¿Es bueno limpiar las pelusas de la PS4 o PS5 con un aspirador?

Las consolas PS4 y PS5, como sucede con cualquier otro equipo electrónico que utilice ventiladores para su refrigeración, tienden a acumular una asombrosa cantidad de pelusas y polvo en su interior, por lo que se hace necesario limpiarlas de vez en cuando. Ahora bien, a la hora de hacerlo, ¿es recomendable utilizar un aspirador? Si vas a limpiar tu PS4 o PS5 próximamente, te interesa seguir leyendo.

Como sabes, las pelusas y el polvo son un gran enemigo de los productos de hardware, ya que a causa del calor este polvo y suciedad termina convirtiéndose en hollín, una sustancia sólida que impide el paso del aire en las rejillas entorpeciendo la refrigeración y haciendo que suba la temperatura, provocando ruido y, en general, fomentando un mal funcionamiento de los dispositivos, sean consolas, PC, portátiles o lo que sea. Por eso, es necesario limpiarlos cada cierto tiempo.

Usar el aspirador para limpiar la PS4 o PS5

Normalmente te diríamos que no utilices un aspirador para limpiar equipos electrónicos, y mucho menos un PC, ya que por el tamaño de la boquilla y por el poder de succión que tienen, puedes terminar estropeando algo. Sin embargo, cuando hablamos de consolas y más concretamente de la PS4 o PS5, la cosa cambia bastante y, en determinadas circunstancias, sí que puedes ser recomendable utilizar un aspirador para limpiar superficialmente el polvo y las pelusas.

Retrocompatibilidad PS5 PS4 Xbox

Volvemos a recalcar el hecho de que estamos hablando de una limpieza superficial, y no de desmontar completamente la PS4 o PS5 para limpiarla bien por dentro. Y es que de hecho si realizas una limpieza superficial con el aspirador a tu consola, digamos, una vez al mes, estarás retrasando bastante el tener que desmontarla para realizar una limpieza a fondo, ya que estarás evitando en gran medida que se acumulen el polvo y las pelusas en su interior.

Por lo tanto y en resumidas cuentas: si vas a realizar una limpieza superficial de la PS4 o PS5, sí es recomendable utilizar el aspirador. Si por el contrario te dispones a realizar una limpieza a fondo, entonces no deberías utilizarlo para evitar estropear nada.

Cómo usar el aspirador para limpiar la consola

Cuando hablamos de una limpieza superficial de la consola, nos referimos a limpiar la zona exterior sin desmontar absolutamente nada, y esto implica utilizar el aspirador para limpiar especialmente las rejillas de ventilación de las consolas, que es justamente donde suele almacenarse la mayor cantidad de polvo y pelusas.

Polvo PS4

En la imagen de arriba podéis ver un ejemplo un poco exagerado (esa consola probablemente no se haya limpiado en años, ni siquiera superficialmente), pero que ilustra a lo que nos referimos. La idea es pasar el aspirador con la boquilla más pequeña que tengas (y de hecho, si tiene cepillo con pelos sintéticos mejor) por estas zonas para quitar todo ese polvo y pelusas. Además, con el poder de succión de la aspiradora también te «llevarás» parte del polvo que haya logrado entrar al interior del dispositivo.

Como estamos realizando una limpieza desde fuera, sin desmontar nada, el riesgo de que algo se estropee es mínimo. Sin embargo, procura no insistir muy seguido en la misma zona para evitar que el ventilador de la consola, de tipo blower, comience a girar demasiado rápido ya que esto sí que podría estropearlo… pero más allá de eso, no hay ninguna otra precaución que debas tomar.

Sí te diríamos que, una vez que hayas utilizado el aspirador para limpiar exteriormente la consola, aproveches y le pases un paño húmedo (ojo, húmedo pero no mojado, asegúrate de que está bien escurrido y que no gotea) por toda la superficie exterior para dejarla bien limpia. Realizando esta tarea por ejemplo una vez al mes, te aseguras de que la consola está en buen estado y que no tienes que realizarle una limpieza por dentro tan a menudo.

¡Sé el primero en comentar!