Monta tu propio Home Cinema en el PC de tu casa con estos consejos

Los que seáis cinéfilos sabréis muy bien que la experiencia audiovisual que nos muestran en el cine se ve completamente lastrada en casa debido a que en el proceso se pierde por completo el complejo sistema de sonido, el cual forma parte integral de la composición de la películas. ¿La mejor manera? Montarse el cine en casa, pero con nuestros PC como la base de un Home Cinema.

Para disfrutar de la mejor experiencia de cine en casa no hace falta el uso de caros equipamientos de alta fidelidad, en teoría lo que podemos hacer es utilizar nuestro PC para realizar dicha función, lo cual supone un enorme ahorro de dinero al no tener que tener ambos equipamientos en el mismo lugar.

¿Un PC como centro de un Home Cinema?

altavoces de PC

A día de hoy con una gran cantidad de cajas con la capacidad de reproducir el contenido por streaming costando una porción de lo que cuesta un PC parece una tontería optar por uno como centro de un Home Cinema. Si lo miramos desde la parte de vídeo en exclusiva un PC es lo mejor, gracias a las avanzadas tarjetas gráficas y sus avanzados códecs por hardware la calidad vídeo en ellos es excelente.

No obstante existe un problema a la hora de montar un Home Cinema contemporáneo y es el hecho que el audio se ha ido descuidando enormemente en los últimos años, dejando al PC desfasado a la hora de tratar los sistemas de audio multicanal. Esto se ha dado por la integración de lo que llamamos la tarjeta de sonido, donde en vez de aparecer DSP cada vez más potentes el mercado capaces de descodificar audio a mayor calidad el mundo del PC se ha quedado estancado.

Eso influencia enormemente a la hora de montar un Home Cinema basado en PC. A continuación os explicamos las causas y como influencian estas a la hora de montar nuestro Home Cinema.

El problema de la calidad de audio

Ray Tracing Audio

La evolución del sonido multicanal en las últimas dos décadas ha sido cuanto menos impresionante, pero por desgracia dentro del mercado de consumo ha pasado casi desapercibida, ya sea si hablamos del visionado de películas en televisión o a la hora de jugar videojuegos tanto en PC como en consolas. Pese a los avances aún tenemos a mucha gente escuchando el audio de sus películas y juegos en los simples altavoces estéreo de su televisor, con anchos de banda pobres y sonido con menos calidad debido a la compresión de los datos del audio.

Lo triste, y esto no es opinión subjetiva, es que esto ocurra en PC donde la mayoría de usuarios siguen utilizando las mismas interfaces de salida de audio que había en los años 90. Lo es por el hecho que el estándar HDMI no solo es una transportadora de vídeo sino también de audio.

Para entender el problema del ancho de banda hemos de entender que un sistema de múltiples altavoces lo que se envían son varios caudales de audio simultáneos, uno por cada altavoz. Cuando tu estas escuchando música por la calle con tus auriculares a por ejemplo 256 Kbps de bitrate, realmente lo que haces es escucharlo a 128 Kbps por canal, bien es cierto que a través de un DAC los datos digitales se han convertido en señales analógicas hasta llegar a tu oído, pero la información de base son esos 128 Kbps.

El problema por lo tanto está en los datos en origen y es que si bien el digital puede reemplazar el audio analógico este necesita una gran cantidad de datos para irse aproximando cada vez más a la fuente original y con ello una mayor capacidad de procesamiento, pero necesitamos procesadores potentes para ello.

Formatos de audio multicanal

Dolby-Atmos-2

En los últimos años han ido apareciendo numerosos formatos multicanal, el más primitivo de todos es el Dolby Digital o AC-3, el cual se estrenó con la salida del DVD. Este formato de audio era lo más avanzado a finales de los 90 y principios de la década de los 2000 y la gran mayoría de setups lo soportan fácilmente y más a día de hoy dado que no requiere potencia, incluso una simple tarjeta de sonido integrada en la placa base lo puede soportar.

El Dolby Digital tiene en DVDs tiene un bitrate de 448 Kbps como máximo y de 640 Kbps en los Blu-Ray. Aunque si decides optar por un sistema estéreo entonces el bitrate es un poco mejor y pasa a los 192 Kbps. En todo caso es un sistema a día de hoy anticuado. Su evolución fue el Dolby Digital EX que añade un canal trasero adicional, 6.1, tanto de manera virtual y creado por un sistema 5.1 o añadiendo un altavoz adicional, pero pocos sistemas lo utilizan.

