En 2019 las ventas de discos duros caerán a la mitad: ¿están los SSD preparados para sustituirlos?

Un informe proveniente de la empresa Nidec, el fabricante japonés que realiza casi el 85% de la producción de motores para unidades de discos duros, ha desvelado que la empresa prevé que las ventas de estas unidades de almacenamiento bajarán a la mitad durante el presente año 2019. Esto se une a la continua bajada en las ventas de éstos que se han venido registrando desde el año 2010, coincidiendo con el comienzo de la popularización entre los usuarios del empleo de los SSD. Sin embargo, ¿están los SSD capacitados para sustituirlos como sistema de almacenamiento en los PC de los usuarios?

Durante años, las ventas de discos duros han ido en declive. Estas tendencia se comenzó a apreciar con más fuerza a partir del año 2015, que se podría tomar como el año de partida en el que se comenzó a ser más popular el empleo de los SSD en los equipos de los usuarios. Especialmente, este dato es importante por su impacto en los ordenadores portátiles. Este tipo de ordenadores comenzaron a descartar el empleo de los discos duros a cambio del extra de autonomía y rendimiento que eran capaces de proporcionar los SSD en este tipo de equipos.

¿Por qué están bajando las ventas de discos duros?

Como podemos ver, en estas gráfica de la propia empresa, la venta de discos duros se desplomó una primera vez durante el año 2015 en el segmento de PC, siguiendo su tendencia a la baja durante los siguientes años 2016, 2017 y 2018. Sin embargo, las previsiones de ventas de Nidec para este año 2019 son casi la mitad de las ventas que tuvo el pasado año 2018.

Aparte del auge de los SSD, también podemos encontrar otro culpable del descenso de ventas de discos duros durante estos años. Este «culpable» radica en el incremento del tamaño de las unidades de almacenamiento mecánico, que hace que los usuarios no necesiten más de un disco duro en su equipo para almacenar datos. Si en el pasado era común encontrar sistemas con varios HDD de 1 o 2 TB, hoy en día es más corriente encontrar sistemas que cuentan con un HDD de 2 o 3 TB, que son más que suficientes para cubrir nuestras necesidades de almacenamiento.

También cuenta el hecho que muchos usuarios opten por guardar sus datos en la nube, en lugar de en su propio PC. De hecho, si nos fijamos en los datos de ventas de discos duros para Data Centers, podemos ver que sus ventas han seguido una tendencia ascendente desde los 43 milones de unidades vendidas en el 2016 hasta los 54 millones de unidades que se espera vender durante el 2019.

¿Podrán los SSD tomar el relevo de los HDD como unidades de almacenamiento principales de los usuarios?

El problema que siempre han tenido los SSD frente a los discos duros es su menor tiempo de vida útil. Vida útil que, cuanto mayor número de bits se almacenan en las células de memoria NAND Flash, más se reduce. El hecho es que los SSD con memoria NAND Flash QLC no están acabando de despegar entre los usuarios. Eso, a pesar que la mayoría de ellos suelen tener garantía de 3 o más años por parte de los fabricantes.

Pero, el principal problema de los SSD es el elevado precio del GB de memoria NAND Flash. Comparado con el precio que tiene el GB en los discos duros, su precio es muy superior al de éstos. Y, aunque los fabricantes cada vez sacan al mercado unidades con mayores capacidades de almacenamiento, los usuarios no están muy por la labor de gastarse 200 euros en un SSD de 2 TB cuando por menos de 70 euros pueden conseguir un disco duro de la misma capacidad. Y, aunque las constantes bajadas en el precio de la NAND Flash han hecho que los SSD estén ahora mismo a unos precios bastante reducidos, siguen costando más del doble de sus contrapartes mecánicos.

Por el momento, los SSD no están preparados para tomar el relevo de los discos duros. No mientras no se solucionen los problemas del precio y de la vida útil de las células de memoria NAND Flash.