¿Hardware vegano? Esta es la nueva tendencia por el medio ambiente

¿Hardware vegano? Esta es la nueva tendencia por el medio ambiente

Rodrigo Alonso

El veganismo ya no se trata solo de comida; si bien el elemento básico de un estilo de vida vegano es su dieta, también se trata cada vez más de las decisiones que se toman con respecto a todos los aspectos de nuestra vida cotidiana, y esto se ha extendido ya a la electrónica de consumo. En este artículo te contamos qué es esta tendencia llamada «hardware vegano«, que como supondrás tiene mucho que ver con el cuidado del medio ambiente.

Si bien es fácil imaginarse cómo podrías elegir ropa apta para veganos, es más complicado imaginar que sería posible o incluso necesario considerar si tus dispositivos electrónicos tienen esta misma filosofía. Esto se debe en parte a la naturaleza cambiante del movimiento y a que la industria de la electrónica es notoriamente compleja y, a menudo, poco ética cuando hablamos del respeto al medio ambiente.

¿Qué es el hardware vegano?

El veganismo es un movimiento basado en la compasión por los animales. Los seguidores creen que los animales no deben ser tratados como mercancías para nuestro consumo o disfrute, así que defienden la protección del impacto que la humanidad tiene sobre el medio ambiente. Durante muchos años esto se expresó como deseo de eliminar productos animales de la dieta, pero también fue considerado como un movimiento marginal e incluso ridiculizado.

ADATA XPG Spectrix D60G

No obstante, hoy en día la opinión popular ha comenzado a cambiar. Cada vez más, las personas están cambiando sus hábitos de vida y salud, reduciendo la dependencia de productos de origen animal; más allá de los alimentos, esto ha sido particularmente notable en la industria de la moda, donde los productos básicos anteriores como la piel, las plumas y el cuero han sido reemplazados gradualmente por alternativas sintéticas.

Eso sí, es más difícil imaginar la existencia o necesidad de hardware vegano, ¿verdad? Después de todo estos productos son casi siempre de metal o plástico, no tienen cuero o piel y se producen en fábricas industriales que parecen muy alejadas de la explotación animal. Sin embargo, existe una creciente conciencia de los problemas éticos que plantea la producción de productos electrónicos, y aunque las cadenas de suministro son notoriamente opacas, los materiales como el pegamento a menudo contienen productos de origen animal.

Luego están las materias primas. La mayoría de los proveedores y marcas finales no pueden rastrear dónde se originan los metales o plásticos que usan en sus productos, pero la mayoría se extrae o produce en malas condiciones de trabajo; la minería o producción de metales son particularmente problemáticas, con abusos laborales y algunas en entornos laborales inseguros e incluso con prácticas ilegales.

SMIC Fábrica

En consecuencia, el concepto de hardware vegano o electrónica vegana sería el que no sea producto de acciones, cadenas de suministro o mercantilización de animales poco éticos o inmorales (si estos ideales son realistas o no, es tema de debate). Por supuesto, también se busca hardware que se produzca en fábricas respetuosas con el medio ambiente dentro de lo posible.

Un acercamiento a la electrónica vegana

Desafortunadamente, estos problemas no se resolverán a corto plazo. La producción de electrónica de consumo se realiza a nivel global y cada producto individual depende de componentes y servicios de una ingente cantidad de proveedores. Algunos activistas afirman que este es el resultado directo de la globalización, un argumento presentado por el ex presidente de Estados Unidos Obama, aunque no es este necesariamente el caso.

En términos de los dispositivos en sí, aunque no se puede evaluar componente a componente, sí que existe potencialmente la posibilidad de adquirirlos de «empresas éticas». Se nos anima constantemente a actualizar el hardware de nuestros equipos, cambiar de smartphone o adquirir unos nuevos auriculares; antes de apresurarse a comprar el último dispositivo que sale al mercado, siempre podemos considerar si realmente lo necesitamos, y aunque las fuerzas del marketing están siempre en nuestra contra a ese respecto, es también fundamental reducir el impacto de los residuos electrónicos, que eso sí que causa un enorme impacto en el medio ambiente.

Usar PC viejo como servidor de backup

Aunque esto no sea exactamente «hardware vegano» sí que entra en el concepto el considerar invertir en dispositivos que venden estas «empresas éticas», pensarlo dos veces antes de cambiar de dispositivo, reciclar correctamente el hardware viejo en puntos limpios (nunca lo tires a la basura normal) y siempre tratar de reparar dispositivos que no funcionan bien antes de cambiarlos por uno nuevo.

Por ahora no hay fabricantes de hardware que hayan manifestado abiertamente su ética o su compromiso con el medio ambiente en los procesos de fabricación, pero esta tendencia está cobrando cada vez más fuerte y prueba de ello es que grandes empresas tecnológicas como Amazon, Google, Apple o Microsoft ya están en el punto de mira sobre cómo obtienen, diseñan y fabrican sus productos con el objetivo de comprobar si son o no respetuosos con el medio ambiente.