Una empresa empieza a comercializar grafeno que puede usarse en chips

Después de décadas intentando fabricar, de manera comercialmente viable, el grafeno, la empresa Paragraph, ligada a la Universidad de Cambridge, ha comenzado a fabricar las primeras obleas realizadas en este material. Este paso adelante en la consecución de la fabricación, a nivel comercial, del denominado «material milagroso» podría abrir una nueva puerta a la fabricación de componentes electrónicos, como los procesadores o los monitores de ordenador, que serían mucho más resistentes. Aunque no es solo en este campo donde se podría sentir la influencia de este material.

Durante las décadas que se conoce de la existencia del grafeno, como material, se le ha considerado siempre tan mítico como un unicornio. Sí, es verdad que se podía generar en los laboratorios, con vistas a ser empleado en experimentos. Sin embargo, nunca se habían conseguido desarrollar un método de producción que fuera aceptable para la producción en grandes cantidades del grafeno. Esto se debe a que el grafeno es un material que se puede contaminar con extremada facilidad durante la fabricación de este.

Gran parte del interés que lleva años despertando este material se basa en sus propiedades físicas, que no se habían encontrado nunca en ningún otro material. Por principio, es un material que es más duro que el acero, altamente flexible, conduce la corriente eléctrica mejor que el cobre, tiene una baja resistencia térmica y, para terminar, es transparente. Todas estas características han servido para que se le haya el dado el sobrenombre de «material milagroso».

Las nuevas obleas de grafeno son lo suficientemente puras como para poder emplearse en la fabricación de chips

El procedimiento estandarizado de producción del grafeno que se empleaba hasta ahora para producir cantidades de este material, implicaba el empleo del cobre como material de catalizado. Sin embargo, al hacerlo la oblea de grafeno se contaminaba de manera irremediable. Al quedar así contaminado, el grafeno ya no se podía emplear en la fabricación de chips para semiconductores. Sin embargo, un profesor de la Universidad de Cambridge consiguió desarrollar, en el año 2015, un nuevo método de producción que obviaba el cobre como catalizador. Esto supuso que el grafeno que se obtenía era de una pureza muy superior a la que se había conseguido obtener hasta ese momento. De hecho, ha sido empleando este método como los investigadores consiguieron desarrollar las primeras obleas de 200 mm de grafeno puro.

Paragraph, es la empresa que cuenta con la licencia para producir el material a gran escala, de manera que sea viable de manera comercial. Para ello, recibió 2,9 millones de libras esterlinas (casi 3,4 millones de euros) para poder desarrollar toda la maquinaria y el proceso de producción a gran escala que sería necesario para que la producción de este material se pudiera realizar de manera comercial, a unos precios que fueran aceptables para sus posibles clientes.

El comienzo de la producción de las primeras obleas de este material, podría afectar a muchas industrias. Entre las cuales, desde luego, estaría la industria del microchip. Esta industria, desde siempre, ha dependido de las cualidades del silicio como semiconductor para poder fabricar los transistores que llevan en el interior los chips. Quizás, con este desarrollo de los acontecimientos, estemos cada vez más cerca de ver los primeros componentes electrónicos fabricados sobre una base de grafeno, en lugar de silicio.