¿Mejora el rendimiento si usas un adaptador PCIe para tu SSD M.2?

La enorme mayoría de placas base tienen ya zócalos M.2 para poder instalar SSDs NVMe, pero siempre tenemos la opción de utilizar un adaptador PCIe tanto si en tu placa base no hay de estos zócalos como por si motivos de espacio prefieres hacerlo así. No obstante, ¿se gana rendimiento al utilizar un adaptador PCIe con respecto a instalar el SSD directamente en la placa base? Vamos a verlo.

A pesar de que casi todas las placas base ya incorporan uno o varios zócalos M.2 para instalar SSDs NVMe, en algunas de ellas éstas van enlazadas a la interfaz SATA y no a PCI-Express. Aunque no sea tu caso, un adaptador PCIe para SSDs NVMe puede solucionarte varias papeletas de espacio y de compatibilidad, pero queda la duda de si el rendimiento va a ser el mismo que instalando el SSD directamente en la placa, así que en este artículo vamos a intentar despejar esta duda.

Algunos fabricantes de placas base incluyen estos adaptadores entre los accesorios de la placa, aunque en muchos casos es para crear sistemas RAID. En todo caso, son productos bastante baratos que puedes adquirir aparte si quieres.

Ventajas de utilizar un adaptador PCIe

Dependiendo de la situación, un adaptador PCIe para tu SSD en formato M.2 puede darte una serie de ventajas interesantes:

  • Si tu placa base no tiene zócalos M.2.
  • Si los zócalos M.2 no son PCIe.
  • Si te has quedado sin zócalos disponibles.
  • Si quieres montar un sistema RAID de varios SSDs.
  • Si tienes problemas de temperatura en el SSD.

Adaptador PCIe SSD NVMe

Realmente, una de las mayores ventajas que te va a dar el utilizar estas tarjetas de expansión PCIe es desde luego la temperatura. Cuando se instalan los SSD M.2 en la placa base es muy fácil que el dispositivo termine absorbiendo el calor de los componentes adyacentes, especialmente si se utiliza el zócalo M.2 de la placa base que frecuentemente se sitúa justo entre la tarjeta gráfica y el procesador, ya que está rodeado de los dos componentes que más calor generan de un PC.

¿Tiene alguna ventaja instalar el SSD directamente en la placa?

Las placas base están diseñadas para que puedas instalar los SSD directamente en sus zócalos M.2, y dejando de lado lo comentado anteriormente, instalar el SSD directamente en el zócalo de la placa base te puede proporcionar principalmente dos ventajas:

  • Compatibilidad directa, ya que el SSD será detectado directamente en BIOS y no tendrás que instalar ningún firmware o software adicional (algo que posiblemente sí tendrás que hacer si utilizas un adaptador).
  • Mejor aprovechamiento del espacio, ya que no ocuparás un zócalo PCI-Express de la placa base, sino que el SSD queda casi integrado en la propia placa. Esto permite también usar este tipo de SSDs en equipos de factor de forma pequeño o portátiles.

Cómo instalar un SSD M.2

Eso sí, instalar un SSD M.2 y muy especialmente si es NVMe PCIe puede tener una clara desventaja que es un funcionamiento a una mayor temperatura, pudiendo producir Thermal Throttling. Por este motivo no son pocos los fabricantes de placas base que ya incorporan lo que han denominado como M.2 Shield, un disipador pasivo que no solo sirve para mejorar la temperatura de funcionamiento del dispositivo, sino que además garantiza la compatibilidad con la placa y mantiene su estética.

¿Cuál de las dos maneras da mejor rendimiento?

Muchos pueden pensar que instalar el SSD directamente en la placa dará mayor rendimiento porque se eliminan componentes intermedios que podrían degradar el rendimiento, y en parte es así pero solo de manera circunstancial. En otras palabras, dependerá de la placa base y de la calidad del adaptador PCIe, además de qué SSD utilices y qué interfaz utilice el adaptador (ya que no es lo mismo un PCIe 3.0 que un PCIe 4.0, por ejemplo).

En términos generales, no se gana rendimiento utilizando un adaptador PCIe para el SSD NVMe, pero tampoco se pierde. Podrías ganar rendimiento si tienes problemas de temperatura al instalar el SSD en la placa base y se produce Thermal Throttling, ya que al usar una tarjeta de expansión el SSD estará más separado de otros componentes y teóricamente se calentará menos, evitando este fenómeno en muchos casos (aunque tampoco está asegurado, por norma general sí que se fomenta una mejor circulación de aire y refrigeración del dispositivo).

Adaptador PCIe NVMe

Dicho de otra manera, te convendrá utilizar un adaptador PCIe para el SSD NVMe si te faltan zócalos en la placa base, si éstos no son compatibles con el SSD que quieres instalar, si quieres montar un sistema RAID o si estás teniendo problemas de temperatura, pero si todo te funciona correctamente no vas a ganar rendimiento utilizando uno de estos adaptadores (salvo que configures un RAID0, obviamente).

Existen algunos de estos adaptadores que presumen de proporcionar un rendimiento superior, pero debes tener en cuenta que esto es así esencialmente por el hecho de que permiten la instalación de varios de estos dispositivos M.2 en RAID 0, lógicamente mejorando el rendimiento. También hay algunos que incorporan refrigeración activa (incluyen un ventilador) y se mejora notablemente este parámetro, pero volvemos a repetir el hecho de que no se mejora para nada el rendimiento de manera directa.