Sin CPUs ni GPUs hasta 2022, ¿la peor escasez de chips de la historia?

Sin CPUs ni GPUs hasta 2022, ¿la peor escasez de chips de la historia?

Javier López

Si pensabas que ya en este año ibas a poder comprar una CPU o GPU para tu nuevo PC … mejor amplía el plazo para 2022. Y es que las últimas declaraciones de los CEO de Intel y TSMC son tan pesimistas que la realidad es que son hasta prematuras. La escasez que estamos viviendo de componentes podría continuar, al menos, un año más y los detalles al respecto son todavía un misterio. ¿Cómo va a afectar esto a la industria?

No hay nota mágica que suene, no hay método para lograr que aumenten los envíos y por supuesto, no hay solución a corto plazo del problema. TSMC como mayor fabricante de chips tiene un serio problema que está arrastrando a todas las industrias a un caos global que ni Samsung ni Intel pueden solventar.

Inversiones, aumento de producción, nuevas Fab y nada parece suficiente

Equipamiento Fabricación Chips

Expandir la capacidad, ese es el eslogan que toda la industria tiene en mente y sin embargo es más un juego de piezas de ajedrez que otra cosa. En este 2021 el mayor fabricante de chips por contrato del mundo ha gastado la friolera de 8.8 mil millones de dólares en solo 3 meses y tiene planeado gastar más de 30 mil millones más en todo lo que será el año 2021.

Esto implica nuevas Fab para aumentar la producción, y es que el mercado está tan hambriento como desesperado y los precios no paran de subir en todos los componentes electrónicos. En plena guerra comercial entre Asia y Occidente, esto está suponiendo un problema global.

Hasta tal punto llega el problema, que los CEO de las más grandes compañías están teniendo que salir a dar explicaciones. En concreto, el de C.C ha dado un poco más de luz al asunto:

“En 2023, espero que podamos ofrecer más capacidad para apoyar a nuestros clientes. En ese momento, comenzaremos a ver que la tensión de la cadena de suministro se libera un poco»

Es decir, nos quedan dos años nada menos para comenzar a estabilizar toda la industria, de la cual dependen desde los automóviles, pasando por los smartphones, hasta los nuevos microondas.

NVIDIA e Intel son también pesimistas

AMD-vs-INtel-vs-Nvidia

La directora financiera de NVIDIA dijo que la demanda sigue siendo muy fuerte y continúa superando a la oferta por mucho. En cambio, los canales de suministro siguen siendo bastante bajos. Siendo específicos aseguró esto:

«Esperamos que la demanda continúe superando a la oferta durante gran parte de este año»

En otras palabras, que hasta final de año NVIDIA no prevé que se pueda restaurar el stock de sus tarjetas gráficas.

Por su parte, el CEO de Intel, Pat Gelsinger, deslizó otras declaraciones igual de preocupantes:

«Creemos que tenemos la capacidad de ayudar”, dijo Gelsinger, pero agregó que “creo que se necesitan un par de años hasta que podamos abordarlo por completo. Solo se necesitan un par de años para desarrollar la capacidad de producción»

Lo que está claro es que TSMC parece que llegará primero. Ni las nuevas Fab de Intel parecen contar con la capacidad de producción necesaria para tal demanda. Los envíos han registrado cifras récord en este 2021 y por lo visto, será así hasta llegado 2023, por lo que ya tendremos nuevas arquitecturas fuera en el mercado y según las previsiones, tanto Zen 3, como Rocket Lake-S, RDNA 2 y Ampere pasarán con más pena que gloria entre los usuarios visto el stock disponible de sus CPUs y GPUs.