Guía de compra de monitores con resolución Full HD

Guía de compra de monitores con resolución Full HD

Rodrigo Alonso

El otro día os contábamos que el mercado de monitores de resolución Full HD está lejos de estar acabado, a pesar del ímpetu de los fabricantes de meternos la resolución 4K por los ojos (valga la redundancia). Algunos nos pedisteis hacer una guía de compras de éstos monitores Full HD, y aunque en éste artículo no os vamos a hablar de modelos específicos esperamos poder orientaros para que podáis escoger la solución que mejor se adapte a lo que necesitáis.

Lo primero que hay que tener claro es que en ésta pequeña guía nos vamos a centrar exclusivamente en monitores de resolución Full HD, por lo que no hablaremos de 1440p ni 2160p, ni mucho menos de resoluciones más bajas. Desde hace ya bastante tiempo que el Full HD es un estándar en los usuarios de PC, especialmente en aquellos que utilizan gran parte de su tiempo en jugar, y por éste motivo nos vamos a centrar únicamente en éstos. Dicho esto, vamos allá.

El tamaño

El primer aspecto importante a tener en cuenta es por supuesto el tamaño. En la resolución Full HD hay principalmente tres tamaños habituales: 21,5, 24 y 27 pulgadas, siendo la primera de éstas muy poco utilizada, con las 24 pulgadas como reinas de la categoría. Hay también tamaños mayores, pero como también hemos explicado en el pasado, la resolución Full HD en monitores mayores de 27 pulgadas hace que efectivamente podamos apreciar el tamaño del píxel y nos de esa sensación de que la imagen se vea “pixelada”.

2000px-Progressive_scan_hdtv.svg

La clave para la elección del tamaño es la distancia a la que os coloquéis del monitor. Tomando como referencia una distancia entre nuestros ojos y la pantalla de 50 centímetros, lo ideal serían 24 pulgadas. Menor distancia implicaría bajar a las 21,5 pulgadas, y una distancia mayor aumentar a las 27 pulgadas. Sin embargo tened en cuenta que ésta es una apreciación nuestra subjetiva, y siempre puede variar dependiendo de las costumbres y gustos de cada usuario.

La tecnología de panel

Hace tiempo publicamos una guía sobre los paneles LED más utilizados en el mercado. Los más habituales a día de hoy son los LED-IPS porque son baratos de fabricar, proporcionan una gran luminosidad e intensidad de color, además de unos buenos ángulos de visión. La pega de éste tipo de panel es una alta latencia, algo que han ido solucionando con el tiempo y ahora ya es habitual ver paneles LED con 4 ms de latencia, muy válidos incluso para Gaming.

LG IPS7 Series

Ahora bien, para los usuarios más exigentes o incluso aquellos que se consideren sibaritas en cuanto a las especificaciones y a los que solo les vale 1 ms de tiempo de respuesta, tendrán que ir a por paneles LED-VA. De igual manera que los IPS han mejorado en tiempos de respuesta, los VA han mejorado en cuanto a profundidad de color, si bien es cierto que siguen teniendo un problema principal: la fuga de luz, o en otras palabras, la homogeneidad de ésta. Básicamente veremos unas partes del monitor más claras u oscuras que otras.

La elección de nuevo depende de lo que busquéis, pero a día de hoy la elección más equilibrada es la de un panel LED-IPS.

La frecuencia de actualización

Esto ya son palabras mayores para los Gamers. Personalmente llevo toda la vida jugando con monitores con 60 Hz de frecuencia de actualización y así sigo, pero también es cierto que he probado paneles con 144 Hz de frecuencia de actualización y hay una notable mejoría en cuanto a la fluiderz, siempre y cuando vuestra tarjeta gráfica sea capaz de mover los juegos a 144 FPS o más.

La parte mala es que si optáis por un panel con 144 o más Hertzios de frecuencia, os veréis limitados a paneles LED-VA o LED-TN. A día de hoy no hay paneles LED IPS de tanta frecuencia, al menos no de resolución Full HD (sí que los hay de resolución 1440p, cuyo precio se dispara y que en realidad emplean los paneles IPS-Like de los que también os hemos hablado bastante).

AOC 144 Hz

Teniendo estas consideraciones en cuenta, esperamos que podáis escoger el monitor que mejor se adapte a vuestras necesidades. En términos generales, un monitor de 24 pulgadas con panel LED-IPS os dará un muy buen resultado para prácticamente todo. Si buscáis un monitor exclusivamente orientado al Gaming tendréis que ir a por un LED-VA o LED-TN de 144 Hz, pero tened en cuenta que la experiencia de visualización es peor y son más caros.