Años después, con ya el Blu-Ray en el mercado y existiendo el puerto HDMI como transportador de audio y video universal vimos la aparición del Dolby Digital Plus o E-AC-3. Se trata de un formato 6.1 y 7.1, pero con bitrates de 1.7 Mbps. El cual se ha convertido en el formato estándar del contenido en streaming de medios como Amazon Prime, Netflix, Disney +, etc.

La guinda del pastel llegó con el Dolby TrueHD con la capacidad de ofrecer sonido multicanal sin pérdidas, para luego sumarle el Dolby Atmos, el cual no solo tiene en cuenta la posición de los altavoces en horizontal, sino en altura. Añadiendo más fuentes de audio y necesitando no sólo cada vez más ancho de banda para transmitir los datos, sino también una mayor capacidad de procesamiento.

¿Qué ha ocurrido con las tarjetas de sonido?

tarjeta de sonido Creative Sound Blaster

Las tarjetas de sonido no se crearon para reproducir sonido para el cine, sino para la producción musical realmente. Siendo su uso en juegos una consecuencia colateral de eso. ¿El problema? Como hemos dicho antes, la mayoría de la gente juega con altavoces estéreo y se conforma con tasas de bits muy bajas. Un fenómeno similar al que ocurrió en el mundo de la música en el que los MP3 con su bajo bitrate se estandarizó. ¿El motivo? La comodidad de los usuarios y el hecho de que para muchos el audio multicanal con calidad AC-3 incluso después de 20 años es lo suficientemente bueno.

Existe el mito que las tarjetas de sonido han ido evolucionando con el tiempo de cara a la descodificación de sistemas de audio multicanal. ¿La realidad? Su tarea principal no es esa y la mayoría de los diseñadores de los DSP de audio no consumen transistores en sus diseño para decodificar los diferentes formatos de audio multicanal. Esto es debido a que el estándar para el audio en PC se quedó en 2004 y desde entonces no se han sentado a mejorarlo.

La mayoría de HTPC que se venden o se monta la gente no llevan una tarjeta de sonido a día de hoy por el hecho que es completamente inútil a la hora de descodificar los nuevos estándares. Es por ello que se utilizar los AVR o Receptores AV para decodificar el audio que viene del puerto HDMI, ya sea desde la consola, el reproductor Blu-ray o el mismo PC.

Windows 10 no deja ir más allá del 7.1

ordenador con Windows 10

Ya que estamos hablando de limitaciones, hay que tener en cuenta que Windows 10 no deja transmitir más allá de una configuración 7.1 en formato de audio LPCM. Si os parece contradictorio esto, solo recordar que el formato en el que se envían los datos en los sistemas Dolby es PCM, siendo el LPCM una de sus variaciones.

Eso sí, podéis adquirir el driver para Dolby Atmos en Windows 10, pero se ha de recordar que este formato requiere el uso del puerto HDMI en la tarjeta gráfica. Y si, sería genial que nuestras potentes GPUs pudiesen decodificar sin problemas los formatos de audio multicanal más avanzados y creednos que tienen potencia para ello. En vez de eso lo que hacen es enviar el audio en estéreo al monitor o el televisor, lo cual es decepcionante.

Esto hace que necesitemos a día de hoy no una tarjeta de sonido sino un Receptor AV. Eso si, el audio en algunas aplicaciones se gestiona solo, pero el 90% de ellas utilizan las librerías de audio estándar de Windows en PC, con las limitaciones que ello supone. En todo caso os recomendamos comprar los drivers para Dolby Atmos aunque no vayáis a utilizarlo en todo su esplendor, la mejora en la calidad del sonido hace que merezca la pena.

¿Receptor AV para Home Cinema en PC?

Receptor AV Home Cinema

En todo Home Cinema convencional existe un elemento central que es el receptor AV, a partir del cual se orienta el resto de los componentes del mismo. Uno podría pensar que con los PCs tan potentes que tenemos nos podemos ahorrar el receptor AV y distribuir la señal a los diferentes altavoces y si, es cierto en formatos antiguos, por lo que en ese caso no os hace falta un AVR para nada, pero si queréis algo que sea un Home Cinema con cara y ojos en PC desgraciadamente tenéis que pasar por caja y comprar un Receptor AVR

¿Cuál es su trabajo? Pues recibir la señales de audio y vídeo desde las diferentes fuentes y adaptarlas a tiempo real para que suenen de la mejor manera en el sistema de altavoces que tengamos instalado, así como procesarlo para que se pueda utilizar con sistema de sonido envolvente como DTS, Dolby Digital, Atmos, etc.

