AMD se desploma en bolsa por sus malos resultados en el tercer trimestre de 2018

AMD se desploma en bolsa por sus malos resultados en el tercer trimestre de 2018

Juan Diego de Usera

AMD acaba de presentar los resultados financieros pertenecientes al tercer trimestre de 2018. Y no han sido nada buenos para la compañía. Acostumbrados a varios trimestres de continuas subidas de la compañía, los resultados negativos han hecho que el precio de la acción de AMD se haya desplomado de manera súbita.

AMD nos tenía acostumbrados, durante los últimos trimestres, a presentar unos envidiables resultados financieros (envidiables para la compañía, queremos decir). La imagen que se nos proyectaba era la de una compañía que poco a poco iba recuperando su puesto en el panorama de la computación, especialmente con el lanzamiento de los procesadores con arquitectura Zen, que tan buen resultado está dando a la empresa.

Los resultados financieros de este tercer trimestre de 2018 reflejan una imagen algo diferente a la que los analistas de Wall Street esperaban de la compañía. Y es que, a pesar que, con respecto al año pasado, la compañía ha continuado aumentando sus ingresos (un 4%) y beneficios netos (41 millones de dólares), estos mismos parámetros han sufrido unas caídas significativas cuando lo comparamos con los resultados del trimestre anterior (-6% de ingresos y 6 millones de dólares de pérdidas este trimestre)

Las ventas de tarjetas gráficas de AMD se han estancado este trimestre

Aunque el segmento de computación siguió creciendo este último trimestre en AMD un 12% frente al mismo trimestre del año anterior, las ventas de procesadores de AMD bajaron un 14% frente al trimestre anterior. Sin embargo, a venta de tarjetas gráficas de este fabricante se han quedado completamente estancadas, una vez que ya se ha eliminado por completo la enorme demanda que hubo de estas para el mercado de la minería de criptomonedas. A esto hay que sumar que los precios de estas tarjetas gráficas no están descendiendo por completo a los que tenían antes de comenzar la crisis de las criptomonedas. Por no contar que las frecuentes promociones de NVIDIA realiza para bajar el inventario de sus tarjetas gráficas con núcleos Pascal, también está perjudicando bastante a AMD.

Todos estos resultados financieros de AMD han caído como un auténtico jarro de agua fría entre los inversores en bolsa, que habían hecho que la acción de AMD se llegara a cotizar hasta a 32 dólares por acción. Sin embargo, tras la publicación de los resultados, el precio de la acción se desplomaba hasta los 17,35 dólares, perdiendo un 22,60% del total de su valor.

Tampoco es que AMD esté presentando unas grandes expectativas de crecimiento para el próximo trimestre. Sí, es verdad que la compañía espera aumentar las ventas de sus procesadores de la gama Ryzen, EPYC y de las tarjetas gráficas destinadas a computación en los centros de datos. De hecho, la compañía espera un incremento del 8% frente a las ventas del pasado año. Sin embargo, no ha hecho ninguna mención a la llegada de nuevos modelos de tarjetas gráficas, o de ninguna táctica para intentar revitalizar las ventas de su división de gráficos para los consumidores de a pie. Esto pone un poco en la incertidumbre el futuro de esta división de AMD.