Intel supera a AMD en SSD NVMe PCIe Gen 4: ¡un 11% más de rendimiento!

Intel supera a AMD en SSD NVMe PCIe Gen 4: ¡un 11% más de rendimiento!

Javier López

Que Intel llega tarde (tardísimo si somos muy técnicos) a la pelea por el PCIe 4.0 en sus procesadores mainstream es un hecho consumado. AMD los barrió en este aspecto desde hace mucho tiempo, teniendo la ventaja del mayor ancho de banda disponible para sus procesadores desde hace dos años. Ahora, Intel intenta paliar esa desventaja temporal con su arquitectura Rocket Lake, y según los primeros datos filtrados podría decirse eso de: los últimos serán los primeros, ya que el i9-11900K logra superar en rendimiento de SSD al Ryzen 9 5950X.

La pelea se antoja más apretada que nunca en la gama de CPUs gaming por excelencia. Y es que aunque Intel tiene perdida la batalla de los núcleos en esta generación, parece que eso no importará cuando de evaluar el rendimiento en juegos y software se trata. Su nuevo buque insignia, el i9-11900K, será aparentemente más rápido que su rival directo en un apartado hasta ahora clave para muchos usuarios: la velocidad en los SSD NVMe.

Intel recorta toda la desventaja y logra el mejor rendimiento con PCIe 4.0

Aunque lo normal en estos casos sería comparar ambos procesadores en un ámbito tan común como la ranura M.2 con PCIe 4.0, las pruebas comparativas han ido un paso más allá y han querido asegurar el rendimiento de la unidad probada (Samsung 980 PRO 1 TB) bajo dicha versión del bus.

Y es que al parecer, la versión de BIOS de la placa base del procesador Intel estaba en versión BETA por aquel entonces, de manera que la única forma de asegurar que el SSD estaba conectado al procesador directamente era usando una tarjeta PCI-E AIC. Esto también se realizó en la plataforma AM4, por lo que la contienda estaba totalmente igualada en este aspecto.

La diapositiva muestra un rendimiento de un 11% superior para la CPU de Intel en una prueba que podría ser algo controvertida, como es PCMark 10 Quick System Drive Benchmark, ya que no estamos ante un software de entorno real por mucho que 3DMark se empeñe en afirmar lo contrario. Pero esto tampoco resta validez a los datos aportados como tal, ya que la mayoría de pruebas se hacen con benchmarks sintéticos de parecido calado.

La ventaja, es que al usar esta prueba se ha excluido el SO de este Samsung 980 PRO, por lo que el SSD ha sido probado como unidad de prueba solamente, libre de cualquier carga del sistema operativo.

Las diferencias en las plataformas son clave

Intel-vs-AMD

Aunque Intel se haya actualizado por fin a PCIe 4.0, lo cierto es que AMD tiene otra ventaja clara, y no es más que su chipset X570. Intel en su nuevo Z590 no incluye líneas PCIe 4.0, sino PCIe 3.0, así que el factor rendimiento en sistemas RAID para con M.2 está más que limitado, cosa que en AMD no pasa. Por ello, el haberlos probado con una tarjeta PCIe garantiza que en ambos casos el rendimiento siempre ha ido relacionado con la CPU.

Si los datos se terminan confirmando en las correspondientes reviews, cualquier SSD rendirá más en la plataforma de Intel que la de AMD, y no por poco, porque un 11% no es una diferencia marginal como tal, es más bien abultada.

Samsung-980-Pro-Portada

Esto dejaría bastante mal a los de Lisa Su, ya que si finalmente Rocket Lake se alza con la corona del rendimiento gaming para GPU y también para SSD, solo tendrían como reclamo el mayor número de núcleos, porque el rendimiento en IPC parece también caer del lado del equipo azul.

¿Puede que Rocket Lake-S sea bastante mejor que lo que pensábamos? ¿tiene por fin competencia Zen 3 hasta el punto de llegar a ser inferior como plataforma?