AMD Radeon Image Sharpening podría no llegar a las tarjetas gráficas RX Vega

La tecnología AMD Radeon Image Sharpening, llegó a nosotros hace poco tiempo, pero al parecer levantó un aluvión de buenas críticas hacia los de Lisa Su. En un primer momento, RIS llegó a las tarjetas gráficas de nueva hornada, es decir, a las RX 5700 XT y RX 5700, donde mediante el último driver de AMD, Polaris entró en el soporte. Pero por lo visto, es posible que las RX Vega no lo terminen recibiendo.

Radeon Image Sharpening: una característica a debate

AMD-Image-Sharpening

La implementación de RIS por parte de AMD como nueva característica para Navi resultó ser un golpe de efecto de la compañía que hizo moverse incluso a NVIDIA, refinando su tecnología FreeStyle.

En un principio, los de Lisa Su declararon que Radeon Image Sharpening solo estaría habilitado y con compatibilidad para su última arquitectura Navi y por ende, en las Radeon RX 5700 XT y RX 5700. Pero con el último driver 19.9.2 las opciones se han abierto, curiosamente, hacia la arquitectura Polaris y solo para ciertos modelos en exclusiva.

El siguiente movimiento, siguiendo la lógica de AMD, sería dar soporte de dicha tecnología a los usuarios con tarjetas gráficas RX Vega, es decir, permitir que las RX Vega 56, RX Vega 64 y Radeon VII, puedan utilizar esta tecnología de postprocesado.

Pero la respuesta de los de Lisa Su puede que no sea la esperada, ya que ante la pregunta sobre el futuro soporte de Vega, AMD responde de forma clara: medirán la recepción del usuario final para las tarjetas con soporte y así ver la demanda de Radeon Image Sharpening.

Por lo tanto, considerarán agregar dicho soporte para tarjetas gráficas Radeon RX adicionales en el futuro.

Esta es una nueva postura por parte de los rojos hacia una de sus tecnologías estrella en estos momentos, donde no afirman ni desmienten dicho soporte, pero todo queda en el aire al mismo tiempo.

Los usuarios serán con soporte decidirán sobre los que no lo tienen

AMD Radeon Image Sharpening

Básicamente, AMD viene a decir que el impacto de uso en los usuarios con soporte para Radeon Image Sharpening decidirá el futuro de los que les gustaría poder disfrutarlo en sus tarjetas gráficas. Ya que, como bien afirman, se medirá la recepción del usuario final y la demanda para RIS.

Todo queda en manos de los clientes, ya que, si la introducción de dicha tecnología no es la esperada, dicho soporte no se expandirá a más modelos. El principal problema que esto enfrenta es que la mayoría de gamers no interacciona de forma recurrente con las opciones que brindan los drivers.

El usuario medio instala un driver y quiere el mejor rendimiento para jugar, donde realmente no se suele parar a indagar entre las opciones y efectos, simplemente disfruta su hardware. Por lo tanto, estas opciones como RIS o Radeon Anti-Lag, normalmente son usadas por una minoría de personas, la mayoría con conocimientos avanzados del driver y sus utilidades.

Por lo tanto, es muy posible que, si los usuarios no dan uso a Radeon Image Sharpening, su implementación se reduzca a modelos de nueva hornada y no a otros modelos y arquitecturas anteriores.