Las nuevas Radeon RX Vega consumirán más de 300 W

Las nuevas Radeon RX Vega consumirán más de 300 W

Juan Diego de Usera

Parece ser que con las próximas tarjetas gráficas Radeon RX Vega va a haber que desempolvar las antiguas fuente de alta potencia. Así parece desprenderse de las declaraciones de un representante de una marca encargada de fabricarlas. Y es que, al parecer, Vega podría acabar consumiendo más que las actuales TITAN Xp, lo que no es muy halagüeño.

AMD Radeon ya presentó su nueva tarjeta gráfica RX Vega Frontier Edition hace poco más de un mes. Y, aunque las especificaciones sobre el papel eran interesantes, no era la gráfica que todos los jugadores estaban esperando. No, la Frontier Edition es un modelo que va más orientado hacia el mercado profesional. El de los famosos Prosumers.

Al poco de este lanzamiento, Raja Koduri confirmaba que el modelo destinado a los entusiastas, llegaría en Agosto. Más o menos cuando se celebra el evento SIGGRAPH 2017.Esperemos que entre esas dos fechas comiencen a salir a la venta las primeras unidades de las Frontier Edition. Porque, sinceramente, no soy nada fan de los lanzamientos sobre el papel sin hardware que testear.

Que el consumo de las RX Vega sea alto nos importará según su rendimiento

Las declaraciones del supuesto representante de MSI han sido hechas en un foro holandés. En ellas, lo que se da a entender es que la versión refrigerada por aire de la gráfica consumiría 300 W. Mientras que la versión con refrigeración líquida consumiría 375 W. Si tenemos en cuenta que la Nvidia TITAN Xp consume 275 W, hablamos de entre 25 y 100 W extra.

Ahora bien, ¿es esto realmente importante? Todo dependerá del rendimiento que sean capaces de entregar. Si su rendimiento es ligeramente inferior o igual al de la tarjeta de Nvidia, no creo que haya  muchas quejas. Ahora bien, si el rendimiento es el de una Geforce GTX 1080, creo que la gente se quejará. Y bastante. Y, de hecho, creo que lo harían con bastante razón, dado el enorme retraso con el que van a salir al mercado. Si encima lo hacen con un consumo tan alto, sería untar con sal la herida. Y eso siempre escuece.

Quizás nos hayamos acostumbrado a que las nuevas tarjetas de AMD Radeon tengan unos consumos mucho más moderados últimamente. Pero no hace mucho tiempo, consumos similares eran los habituales en su gama alta. Consumos que hacían necesarias las fuentes de 1 kW a la hora de montar configuraciones en CrossFire. Parecía que el salto al nodo de 14 nm había desterrado para siempre esos días. Pero habíamos cantado victoria antes de tiempo, está claro.