Ya están aquí los primeros kits de refrigeración líquida AIO «completos» de EK

EK Waterblocks es una compañía bien conocida por sus componentes para refrigeración líquida custom, y aunque hasta ahora ya tenía algún modelo de kit AIO como los Predator, éstos no eran kits de circuito cerrado AIO como los conocemos hasta ahora sino líquidas custom ya montadas. Ahora, el fabricante ha mostrado durante el CES sus nuevos EK-AIO, kits de refrigeración líquida AIO «tradicionales» con la bomba integrada en el bloque de CPU inclusive.

Muchos dirán que los anteriores kits EK Predator ya eran AIO, y de hecho así los define el fabricante. No obstante, la realidad es que eran kits conformados por un bloque de CPU, radiador, bomba y depósito (incorporadas al radiador) y ventiladores (con sus correspondientes tuberías y racores) ya montados pero que tanto en aspecto como en funcionalidad (de hecho podías desmontarlos completamente y usar los componentes por separado) distaban mucho de lo que hoy en día conocemos como un kit AIO de refrigeración líquida.

Conscientes de ello, EKWB ha mostrado ahora en el CES su primer kit de refrigeración líquida AIO «de verdad», que de hecho han llamado EK-AIO por algo.

EK-AIO, con radiador de hasta 360 mm y todo integrado

Los EK-AIO se presentan en dos modelos, uno con radiador de 240 mm (y dos ventiladores de 120 mm) que se venderá por un precio de 125 euros y otro un poco más grande, con radiador de 360 mm (y tres ventiladores de 120 mm) que se venderá por 150 euros, unos precios que van bastante acorde al mercado y que no están nada mal, todo hay que decirlo, para el fabricante del que hablamos.

Físicamente, los kits son tan simples como cualquier otro kit AIO del mercado: cuentan con un bloque de CPU que integra la bomba, y el radiador que integra el depósito. Eso sí, a EK se le ha ido un poco la mano con el RGB, pues todo el interior de la bomba se ilumina así como lo hacen los ventiladores. Para el bloque de CPU, han integrado nueve diodos bajo la superficie opaca para que se ilumine casi en su totalidad. Hay que decir que EK no ha indicado cómo se gestiona la iluminación, pero parece contar con cables RGB para controladora externa.

En este bloque de CPU se oculta una bomba que funciona entre 450 y 2600 RPM, controlada por PWM, mientras que los ventiladores -también PWM- funcionan a una velocidad de entre 800 y 2600 RPM.

EK no ha dado datos concretos, pero ausumimos que será compatible con todos los sockets de procesador actuales salvo TR4 (por su tamaño), y vista la longitud de los tubos probablemente sea compatible con todo tipo de cajas, incluyendo super torres. En cualquier caso, a pesar de que el fabricante sí que ha dicho los precios, no han indicado fecha de lanzamiento, si bien es de esperar que no dejen pasar mucho el tiempo para ver estos EK-AIO en el mercado.