Intel ingresa un 19% más en el tercer trimestre, y vuelve a confirmar los 10 nm para 2019

Intel ha vuelto a superar todas las expectativas que se habían fijado los analistas para la marca, produciendo unos resultados financieros para el tercer trimestre de 2018 que superan en un 19% los resultados que se obtuvieron en el mismo trimestre en el año anterior 2017. Todo ello, a la vez que se aumentaba la inversión en el segmento de I + D en un 3%.

Un trimestre más, Intel ha vuelto a batir el récord del trimestre anterior, consiguiendo aumentar los ingresos totales de la compañía en 19.200 millones de dólares, frente a los 16.100 millones de dólares que conseguía la compañía en el mismo trimestre del año anterior. Esto representa un incremento del 19% en los ingresos. Todo ello realizado, a pesar de los problemas que afectan ahora a la producción de la compañía en los frentes del nodo de 14 nm++ (en el que se fabrican todos los procesadores actuales, incluidos los de la 9ª Generación Core, recientemente presentados) y los del nodo de 10 nm.

Estas cifras han producido que la compañía tenga ahora mismo una ganancia por acción de 1,40 dólares, frente a una ganancia por acción que esperaban los analistas de 1,15 dólares. Esto ha significado que la compañía ha repartido 4.000 millones dólares en beneficios entre sus accionistas.

Todos los sectores donde está Intel, crecen bastante

Aparte de las anteriores cifras que hemos citado, la realidad es que Intel ha seguido creciendo con fuerza en todos los sectores en los que tiene presencia. Por ejemplo, en el sector de los ordenadores personales, la compañía ha crecido la friolera de un 16%, hasta los 10.200 millones de dólares, frente al tercer trimestre del año 2017. Pero es que, en el sector de los Centros de Datos, la compañía ha crecido un 26%, hasta los 6.100 millones de dólares, frente al mismo trimestre del año anterior. El sector del Internet of Things ha alcanzado los 919 millones de dólares, mientras que su sector de memoria ha llegado ya hasta los 1.100 millones de dólares, un 21% más que hace un año.

Así como cuando se conocieron ayer los malos resultados de AMD, su acción se hundió bastante, algo similar, pero a la inversa, ha sucedido hoy con el precio de la acción de Intel, cuyo precio en el mercado de after hours se ha disparado hasta los 47 dólares, aunque a estas horas ese precio se ha estabilizado algo más.

En cuanto al desarrollo del nuevo nodo de producción de 10 nm, Intel ha confirmado que éste sigue su desarrollo de manera normal, y que está siguiendo el calendario, para su lanzamiento a lo largo del próximo año 2019. Igualmente, Intel también ha hecho referencia a las dificultades que tiene ahora mismo el nodo de 14 nm++ para satisfacer la demanda de unidades. Según la empresa, las inversiones que se están realizando en la cadena de producción de ese proceso, muy pronto deberían de comenzar a dar buenos resultados, pudiendo cubrir la demanda por parte de sus clientes.

Está claro que, a no ser que se produzca una hecatombe, Intel va a volver a tener otro año de ganancias récord.