Con VRR, ¿es mejor jugar en el monitor en pantalla completa o ventana?

Las tecnologías de frecuencia de refresco variable (VRR), como AMD FreeSync y NVIDIA G-SYNC, están a la orden del día y, cada vez más, los monitores ya las incorporan. Estas tecnologías son muy útiles, especialmente en gaming para evitar efectos adversos como el stuttering o el tearing, pero quienes tienen estas tecnologías se habrán dado cuenta de que funcionan mejor en modo pantalla completa que en modo ventana, y en este artículo te vamos a contar por qué.

La tecnología VRR ha llegado para quedarse, y prueba de ello es que ya no necesitas gastarte cientos de euros para poder disfrutar de ella, ya que incluso monitores bastante básicos y baratos la incorporan en cierta medida (obviamente no a los niveles de un monitor gaming de alta gama, pero tenerla la tienen y muy especialmente FreeSync de AMD). Con todo, lo que es un hecho es que estas tecnologías, tanto en la variante NVIDIA como en la AMD, funcionan bastante mejor en modo pantalla completa.

Los diferentes modos de visualización en los juegos

Pantalla completa

Para poder comprender por qué los juegos funcionan mejor en pantalla completa que en modo ventana, primero debemos entender cuáles son los modos de visualización que tienen los juegos actuales. Cuando hablamos de juegos en consola no hay nada donde elegir, pero cuando jugamos en PC tenemos por norma general hasta tres opciones diferentes de visualización:

  • Pantalla completa: el juego se ejecuta en exclusiva en el monitor, ocupando toda su superficie.
  • Modo ventana: en este modo, el juego se ejecuta en una ventana del sistema operativo, generalmente modificable en tamaño. En este modo podemos ver la barra superior de estado y los propios bordes de esta.
  • Modo ventana completa («borderless window»): en este modo, el juego se ejecuta en una ventana del sistema operativo, pero que ocupa toda la pantalla y su tamaño no se puede modificar. En este modo desaparecen los bordes y la barra superior.

El comportamiento del juego en estos tres modos es diferente, y muy especialmente cuando hablamos de las diferencias entre el modo pantalla completa y cualquiera de los dos modos ventana, ya que al fin y al cabo la palabra clave aquí es «exclusiva«.

Cuando ejecutas un juego en modo ventana (o ventana completa), para el sistema operativo no es sino un programa más entre los muchos que están en ejecución en ese momento, aunque sea un juego que esté consumiendo muchos recursos gráficos. Esto significa que no se está ejecutando en exclusiva y por lo tanto no se le están asignando todos los recursos en exclusiva, valga la redundancia.

Sin embargo, cuando un juego se ejecuta en pantalla completa, todos los recursos gráficos se vuelcan en este, de manera que, a pesar de que puedas tener otras aplicaciones en segundo plano, el sistema no tiene que asignarles recursos gráficos porque literalmente no tienen que verse, y este es el motivo por el que, por norma general, en los juegos siempre vas a tener más FPS si juegas en pantalla completa que si lo haces en cualquiera de los modos de ventana.

Setup Gaming

Vamos a explicarlo de otra manera para que se entienda mejor: si ejecutas el juego en modo ventana, el PC tiene que asignarle recursos gráficos pero literalmente no puede asignarle TODOS los recursos gráficos de que dispone, ya que al mismo tiempo (aunque no se vean porque la ventana esté encima) tiene que seguir asignando recursos a otras aplicaciones, incluyendo al propio sistema operativo. Sin embargo, cuando ejecutas un juego en pantalla completa le estás diciendo al PC que quieres que TODOS los recursos gráficos se asignen a dicho juego, y es así incluso aunque tengas otras aplicaciones en segundo plano porque no se ven.

Ojo, que hablamos de recursos gráficos y no recursos en general, ya que por ejemplo puedes estar jugando y, al mismo tiempo, puedes tener música de fondo en el navegador, puedes estar hablando con tus amigos por Discord o cualquier otra cosa y su rendimiento no se verá afectado; pero, como en pantalla completa esas otras aplicaciones no se ven, el PC no tiene que asignarles recursos gráficos y puede dedicarle todos al juego, ni más ni menos.

¿Por qué VRR funciona mejor en pantalla completa que en ventana?

Pantalla completa vs ventana

Por lo que te hemos contado hasta ahora, ya sabrás el por qué de que los juegos suelan tener más rendimiento en modo pantalla completa que en modo ventana, y de hecho es bastante frecuente que cuando juegas en modo ventana los FPS estén bloqueados para sincronizarse con la frecuencia de refresco máxima del monitor y que, por lo tanto, las tecnologías VRR como G-SYNC o FreeSync ni siquiera funcionen. Esto no es así en todos los juegos y por lo tanto depende de la programación interna de estos, pero sí es lo más habitual.

Esto es algo que tanto NVIDIA como AMD han tratado de solucionar con las últimas versiones de sus controladores gráficos, ya que como hemos mencionado al principio las tecnologías de refresco variable están ya tan a la orden del día que se han convertido casi en un foco para los fabricantes. De esta manera, ahora en el Panel de Control de NVIDIA por ejemplo ya se puede configurar si queremos habilitar G-SYNC también para el modo ventana.

GSYNC Ventana

Con todo, esta configuración en los drivers simplemente «intentará» habilitar G-SYNC cuando el juego está en modo ventana, pero no siempre lo consigue ya que, como hemos comentado, depende también en gran medida de la programación de los juegos. Por ejemplo, en Black Desert Online esta configuración funciona perfectamente en modo ventana sin bordes, pero en League of Legends no, de manera que si quieres disfrutar de la tecnología de refresco variable no te quedará más remedio que jugar a pantalla completa.

Ahora bien, cuando se puede activar, ¿por qué funciona mejor en modo pantalla completa que en modo ventana? La respuesta es simple y ya os la dijimos antes: porque el PC está asignando los recursos gráficos en exclusiva a ese juego, y con ello el rendimiento será mejor pero no solo en términos de FPS, sino también de latencia. Una menor latencia (frame time) permite que, ya que es la tarjeta gráfica la que gestiona la frecuencia de refresco del monitor, pueda reaccionar a los cambios de FPS mucho más rápido y, con ello, evitar los efectos de tearing y stuttering de una manera mucho mejor.