en las consolas con arquitectura RDNA 2 personalizada no serán comparables a las que tendremos para PC, ya que AMD se habría dejado un puñado de novedades guardadas como as en la manga.

Las gráficas RDNA 2 para PC no serán las mismas que las de consola

Es lógico pensar que cuando AMD ha trabajado en conjunto tanto con SONY como con Microsoft para desarrollar la GPU que tendrá Xbox Series X y PS5 respectivamente, lo han hecho para optimizar al máximo los recursos y, sobre todo, para sacar el máximo rendimiento con el menor consumo de recursos posible. Esto significa que además de optimizar el funcionamiento, han podido dejarse algunas características en el tintero en pos de mejorar otros aspectos.

AMD-BIG-Navi RDNA 2

Originalmente, se esperaba que la nueva generación de tarjetas gráficas de AMD Radeon llegara a finales del segundo trimestre de este año (es decir, hacia el mes de junio), pero queda por ver si la actual crisis por el Coronavirus permitirá que este lanzamiento se produzca a tiempo o no (se rumorea octubre como posible fecha de lanzamiento). Sin embargo, la compañía ya ha revelado que su próxima generación de tarjetas gráficas basada en RDNA 2 tendrá soporte para la API DirectX 12 Ultimate, algo que no tendremos en las consolas.

Por este motivo ya se está especulando que la arquitectura que AMD presente con la nueva generación de gráficas podría incluso llamarse «Full RDNA 2», para distinguirla del RDNA 2 que tendrán las consolas. Esta arquitectura tendría diversas mejoras que o bien se habrían omitido en la GPU de las consolas para mejorar la optimización de éstas, o bien simplemente habrían sido desarrolladas más tarde, sin tiempo para implementarlas en consola. El hecho es que las GPU de las gráficas para PC no serán las mismas que las que tendremos en consolas.

¿Usarán Xbox Series X y PS5 la misma arquitectura «custom RDNA 2»?

Tanto para Xbox Series X como para PS5, AMD proporciona un silicio semi personalizado por Microsoft y SONY respectivamente, lo que permite a ambos fabricantes trabajar con AMD en el diseño de hardware y así optimizarlo para lo que necesitan. Por definición, estas GPU de consolas son personalizadas, lo que significa que son SONY y Microsoft quienes definen sus parámetros.

En la PS4 Pro de SONY, la compañía utilizó un diseño de hardware de tablero de ajedrez, y aunque esta característica no fue utilizada demasiado al final, es un ejemplo excelente de cómo un chip personalizado puede utilizarse para mejorar las características de la consola. Con Xbox Series X, Microsoft lista una característica llamada «Patented Variable Rate Shading VRS«, lo que sugiere que SONY no ha tenido acceso a esa característica al estar patentada. También es posible, no obstante, que SONY haya tenido acceso a una forma de VRS menos potente.

Interior de la Xbhox Series X

Por otro lado, SONY tampoco mencionó la inteligencia artificial o el aprendizaje automático cuando dio la charla técnica sobre PlayStation 5, mientras que Microsoft sí que ha dicho que tendrá soporte para ello. Microsoft planea aprovechar su API DirectML para hacer cálculos de baja precisión que mejorarán los juegos futuros utilizando algoritmos de Inteligencia Artificial y aprendizaje automático.

Así que, todo apunta a que aunque la Xbox Series X y la PS5 tengan la misma arquitectura en la GPU integrada en sus consolas, será una arquitectura que solo tendrá de común el nombre, porque en cuanto a todo lo demás serán completamente diferentes.