Tensión en TSMC y AMD: Intel adelanta sus chips de 1,8 nm ¡a 2024!

Nadie puede negar que los 10 nm actuales de Intel fueron un problema de tal envergadura que AMD y TSMC les pasaron por delante. Los 14 nm se extendieron tanto en el tiempo que los de Lisa Su no han tenido demasiada resistencia hasta los Core 12 con Alder Lake. Pero el Intel ha despertado y ahora actores importantes de la industria afirman que pisó el acelerador hasta tal punto que ha conseguido recortar en 12 meses su proceso de vanguardia 18A (2024), lo cual es un golpe de efecto que podría tumbar a TSMC y AMD, ¿o no es suficiente?

Actualmente hay mucha controversia con los tiempos y la tecnología que emplearán tanto Intel como TSMC para poder fabricar sus nodos de vanguardia. TSMC es el más controvertido en ello, puesto que los 3 nm no terminan de despegar, los 5 nm parece que lo hicieron hace solo 6 meses y llegarán un año tras su puesta en escena y de los 2 nm poco hay claro. Pero Intel es otra historia y podría recuperar el terreno en apenas dos años.

La estrategia de Intel global, IDM 2.0 e IFS

Sin duda el giro de timón que ofreció Pat Gelsinger ha pillado a TSMC con el pie cambiado. El pisotón de acelerador está obligando a maximizar esfuerzos en Taiwán mientras la propia Intel apoya al gigante asiático. ¿Por qué haría esto si es competencia directa en los semiconductores? Hay dos motivos: el primero es, al parecer, por contrato. TSMC es muy bueno fabricando, pero es muy malo diseñando y necesita del talento americano para mejorar en aspectos clave como el tránsito a la tecnología del transistor GAA.

Intel IDM 2.0

En segundo lugar, Intel asesta un golpe a NVIDIA y AMD reservando producción por la ayuda prestada, por lo que sus tarjetas gráficas tendrán nodos de vanguardia u optimizados para la ocasión cuando en rendimiento estén a la altura de sus rivales. En tercer lugar y ya más en la periferia de los argumentos, Intel se asegura capacidad de producción y puede seguir produciendo sus chips sin que afecte a sus FAB, un «divide y vencerás» en toda regla.

Aquí tiene mucho que ver su estrategia global IDM 2.0 y por supuesto sus servicios de fundición IFS ahora abiertos a cualquier empresa, un doble golpe a su rival puesto que puedes producir más en masa, a precios bajos y no perder comba con los nodos de mejor rendimiento. TSMC por su parte se garantiza producción y soporte, del cual seguro está aprendiendo en cuando a los diseños y tecnologías de Intel, pero ¿realmente le sale a cuenta?

Intel adelanta sus 18A a 2024

Intel tiene espacio con todos estos argumentos para producir más chips, sean de vanguardia o no, y además puede apretar en los procesos clave con nodos más y más avanzados. El objetivo era llegar primero y a tenor de los últimos rumores lo están consiguiendo, puesto que sus nodos 20A y 18A reducen sus tiempos considerablemente.

Intel proceso 18A

Ambos procesos litográficos ya incluyen los transistores GAA, algo que TSMC logrará con los 2 nm y no sin problemas vistos los rumores de hace casi un mes, pero esto a Intel no le importa porque aunque TSMC llegase en tiempo y forma ellos han conseguido un hito: el nodo 20A podría llegar ya el año que viene para chips de baja potencia y los 18A llegarían en la segunda mitad de 2024, entrando en fabricación en masa a principios de 2025.

Esto significa que como mínimo Intel habría ganado 6 meses al crono, si no 12 realmente si consigue cumplir las previsiones más optimistas. Además de esto, hay que tener en cuenta que los 18A o 1,8 nm tradicionales llegarían con transistores GAA RibbonFET y además siendo fabricados con los primeros escáneres EUV High-NA, así que el golpe a TSMC podría ser mayor del que se pensaba en lo temporal, porque supuestamente llegaban a finales de 2025 y entrarían en masa a principios de 2026. ¿Podrá TSMC replicar con sus 2 nm a Intel y a tiempo y forma?