Ryzen también necesitará de un kernel moderno de Linux para funcionar

Escrito por Juan Diego de Usera
Procesadores
2

Parece ser que los usuarios del sistema operativo del pingüino tampoco se van a librar de tener que actualizar el kernel que emplean sus distribuciones de Linux si quieren poder sacar todo el rendimiento del que es capaz el nuevo procesador Ryzen de AMD. Entre ciertos problemas que podrían encontrar de no actualizar las librerías a una versión bastante más reciente, el que más podría impactar en el rendimiento es el no funcionamiento del SMT del procesador, algo que afectaría negativamente a toda la gama media y alta de Ryzen.

En un artículo publicado en la web de Phoronix podemos leer que ciertas fuentes de la total confianza del editor (supongo que fuentes dentro de la propia AMD pero que no quieren salir publicadas) le han dicho que el kernel base sobre el que ya se ha implementado la mayoría de características de Ryzen es el que tiene la versión 4.10, aunque si un usuario no le apeteciera cambiar a esas nuevas versiones de kernel, la implementación más baja sobre la que AMD ha trabajado es la 4.9.10, en el cual a principios de Febrero salía un parche con el título “x86/CPU/AMD: Fix Zen SMT topology” el cual, como supongo que habréis adivinado, arreglaba el comportamiento de la topología de la característica SMT del nuevo procesador de AMD.

El SMT (o Simultaenous MultiThreading) es una nueva tecnología que ha implementado AMD en su nuevo Ryzen que funciona de una manera bastante similar a como lo hace la tecnología Hyper Threading en los procesadores Intel y por la que ciertas partes del procesador se desdoblan haciendo creer al Sistema Operativo que hay dos procesadores cuando en realidad tan solo hay un núcleo físico, permitiendo de esta manera trabajar sobre un segundo hilo de proceso (no tan eficientemente como cuando las instrucciones pasan por el núcleo físico real, pero sí ayudando a la ejecición del conjunto de instrucciones).

En términos prácticos, y para aquellos Linuxeros de pro que nos leen, esto significa que si vuestra distro de Linux es Ubuntu 16.10 o bien 16.0.4.2 podréis instalar y emplear los nuevos procesadores Ryzen sin casi problemas desde el principio, aunque se recomienda que se pase a unas versiones algo más actuales que esas que acabo de citar para poder sacar todo el partido al procesador.

También otro problema que podrían tener los usuarios que se pasen a Ryzen no vendría del propio procesador si no de los componentes que monten las placas base, dado que por ejemplo muchas vendrán con el codec de audio ALC1220, pero ese es un codec que solo será implementado en la siguiente revisión de Linux (la 4.11).

Continúa leyendo
  • mojitoparlante

    A ver si Ubuntu lo implementa en su próxima revisión de la última LTS. Me molesta un poco esto, pero no queda otra porque Rizen trae muchos cambios a mejor.

  • EsMikeBonesCasiNormal

    Es lo que tiene el cambio, si todo se adapta ira sobre ruedas.