Monitores gaming curvados, ¿qué tipo de curvatura es la mejor?

Monitores gaming curvados, ¿qué tipo de curvatura es la mejor?

Rodrigo Alonso

Cuando tienes intención de comprar un monitor gaming, es posible que te hayas planteado adquirir un modelo curvo, puesto que prometen una mejor experiencia de uso y mayor inmersión. Pero claro, hay diferentes tipos de curvatura y cada una es adecuada para una cosa, así que, ¿qué curvatura es la mejor en un monitor gaming? Te lo contamos todo al detalle.

¿Qué es exactamente la curvatura de un monitor?

Empecemos por explicar lo básico. Los monitores curvos son aquellos cuya pantalla no es plana, sino curva. Obvio, ¿verdad? Pero hay que explicar que la curvatura tiene un radio determinado, que los fabricantes expresan con valores como 1800R, siendo este valor es el radio en milímetros si la pantalla formara un círculo completo.

Por ejemplo, si un monitor tiene curvatura 2300R significa que si con la curva del monitor cerráramos un círculo completo, éste tendría un radio de 2300 milímetros. Por este motivo, cuanto mayor sea el valor, menor será su curvatura porque el círculo será más grande, y cuanto menos sea el valor, más pronunciada será la curva que describe la pantalla.

La idea de hacer monitores con pantalla curva es que, al tener mucho ancho, los bordes los veríamos más lejos que el centro de manera que la imagen quedaría irregular a la vista humana. Dependiendo de la distancia a la que nos sentemos del monitor y el tamaño de la pantalla, un tipo de curvatura u otro pueden ayudarnos a que los bordes queden a la misma distancia de los ojos que el centro, proporcionando una mayor sensación de inmersión en lo que estemos haciendo.

¿Qué tipos de curvatura puede tener un monitor?

Básicamente podemos encontrar cualquier curvatura en las pantallas, puesto que al fin y al cabo es algo que queda a decisión de los fabricantes. Sin embargo, hay varios tipos que se han estandarizado en los fabricantes, sea por facilidad de producción o porque consideran que la experiencia de los usuarios va a ser mejor. Por ejemplo, las curvaturas 1500R, 1800R y 1900R son bastante utilizadas, siendo la más extendida 1800R. Estos tres valores se consideran curvas agresivas para los monitores.

También es habitual ver curvaturas 2300R, bastante menos pronunciadas que las que hemos mencionado antes pero aun así muy utilizadas especialmente en pantallas grandes. Finalmente tenemos la considerada «curva suave» que es 3800R, y se utiliza más en pantallas Ultra Wide para que la curva pueda abarcar más distancia.

Hay que tener cuidado, por otro lado, porque cuando hacemos uso de una pantalla curva puede producir la sensación de que la imagen se deforma en los bordes, y especialmente si no estamos exactamente en el centro de la pantalla. Por lo tanto, los monitores con curvatura más pronunciada son menos recomendables para trabajar, y especialmente para usuarios que manipulan vídeo o editan fotografías porque harán que las proporciones que vean no sean reales.

¿Qué tipo de curvatura es mejor para cada caso?

Los monitores con curvaturas pronunciadas, como 1500R o 1800R, son más recomendados para gaming ya que son los que mejor inmersión proporcionan, y al final al usuario que usa el monitor para jugar le da igual que se produzca algo de deformación en los bordes.

Los monitores con curvatura media son los más aconsejables para visualización multimedia -películas y series-, ya que ayudarán a proporcionar una mejor inmersión pero sin llegar a deformar tanto la imagen. Finalmente, los monitores con curvatura suave son los más indicados para uso ofimático y multimedia ocasional.