Microsoft dice que el rendimiento de las consolas está lejos del 8K

Microsoft dice que el rendimiento de las consolas está lejos del 8K

Rodrigo Alonso

Phil Spencer, jefe de la división gaming de Microsoft y máximo responsable de la división Xbox de la marca, concedió ayer una entrevista en la que se sinceró sobre algunos temas de bastante importancia en los tiempos que corren, como por ejemplo el trazado de rayos y el gaming a resolución 8K. Sobre esto último, afirmó que con la tecnología de que disponemos actualmente estamos todavía a muchos años de poder considerarlo como viable.

A día de hoy, el gaming a resolución Full HD es el estándar que ya prácticamente cualquier gamer utiliza, aunque por supuesto llevan años metiéndonos el 4K por los ojos y muchos fabricantes (incluyendo AMD y NVIDIA) están enfocando sus esfuerzos a ello. Sin embargo, y a pesar de que muchos ya hablan del gaming a resolución 8K, es cierto que solo las tarjetas gráficas de más alta gama son capaces de mover juegos a resolución 4K, y el 8K queda todavía bastante lejos de ser viable.

El trazado de rayos (Ray Tracing) ha sido irregular hasta ahora

Uno de los temas que tocó Spencer en la entrevista fue el trazado de rayos, del que afirma que su soporta ha sido hasta ahora muy irregular y poco evolucionado. Además, dijo que ha tenido muy poco impacto en los gamers, es decir, que no son muchos los gamers en los que el tener o no tener trazado de rayos haya incluido en su decisión de comprar o no un producto.

«Cuando pienso en juegos en los que el trazado de rayos ha tenido un impacto importante en mi propia experiencia de juego, solo puedo decir que ha sido algo irregular».

Por supuesto, respecto al soporte para trazado de rayos el PC está muy por delante de las consolas gracias a las RTX de NVIDIA de arquitectura Turing, lanzadas hace ya más de dos años y por lo tanto dando tiempo de sobra a desarrolladores de juegos para adoptar la tecnología. Sin embargo, en la nueva generación de consolas (PS5 y Xbox Series X/S) la cosa va a cambiar, y es que ya hay un elenco de juegos bastante grande que han anunciado soporte para trazado de rayos:

  • Marvel’s Spider-Man: Miles Morales (PS5)
  • Gran Turismo 7 (PS5)
  • Quantum Error (PS5)
  • Ratchet & Clank: Rift Apart (PS5)
  • Devil May Cry 5 Special Edition (PS5, Xbox Series X)
  • Bright Memory Infinite (PS5, Xbox Series X)
  • Observer: System Redux (PS5, Xbox Series X)
  • Chorus (PS5, Xbox Series X)
  • S.T.A.L.K.E.R. 2 (Xbox Series X)
  • Call of the Sea (Xbox Series X)
  • The Medium (Xbox Series X)
  • The Ascent (Xbox Series X)

Faltan años para poder tener gaming a resolución 8K

En la misma entrevista, Spencer expresó bastante escepticismo con respecto a las pantallas de resolución 8K que están llegando al mercado, y cree que esta resolución no se convertirá en un estándar ni a corto ni a medio plazo, si es que alguna vez llega a hacerlo.

«Creo que el 8K es una tecnología aspiracional. Las capacidades de visualización de los dispositivos todavía están muy lejos de ello, y creo que faltan todavía muchos años para conseguir que el 8K sea, si es que alguna vez llega a serlo, un estándar en los videojuegos».

A este respecto es muy difícil no estar de acuerdo con Phil Spencer, pues como hemos explicado al principio del artículo incluso a resolución 4K ya cuesta encontrar hardware capaz. Los desarrolladores de juegos llevan tiempo buscando la manera de disminuir el coste de rendimiento que tiene el renderizado de texturas a 4K, y el gaming a 8K realmente no es factible para las consolas de próxima generación, a pesar de que sean técnicamente compatibles con ésta gracias a la especificación HDMI 2.1.

Mandos PS5 vs Xbox

De hecho, actualmente solo la todopoderosa RTX 3090 que fue lanzada recientemente a un precio al alcance de muy pocos puede mover algunos juegos (no todos) a resolución 8K de manera decente. Incluso así, solo si el juego está muy optimizado y no es demasiado exigente (como Destiny 2) o es compatible con el nuevo modo de ampliación NVIDIA DLSS 2.1 8X funciona por encima de 60 FPS.

En resumen, no podemos sino darle la razón a Spencer y Microsoft al respecto: queda mucho camino por delante para estandarizar el gaming a resolución 8K, si es que en algún momento se estandariza.