Vampire Survivors solo vale 4 euros: ¿qué tiene para que todo el mundo lo esté jugando?

Vampire Survivors solo vale 4 euros: ¿qué tiene para que todo el mundo lo esté jugando?

José Luís Sanz

Hay fenómenos paranormales que la ciencia es incapaz de explicar. También, si miramos a los cielos nos encontramos con Objetos Volantes No Identificados, también conocidos como OVNI, que no tienen una clara justificación. Y, por supuesto, en el mundo de los videojuegos también hay una pata paranormal, de esas que llevan a convertir en éxito títulos por los que nadie hubiera apostado ni un solo céntimo. ¿Es el caso de Vampire Survivors?

Vampiros con aspecto de 8 bits

Este fenómeno extraño de los videojuegos (lo tenéis disponible en Steam por apenas 4€) tiene un primer y único culpable: un programador llamado Luca Galante que es el que tuvo la idea de crear este Vampire Survivors que recurre a esa nostalgia que nos proporciona ver gráficos pixelados al estilo de las viejas consolas de 8 y 16 bits. Por ahí comienza su hechizo, pero hay otros elementos que lo hacen tremendamente divertido y, sobre todo, adictivo y que le ha llevado a liderar el top de títulos más jugados en plataformas como Steam Deck.

Seguramente muchos hayáis escuchado ya sobre este Vampire Survivors porque lleva disponible en formato de acceso anticipado desde hace prácticamente un año, desde diciembre de 2021, aunque no ha sido hasta el 22 de octubre de 2022 cuando de verdad protagonizó su lanzamiento definitivo, con la publicación del parche 1.0 que ya podemos considerarlo como la primera de todas las releases disponibles, completamente estable y con el catálogo de contenidos ideado originalmente por su desarrollador.

Ahora bien, ¿qué es lo que tiene para que todo el mundo lo quiera y se encuentre dentro de los 50 títulos más jugados de Steam? Pues básicamente su sencillez, que no requiere más que de unos segundos para entender de qué va y pronto nos engancha con una dinámica que os sonará de otros lanzamientos que se han convertido en grandes éxitos: «¡me han matado!… da igual, una vez más».

No tienes ni que disparar

El juego nos pone en la piel de un héroe que podemos elegir y que se mueve por un pequeño mapa que tiene sus límites arriba, abajo a izquierda y a derecha, y según nos vamos desplazando de un lado a otro van apareciendo hordas y hordas de enemigos. ¿Como terminamos con ellos? Bueno, pues la primera noticia es que no hay botón de disparo ya que nuestro personaje lo hace de forma automática y con una cadencia muy concreta.

Vampire Survivors.

Así que la dificultad reside en calcular mentalmente cuándo se producirá el siguiente disparo (o ataque) de nuestro personaje, y tenerlo en cuenta para que cuando ocurra estemos lo más cerca posible de la mayor cantidad de enemigos, que eliminaremos entre horribles sufrimientos pixelados. Obviamente, a medida que aguantamos vivos en el mapa iremos recogiendo ítems y elementos que reforzarán el poder de ataque de nuestro personaje hasta llegar a un momento en el que podamos acabar de un plumazo, no con decenas, sino con centenares de ellos.

¿Dónde reside su secreto? Pues básicamente en el desbloqueo de más y más personajes, poderes, armas, ítems, etc., que convierten cada partida en una experiencia completamente diferente y tan dinámica y abierta como divertida. Porque una cosa debéis tener clara: tarde o temprano vais a morir y sin correr el riesgo de que vuestra tarjeta gráfica explote.

¿Y los requisitos de Vampire Survivors?

Como habréis adivinado, prácticamente una calculadora puede poner en marcha este juego ya que los requisitos recomendados se resumen en una sola frase:

  • Requiere un procesador y un sistema operativo de 64 bits.

Si queréis conocer los requisitos mínimos del PC que puede ejecutarlo, aquí los tenéis:

  • Requiere un procesador y un sistema operativo de 64 bits.
  • Sistema operativo: Windows 10 64bits o superior
  • Procesador: Intel Pentium 4 (SSE2 compatible).
  • Memoria: 1 GB de RAM.
  • Almacenamiento: 400 MB de espacio disponible.

¿De verdad no vais a probarlo?

¡Sé el primero en comentar!