A día de hoy para ello coge la señal HDMI, por lo que también toma la señal de vídeo y por tanto no solo nos hemos de asegurar que pueda descodificar los formatos de audio, sino que la salida HDMI del propio receptor AV no degrade la calidad de imagen de la fuente de vídeo original. No hay nada peor que un televisor 4K HDR recibiendo señales en formato Full HD SDR solo porque el receptor AV no tiene la suficiente potencia.

¿Qué receptor AV escoger?

Receptor AV Home Cinema

En el mercado hay una gran cantidad de receptores AV y de varios precios, lo primero que tienes que tener en cuenta es la situación de tu salón de estar y qué configuración vas a utilizar. No por el hecho de utilizar un formato que soporta 7.1 tienes que tener 7 altavoces y un subwoofer, sino que puedes utilizar una configuración mucho más pequeña y simple.

¿Qué motivos tenemos para comprar un receptor AV? Pues los siguientes:

  • Puedes conectar diferentes dispositivos al mismo, por lo que puedes sacar audio multicanal de tus consolas, reproductores de vídeo, dispositivos inteligentes, etc.
  • Tiene la capacidad de amplificar el sonido.
  • Muchos de ellos tienen múltiples salidas de vídeo, por lo que puedes montarte un proyector y enviar la señal también a través del mismo.
  • Al contrario de otros sistemas todo en uno, puedes reemplazar tu receptor AV en el futuro y mantener los altavoces y viceversa.
  • Puedes escoger conectarle cualquier configuración de altavoces, no te ves limitado a una sola.

A la hora de escoger un receptor AV has de tener en cuenta dos elementos muy importantes y que tienen que ver con los altavoces que vayas a instalar posteriormente, estos son la cantidad de vatios que tus altavoces pueden reproducir y por el otro lado la impedancia. Este es el primer descarte de la lista que tienes que realizar.

El otro son las conexiones, hay receptores AV en el mercado con una gran cantidad de conexiones, algunas de ellas tienen sentido si tienes una tarjeta 5.1 o 7.1. La cual no decodifica el audio en formatos más avanzados. Si tu audio va a salir por la salida HDMI no los vas a necesitar como puertos de entrada para tu receptor AV.

El problema de los extractores de audio

Extractor Audio HDMI

Un extractor de audio es una pequeña caja que toma la señal HDMI y separa la portadora de audio de la vídeo. ¿El problema? La de audio la transmite normalmente a salida óptica y no HDMI, por lo que si queréis montar un Home Cinema potente no vais a poder con ello. Claro está que podéis conectar un sistema de altavoces 5.1 integrado o incluso utilizar otras soluciones como el Amazon Echo. ¿El problema? Esto supone una degradación de la calidad del sonido y muchos de estos sistemas no realizan la decodificación realmente, sino que eliminan información en el proceso.

Si crees que un 5.1 simple como los de hace veinte años es lo suficientemente bueno para ti, entonces adelante, es una buena opción. Pero no es más que la versión de juguete en comparación un Home Cinema con cara y ojos.

Altavoces de Home Cinema para nuestro PC

En los Home Cinema tradicionales se suelen vender los siguientes tipos de altavoces:

  • Altavoces de estantería-monitor: son de tamaño más reducido, estos tienen dos salidas por las que sale el sonido. Uno para los graves y el otro para los agudos. Aunque requieren de un subwoofer para reproducir son ideales para salones de estar más pequeños que los de estantería-suelo.
  • Altavoces de estantería-suelo: suelen ser mucho más grandes que los de estantería-monitor, ya que pueden tener más de 3 vías o más e incluir una caja de resonancia más grande. Esto les permite reproducir los sonidos graves de mejor manera, por lo que al contrario que los altavoces de estantería-monitor no requieren de un subwoofer para compensar, pero requieren habitaciones mucho más grandes.

Los primeros altavoces que debemos adquirir son los dos altavoces frontales y el central, estos son los que van a reproducir la mayor parte del sonido que vamos a oír en las películas y los juegos. No en vano, entre el 70 y el 80% del sonido que escuchas lo vas a oír en esos dos altavoces y el cambio a uno de más calidad ya se nota  ¿El trabajo del central? Reproducir los diálogos de las películas y los juegos. ¿La mejor opción? Comprar los altavoces frontales y el central en un kit completo y que sean compatibles entre sí, es decir, con las mismas especificaciones técnicas, para luego comprar el resto del sistema de altavoces.

¿Puedo utilizar unos altavoces de PC en un receptor AV? Poder se puede, pero como hemos dicho antes tienes que tener en cuenta la potencia y la impedancia de los altavoces a la hora de escoger el receptor AV y sinceramente no te los recomendamos si vas a utilizar un receptor AV.

¡Sé el primero en comentar!