¿Tus altavoces «petardean»? Así puedes arreglarlos

¿Tus altavoces «petardean»? Así puedes arreglarlos

Rodrigo Alonso

Es bastante frecuente que, con el paso del tiempo, unos altavoces por buenos que sean comiencen a «petardear», a no sonar bien o incluso a distorsionar el sonido. Generalmente esto sucede en dispositivos que ya tienen un tiempo y a los que no se les ha dado cierto mantenimiento, así que en este artículo te vamos a enseñar qué debes hacer con unos altavoces que «petardean», porque como verás la solución es sencilla y barata y tan solo requiere un poco de maña para llevarla a cabo.

Como sabes, los altavoces incorporan diferentes piezas y materiales dentro de una caja de resonancia, pero lo que debes tener en cuenta aquí es que existe un cono (diafragma) instalado generalmente sobre gomas que literalmente se mueve para producir el sonido. Esta parte móvil, como todas, tiene cierto desgaste y por lo tanto es necesario darle cierto mantenimiento para que se mantenga en buenas condiciones, pero incluso si ha llegado al punto de petardear, todavía tiene solución.

Altavoz diafragma

Mantenimiento para altavoces que «petardean»

Hay muchas, muchas ocasiones en las que los altavoces petardean no porque el diafragma o las gomas estén en mal estado, sino por culpa de los conectores y/o los cables. Lo primero que te recomendamos hacer es comprobar el cable de conexión en toda su longitud para cerciorarte de que no está dañado en ninguna de sus partes, y si está bien, deberás comprobar también el conector para ver si está en perfecto estado. Igualmente, deberías comprobar la conexión analógica en la parte del emisor (en este caso, el conector minijack del PC al que conectas los altavoces) y limpiarlo.

Para ello, lo ideal es disponer de alcohol isopropílico (no uses alcohol normal) y bastoncillos para los oídos. Impregnando los bastoncillos con cuidado, limpia tanto el conector minijack macho como el hembra del PC (asegúrate de que el PC está apagado y desconectado de la corriente); para este último, introduce el bastoncillo con solo un poco de alcohol isopropílico con cuidado y gíralo despacio para asegurarte de que se queda completamente limpio por dentro.

Alcohol y bastoncillos

Esto solucionará la mayoría de problemas que puedas tener, pero si no es así y los altavoces todavía petardean no desesperes, porque eso significa que probablemente el diafragma o las gomas de suspensión no estén en buen estado pero todavía se pueden arreglar en la mayoría de los casos. Deberás eso sí desmontar al menos la parte frontal de cada altavoz si es que tienen malla protectora y no están «al aire», que es lo más normal, para que puedas acceder a la parte frontal del diafragma. En el mejor de los casos lo ideal es desmontar todo el altavoz para poder darle «tratamiento» también por detrás, pero salvo en los casos más graves no suele ser necesario.

Lo primero que te recomendamos hacer es limpiar toda la zona con un paño de microfibra seco y limpio, con el objetivo de quitarle todo el polvo que pueda tener. Después de eso, impregna el trapo en alcohol isopropílico y vuelve a pasarle a toda la superficie para terminar de quitar toda la posible suciedad que tenga. En este punto, fíjate si las gomas están agrietadas, porque si lo están entonces puedes tener un problema; si no lo están, lo que debes hacer ahora es hidratarlas, y para ello necesitarás o bien grasa de caballo o bien un poquito de aceite de oliva.

Hidratar altavoces que petardean

El proceso es sencillo: con un trapo limpio y seco, imprégnalo con muy poca cantidad de grasa de caballo o aceite de oliva (nunca eches el producto directamente en el altavoz, siempre en el trapo) y frota con cuidado toda la superficie, intentando que no queden residuos por ninguna parte. Una vez que quede todo ligeramente mojado, debes dejarlo al menos una hora para que se hidrate bien toda la zona, y tras ese tiempo de espera deberás volver a limpiarlo todo con un trapo limpio y seco para que no quede ningún residuo. Esto es especialmente importante si has utilizado aceite de oliva, debes dejarlo todo completamente limpio (usa alcohol isopropílico para ello si es necesario).

Tras ello, monta de nuevo el altavoz y prueba; si todo hay ido bien ya debería dejar de «petardear» o distorsionar el sonido, pero si lo sigue haciendo es bastante probable o bien que el dispositivo se haya estropeado o bien que las gomas estén demasiado resquebrajadas; en ambos casos, lamentablemente no te quedará más remedio que cambiar el dispositivo por uno nuevo.