Estos son todos los sistemas de almacenamiento utilizados en PC

Estos son todos los sistemas de almacenamiento utilizados en PC

Juan Diego de Usera

La historia de la informática, está íntimamente ligada a la historia de las unidades de almacenamiento. Desde las primeras tarjetas perforadas, hasta las actuales unidades NVMe. Pasando por los discos duros y los DDS. La historia de cómo ha evolucionado el almacenamiento de datos en las computadoras es de lo más interesante. En este artículo echaremos la vista atrás para ver cómo ha evolucionado este tipo de almacenamiento.

Tarjetas perforadas

Los primeros ordenadores usaban tarjetas perforadas como sistema de almacenamiento. Hay que tener en cuenta que, las tarjetas perforadas llevaban en uso desde finales del siglo XVII. Se desarrollaron a comienzos de la revolución industrial en Francia. Como método para almacenar los patrones de los telares. Desde ahí, a mediados del siglo XX, dieron el salto a los primeros ordenadores.

Como sistema de almacenamiento presentaban la ventaja de tener una amplia base de mano de obra cualificada. Para introducir los datos en cada una de ellas. Aparte que, el soporte físico era barato de fabricar. El principal problema residía en que el espacio necesario para almacenar las tarjetas era, por necesidad, enorme. Dado que cada una de ellas solo podía almacenar unos pocos bits de información. Aun así, fue el método más utilizado hasta mediados de los años 70 del pasado siglo XX.

Almacenamiento magnético

Para intentar dejar de lado las limitaciones inherentes de las tarjetas perforadas, la industria comenzó a desarrollar el almacenamiento magnético. Este se dividió en dos segmentos: los discos duros y las cintas magnéticas. Ambos sistemas se siguen empelando con asiduidad a fecha de hoy en toda la industria.

Cintas magnéticas

El uso de cintas magnéticas para el almacenamiento de datos comienza en el año 1951. En aquel entonces se usaban bobinas de 267 mm de diámetro.

Todas las bobinas se instalaban en enormes habitaciones, con sus correspondientes lectores magnéticos. Estas bobinas poseían la capacidad de poder transferir datos a 7.200 caracteres por segundo.

Este sistema de almacenamiento fue bastante prevalente en la industria hasta mediados de los años 80 del Siglo XX. En sus últimas versiones, en lugar de usarse bobinas de datos de tipo abierto. Comenzaron a usarse cartuchos similares al tipo «casette». Es el nacimiento de los actuales DDS (Digital Data Storage). Los cuales suelen emplearse en muchas empresas para realizar operaciones de back up de gran tamaño.

Almacenamiento en disco

El almacenamiento magnético en disco está compuesto, tanto por los actuales discos duros, como por los antiguos discos flexibles.

El primer disco duro se desarrolló en el año 1956. Y es el método de almacenamiento que más tiempo ha perdurado. Dado que hoy en día, sigue siendo el más utilizado por los usuarios.

Con él, la capacidad para localizar los datos y acceder a ellos de manera rápida, dio un salto adelante bastante importante. Así como las opciones de búsqueda aleatoria de datos. Ya que en las unidades de cinta, las búsquedas solo podían ser secuenciales.

Aunque inicialmente este tipo de dispositivos eran tan grandes que necesitaban sus propios armarios para ser instalados y manejados. Los continuos avances en su campo han hecho que el estándar de 3,5 pulgadas sea el más utilizado en los ordenadores actuales.

El disco flexible (o floppy) se desarrolló como alternativa para poder transportar datos entre diferentes ordenadores.

Este tipo de almacenamiento magnético fue especialmente prevalente durante los años 90 del Siglo XX. De hecho, fue el primer método por el que se distribuía el software a los usuarios y a las empresas. Actualmente, este método ha sido completamente superado por el uso de las descargas desde Internet. Y de los pen drive USB.

Almacenamiento óptico

El almacenamiento óptico está formado por las unidades de CD-ROM, DVD-ROM y BR-ROM. Ese tipo de almacenamiento no es tan propenso a sufrir corrupción de datos como el magnético.

Este tipo de unidades también están cayendo bastante en desuso. Aun así, muchas empresas las siguen usando para realizar back ups a gran escala de sus servidores de datos.

Dispositivos sólidos

Los SSD son los últimos dispositivos de almacenamiento que han llegado a la industria informática.

Este tipo de dispositivos sustituyen el almacenamiento magnético u óptico, por células de memoria NAND Flash. Gracias a ello, la velocidad de acceso a los datos que hay en su interior es muy superior a cualquier otro método que se hubiera usado hasta la fecha.

El inconveniente que posee esta tecnología estriba en su elevado precio por GB de almacenamiento. Un precio que, aunque es verdad que desde el pasado 2018 ha ido descendiendo de manera paulatina, sigue estando bastante lejos de los precios que ostentan los discos duros.