¿Has derramado agua o café en tu portátil? Sálvalo con estos pasos

En los tiempos que corren, el teletrabajo está a la orden del día, y es bastante frecuente tomar el primer (o segundo, tercer…) café de la mañana mientras comienzas la jornada laboral en tu ordenador portátil. Por este motivo, es bastante frecuente que sucedan accidentes y que derrames el café, agua o cualquier otro líquido en tu preciado portátil. Si es precisamente lo que te ha pasado, no te pongas nervioso porque a continuación te vamos a contar qué es lo que debes hacer para tratar de solucionar el problema o, como poco, minimizar los posibles daños.

Sí derramas líquido en el portátil, seguro que te saltan todas las alarmas, así que lo primero es que no te pongas nervioso y evalúes la situación. Como en cualquier emergencia, el tiempo es crucial, pero vale más tener un pensamiento racional para poder actuar en consecuencia de los síntomas que presente tu equipo tras el accidente.

Chispas, explosiones y humo… el líquido ha estropeado tu portátil

Portátil en llamas

Esta es desde luego la peor situación en la que te puedes encontrar… si tras derramarse el líquido en el portátil han comenzado a salir chispas, se han producido pequeñas explosiones o si sale humo es síntoma de que se ha producido un fallo irreversible en el hardware, potencialmente en la placa base y/o fuente de alimentación del equipo.

Es desde luego una mala noticia, y lo primero que debes hacer antes de nada es desconectar el portátil de la toma de corriente (también desconecta el cable Ethernet si lo tenías conectado) para evitar males mayores. No desconectes ningún otro cable, recuerda que los ordenadores portátiles tienen batería y eso significa que si se ha producido un cortocircuito interno corres el peligro de recibir un buen calambre al tocar elementos metálicos.

Si el portátil continúa echando humo, generando chispas o incluso si estalla en llamas, evacúa inmediatamente la habitación en la que estés y llama a los bomberos. Es una situación que, generalmente, no debería llegar a ocurrir pero desde luego que existe la posibilidad y más vale prevenir que curar. En cualquier caso, nos tememos que si te ha sucedido esto puedes dar el portátil por perdido ya que será bastante complicado que tenga arreglo y, en el caso de tenerlo, que te merezca la pena el arreglarlo.

Si por el contrario, justo tras derramar el líquido el portátil se ha apagado (es lo que debería suceder en la mayoría de casos) pero no ha habido explosiones, chispas o humo, es una buena señal y posiblemente tenga arreglo.

Derramas agua o café y el portátil se apaga (o no)

Líquido en portátil

Lo más normal es que cuando derramas algún tipo de líquido en el portátil pasen una de estas tres cosas (además del pandemonio que os hemos descrito en la sección anterior de este artículo):

  • Que no suceda absolutamente nada, el portátil sigue funcionando con aparente normalidad.
  • Que el equipo se quede bloqueado (es lo más normal), puede que con un error en la pantalla, incluyendo pantallazo azul.
  • Que el equipo se apague solo automáticamente.

Que el portátil no haya estallado en llamas, que no salga humo y que no se haya producido ninguna pequeña explosión es sin duda una buena señal, muy especialmente si aparentemente el equipo sigue funcionando bien. En todo caso, lo primero que debes hacer siempre es apagar el portátil, desconectarlo de la toma de corriente y de la de red, y si es posible retirar la batería.

Acto seguido, hazte con un trapo o bayeta absorbente y trata de retirar la mayor parte de líquido de la superficie del portátil. Tras ello, la recomendación es simplemente observar… deja el portátil, preferiblemente encima del trapo para que el líquido que caiga lo haga sobre este, sin tocarlo durante unos 15-20 minutos. Esto será tiempo de sobra para que el líquido escurra por las rejillas inferiores del portátil y, además, para asegurarnos de que no va a haber ningún problema eléctrico.

Una vez pasado ese tiempo prudencial, es importante actuar con relativa rapidez (con esto os queremos decir que no dejéis esta tarea para el día siguiente, cuanto menos tardes en intentar solucionar el problema más probabilidades habrá de «resucitar» el portátil). Vuelve a insistir en todo el exterior del portátil, prestando especial énfasis en las rejillas inferiores, con la intención de drenar la mayor cantidad de líquido posible. Presiona suavemente sobre cada una de las teclas, botones y puertos, y ayúdate de bastoncillos para los oídos para alcanzar las zonas más complicadas, asegurándote de que todo queda perfectamente seco.

Limpiar líquido interior portátil

Ahora viene la parte más complicada, y como ya supondrás al ver la imagen encima de estas líneas implica tener que abrir y desmontar completamente el portátil para proceder a secar y limpiar el interior. Cada portátil tiene una manera diferente de acceder al interior y desmontar los componentes, así que lo que vamos a hacer a continuación es darte algunos consejos generales para el proceso. Obviamente, si por ejemplo el líquido se ha derramado solo encima del portátil y no ha tocado la pantalla, no tendrás que desmontarla (ya que en teoría estará seca).

  • Retira todos los paneles y carcasas que puedas y límpialos bien tanto por dentro como por fuera.
  • Desmonta el disco duro o SSD y asegúrate de limpiarlo bien, especialmente en la zona de los conectores.
  • Desmonta la memoria RAM y, al igual que con las unidades de almacenamiento, limpia y seca especialmente en la zona de los conectores, incluyendo los zócalos de la placa base.
  • Para la placa base ayúdate de bastoncillos para los oídos, son muy útiles para secar las zonas de difícil acceso.
  • Si es posible desmontar completamente el disipador (sin los ventiladores), mételo sin miedo bajo el grifo para que se limpie bien (en el caso de que el líquido que hayas derramado no sea agua) y luego sécalo ayudándote de un secador de pelo con aire frío (casi todos los secadores tienen esta opción) y un paño seco. No lo montes hasta asegurarte de que está completamente seco.
  • Para los ventiladores, que en los portátiles siempre son de tipo blower, tendrás que hacer lo que buenamente puedas con el paño y los bastoncillos.

El último consejo que vamos a daros seguro que os suena, porque es la primera recomendación que te darán cuando tienes un accidente con líquidos en tu móvil: meter el portátil y/o sus componentes en un recipiente cerrado con arroz. No es un mito ni una leyenda urbana: el arroz es capaz de absorber dos veces su tamaño en líquido, así que si metes el portátil en un recipiente grande y cerrado con arroz durante 24 horas por lo menos, ayudará a absorber casi toda la humedad que pueda quedar. Si no encuentras un recipiente lo suficientemente grande para poder cerrarlo completamente no pasa nada, pero entonces mejor déjalo 48 horas.

Arroz portátil

Una vez hecho todo esto que te hemos indicado, ya solo resta volver a montarlo todo en su sitio, ponerle la batería al portátil (es recomendable usar la batería y no conectarlo directamente a la corriente en esta primera vez) y comprobar si enciende y funciona sin problemas. Lamentablemente, de no ser así nos tememos que ya habrás hecho todo lo posible por arreglar el problema y solo te quedará llevarlo a un servicio técnico para que sustituyan los componentes que se hayan podido estropear.

¡Sé el primero en comentar!